Páginas

lunes, 12 de noviembre de 2018

El Ballet de Catalunya estrena su Don Quixot

Rebecca Storani y Dmitry Zagrebin. Foto: Josep Guindo

En el Centre Cultural de Terrassa, su sede, el Ballet de Catalunya presentó su versión del ballet Don Quijote. Tras un año de andadura y de acuerdo a la sugerencia del propio Centre Cultural de estrenar cada año un par de producciones, la dirección se atrevió a montar su propio Don Quixot y hemos de decir que los Quijotes y Dulcineas de nuestro Ballet de Catalunya vencieron aguerridamente a cuantos gigantes y molinos encontraron en su camino.

Carolina Masjuan

No es tarea fácil, teniendo en cuenta las condiciones en las que se encuentra ahora mismo a nivel económico, emprender tamaña aventura, pero la mayoría de bailarines que se sumaron a este proyecto ya llevan un año trabajando juntos, bailando los tres programas presentados hasta la fecha y acoplándose como un grupo compacto, en el que destaca sobre todo una gran armonía y una juventud llena de talento que llena el escenario de arrojo, valentía y muchas ganas de consolidar a una afición que crece imparable.

Istvan Simon y Mónica Gómez. Foto: Josep Guindo
La función del 10 de noviembre agotó entradas rápidamente, se programó una segunda que también cerró con lleno absoluto. Se les va conociendo, admirando y queriendo, como sucede en cualquier ciudad con compañía propia en su teatro, algo único en Catalunya e incluso en España y que no puede más que admirarse y apoyarse.

Leo Sorribes y Elías García no necesitan presentación, Ibstage les ha hecho sobradamente conocidos en nuestro país y ya se sabe que bajo su mando cualquier proyecto que se emprenda se hará concienzudamente y aspirando a la máxima calidad. Elías, junto con Larissa Lezhnina, la magnífica bailarina Primera estrella del Mariinsky y del HET National Ballet y directora artística asociada a la compañía, pusieron en escena un Quixot respetuoso con el ballet original de Petipa, pero incluyendo una visión propia para hacerlo más español y adaptarlo a la compañía.

Así encontramos danzas de nuestro folklore perfectamente integradas en la trama del ballet, una jota, escuela bolera -magníficos los bailarines en una exquisita demostración de este baile tan catalán con castañuelas- un fandango e incluso un cuadro flamenco a modo de  "entremés" típico de Cervantes.

Joel Minguet. Foto: Josep Guindo
Xavier Bagá, quien fuera bailarín del Ballet del Liceu con el Mestre Magriñá y del Ballet Nacional de España, así como colaborador coreográfico en distintos esbarts, ha participado en la coreografía de algunas danzas ya sea para los bailarines del Institut del Teatre que se han sumado a esta producción, o para los propios bailarines de la compañía. En el cuadro flamenco han sido la cantaora Cristina López y los guitarristas Juan José Barreda y José Zarco los invitados a participar. 

Otras danzas adicionales fueron creadas por profesoras del Departamento de Danza Española del Conservatorio Profesional de Danza del Institut del Teatre. El Minuetto del primer acto está coreografiado por la profesora Vanesa Domínguez e interpretado por alumnos/as de tercer curso. En el segundo acto, la pieza que se desarrolla en la taberna, unas alegrías con bata de cola y mantón, es una creación que realizó Belén Cabanes para las alumnas de sexto curso y que formaba parte del programa de talleres de Danza Española el curso pasado.

No están físicamente en el ballet los personajes de Don Quijote, Sancho Panza, Camacho o el Tabernero, padre de Quiteria, pero sí están presentes gracias a la participación de Joel Minguet. El actor, mezclado con el público, sitúa a éste dentro de la historia. Su perfecta dicción, esa voz profunda y su total fusión con el personaje al que da voz, captan la atención y sobrecogen por momentos, sobretodo en la parte central, cuando nos narra las peripecias del ingenioso hidalgo al enfrentarse con esos molinos que él cree ser gigantes.

Alumnas del Institut del Teatre en una coreografía de Belen Cabanes.
Foto: Josep Guindo
Pero hablemos de la danza. La compañía está formada por unos 25 bailarines entre titulares y aprendices y a los que se suman los jóvenes del programa trainée. Llegados de todas partes del planeta, su juventud, su alegría y entusiasmo, se transmiten en escena y hacen que cada espectáculo sea una fuente de energía que se contagia al espectador.

Los toreros llegan con fuerza, impecables, volteando sus capas con armonía, garra y seguridad. EspadaLucien Vecchierelli, apuesto y conquistador, se complementa perfectamente con la exquisita Mercedes de Mathilde Marlin. La magnífica bailarina francesa de líneas perfectas, seduce con su baile. Magnífico su cambré en brazos de su torero.

