domingo, 22 de mayo de 2011

Joaquín Cortés vota por el arte mientras en las urnas se gesta un cambio de gobierno

El bailaor durante su actuación en el Häagen Dazs Calderón
"¡Viva la madre que te parió", así festejaba a Joaquín Cortés una apasionada espectadora sentada en el patio de butacas del Teatro Häagen Dazs Calderón (Madrid). El bailador cordobés y su espectáculo Calé se despidieron ayer del público madrileño en medio de una gran ovación.

Lola Ramírez

Tras dos años de gira por el mundo entero, Joaquín Cortés y su Calé siguen despertando vivas pasiones. Y no es para menos. Hay que reconocer que es un auténtico placer verle, aunque sea, como en mi caso desde el segundo piso del espectacular Teatro Häagen DazsNo sólo porque el bailaor cordobés, que este año ha cumplido sus 41 años, está en plena forma y tiene un cuerpo de infarto, sino (y sobre todo) porque la ejecución de su danza cuenta con ingredientes para enamorar: alma gitana, formación académica y una elegancia innata. No es de extrañar que muchos de sus movimientos fueran vitoreados desde el público con un "Ole,  ole y ole".

Hay que decir, además, que el bailaor cordobés está arropado en escena por diez bailarinas y 16 músicos, que son la sal que realza el indiscutible arte de Cortés. El espectáculo que dura 1 hora y cuarenta minutos y se alarga a dos con las propinas, tiene mucha garra; la escenografía es muy oríginal y el trabajo de toda la compañía muy fresco, siempre abierto a alguna pincelada de improvisación.

Me encanta -y ya lo he vivido en algún otro espectáculo de Joaquín Cortés- el que al final el bailaor se comunique con el público, diga lo que se le pase por la cabeza y responda con gracia gitana a los expontáneos piropos que le lanzan desde la platea: "Viva la madre que te parió" o "Vuelve pronto Joaquín". Él no se corta, faltaría más. "Volveré si