Toreros. Foto: Sila Avvakum
Las deliciosas amigas de Kitri, Alexandra Urcía y Miho Okamura son siempre bazas seguras. Tan perfectamente sincronizadas que parece irreal. Su técnica, la de ambas, es espectacular, Miho además nos brindó un Cupido de una gracia y virtuosismo tales que dejaron al público embelesado. Un Cupido fiel a la version del Mariinsky, en una diagonal perfecta con sus piqués saltados en punta, de gran dificultad, al más puro estilo ruso. Un auténtico sueño de delicadeza y ligereza, como requiere el rol, ya que se trata del sueño de Quijote.  

Alesandra por su parte, demostró su gran dominio con unos dobles tours a la seconde increíblemente lentos y tan perfectos que nos dejaron sin aliento.

En la parte de los gitanos se alternan Stanislava Princenkova, el sábado 10 y Mónica Gómez, la bailarina formada en Studio Isadora y en la Corella Dance Academy, el viernes 9. Es de recibo darle a Mónica el reconocimiento que merece, se está consolidando como una gran artista que se crece en escena y en esta producción está en el fandango, la seguidilla y como dríade, además de en este agradecido rol en la noche del viernes. El sábado la recién llegada Stanislava supo aprovechar la oportunidad y nos ofreció una muy bella danza.

La verdad es que en este sentido no se pueden quejar los bailarines porque todos bailan mucho, pisan escena, cogen tablas y participan en gran variedad de proyectos y producciones.

Júlia Roca. Foto: Josep Guindo
Otro momento a recordar es el magnífico paso a dos de Julia Roca, ¡cuan elegante y refinada es esta bailarina! Qué placer verla evolucionar en escena perfectamente arropada por otro gran puntal del elenco, el magnífico Lorenzo Misuri. Un placer de coreografía e interpretación.

Pero evidentemente luego está Rebecca, nuestra gran Rebecca Storani. No es sólo que su Kitri sea estratosférica a nivel de técnica, ni que su dominio escénico sea apabullante, comparable con las más grandes del momento, es que su Kitri llega como pocas lo logran, es pizpireta, decidida, juguetona, disfrutas de su mano y te hace soñar. Se adapta con gran facilidad a cualquier partenaire, siempre de un gran nivel también, claro. Ya sea Istvan Simon llamado en el último momento al fallar el bailarín previsto o el genial Dmitry Zagrebin, lean la entrevista que nos concedió, siempre dispuesto a colaborar con el Ballet de Catalunya.

La dirección de la compañía tiene tal reconocimiento a nivel internacional que las estrellas del Mariinsky, el Royal, el Bolshoi o el HET, por citar solo algunas, no dudan en hacer sacrificios y volar rápidamente a Barcelona para participar en sus proyectos. Es un lujo, un privilegio y algo digno de ser tenido en cuenta, para satisfacción del público y de los propios bailarines de la compañía.

Rebecca Storani y Dmitry Zagrebin. Foto: Josep Guindo
Los pasos a dos y las codas, momentos álgidos del ballet, se saldaron con momentos de gran entusiasmo por parte del público, desatado por el virtuosismo de las dos parejas ambas noches. Las piruetas, los equilibrios, los portés, los saltos, los giros o los fouettés de Basilio y Kitri perfectamente ejecutados, fueron realmente una delicia.

Hay que reconocer que aunque Istvan Simon es un bailarin con tablas, no brilló tanto como Dmitry que superó con creces el rol de Basilio con una técnica impecable y con un estilo elegante. Pero también debemos mencionar que con Dmitry pudieron ensayar más y en cambio Istvan debió aprenderse el rol el mismo día de la función en solo tres horas. Algo que no supuso demasiado contratiempo para nuestra gran bailarina que supo adaptarse y brillar como nos tiene acostumbrados.

Miho Okamura y Yukari Mizu. Foto: Josep Guindo
Rebecca también nos fascinó como Dulcinea, en el mundo onírico de Don Quijote con las dríades, otro momento álgido del ballet. Perfectamente presentado, se oía el típico ¡qué bonito! del público admirado. Las bailarinas del cuerpo de baile perfectas en sus posiciones y evoluciones, arroparon al delicioso Cupido de Miho, a la encantadora Dulcinea de Rebecca y a su reina, Yukari Mizu, especialmente acertada la noche del viernes, con unos developés de ensueño y unos hermosos fouettés a la italiana, otra gran bailarina que va creciendo de la mano del Ballet de Catalunya. Debe ganar seguridad en sí misma porque tiene un gran potencial que no dudamos sabrá desarrollar.

Me gustaría también destacar a los jóvenes recién llegados que han traído energía adicional y se han adaptado perfectamente al elenco. Reo Morikawa y Ryo Sasakii, además de toreros, estuvieron geniales como borrachos con Lorenzo Misuri.

Las bailarinas que ya conocemos y que ya queremos por cuando nos han aportado, Vittoria Aletta, Lisa Marie Vervoort, Giuliana Restivo o Clara del Cerro, brillaron como siempre en sus roles, acompañadas por las recién llegadas que iremos conociendo y que seguro van a conquistar también nuestros corazones.

Mathilde Marlin. Foto: Siula Avvakum
En este mundo convulso y cruel, en que tantas veces sucumbes a la desesperación y piensas que no hay remedio, es necesario tener alguna válvula de escape, algo bello que alimente el alma y somos muchos quienes lo encontramos con el ballet y especialmente con nuestra compañía, la que conocemos, seguimos y vemos crecer y brillar. Por favor, que consiga seguir este magnífico camino que ha emprendido. Hay buenas perspectivas y estamos seguros que cada vez contará con más apoyos. De hecho estas funciones han contado con la presencia de posibles mecenas y programadores de teatros, todos se mostraron entusiasmados como así lo estaba todo el público asistente y ya tienen contrato para una gira en Corea, en Junio de 2019, algo que el Director General anunció a los bailarines tras la función del sábado y que éstos recibieron encantados.

El colofón al acabar las representaciones fue el nombramiento de Rebecca Storari como primera solista. La bailarina, emocionada, recibió la noticia en escena para deleite del resto de bailarines, de la audiencia y de sus profesores, repetidores y director artístico. Leo Sorribes hizo el anuncio a la vez que le ofreció un magnífico ramos de flores. Parece que la Dirección va a implementar esta tradición que siguen grandes compañías, para premiar el esfuerzo y la evolución de su elenco, haciendo a su público partícipe de ello. Algo que muchos celebramos de forma emocionada la noche del sábado. ¡Enhorabuena Rebecca, totalmente merecido !

Rebecca Storani e Istvan Simon.
Foto: Josep Guindo
Otro anuncio fue hecho más tarde, el joven Reo Morikawa, pasaba a formar parte del cuerpo de baile de la compañía desde su posición de trainée. Muy felices también por este nombramiento ¡Felicidades Reo !

Mencionar también a un magnífico bailarín que nos ha dado grandes momentos, David García, quien a causa de una desafortunada lesión no ha podido bailar en estas producciones. Le vimos ensayar este verano y esperábamos con emoción verle en escena. No ha podido ser, ha venido a ensayos y estuvo entre el público los dos días, desde aquí todo nuestro cariño y con nuestros mejores deseos para un rápido restablecimiento.

Ángeles Lacalle y Glòria Gella, ésta cuando sus obligaciones en Porto se lo permiten, son las maestras de ballet, Vincent Gros, recién llegado al equipo y con cual el propio Sorribes ha estudiado, es desde el mes de setiembre Maestro de Ballet de la compañía y en poco tiempo ha logrado formar muy buen equipo con Elias Garcia y Larissa Lezhnina. Mafer Urcia que desde Setiembre es profesora de la academia, también brinda su apoyo en momentos puntuales en la compañía como repetidora. Ricardo Alegría siempre pendiente de la parte técnica, Albert Torres y José Urcía en los decorados, Marina Montorfani para el vestuario y Marina Quera quien asumió la producción de la obra y que es quien tiene a su cargo las finanzas de todo el proyecto, completan el team.

Un equipo muy profesional, generoso y entregado, sin el que nada sería posible. El final con todos los implicados en escena, saludando a la audiencia, dio la justa dimensión del gran esfuerzo y magnífico resultado de esta producción. El éxito debe medirse por la respuesta del público que es quien compra su entrada y busca emocionarse y disfrutar y a fe que se consiguió. ¡¡Enhorabuena y a por el Cascanueces !!

Vídeos con fragmentos del ballet y entrevistas publicados en los medios: 







5 comentarios:

  1. Quisiera aclarar que hay danzas adicionales que se han creado por profesoras del Departamento de Danza Española del Conservatorio Profesional de Danza del Institut del Teatre.El Minuetto del primer acto está coreografiado por la profesora Vanesa Domínguez e interpretado por alumnos/as de tercer curso. En el segundo acto hay una pieza que se desarrolla en la taberna, unas alegrias con bata de cola y mantón. Esta pieza es una creación que realizó Belén Cabanes para las alumnas de sexto curso, formaba parte del programa de talleres de Danza Española el curso pasado.
    Entiendo que hayan confusiones, esta información no constaba en el programa de mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Cristina! De hecho la Dirección del Ballet de Catalunya me lo ha notificado también. Copio tu detallado comentario y lo traslado al texto del artículo. Muchas gracias de nuevo y también a estos artistas que evidentemente merecen reconocimiento. Fue una preciosa producción que disfrutamos gracias al gran trabajo conjunto de todos! Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Carolina.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Carolina
    Felicitarte por el extenso y detallado artículo.
    Sólo solicitar la rectificación del apellido de uno de los guitarristas:
    Jose Zarco.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por las felicitaciones y la correccion. Lo hago ahora mismo.

      Eliminar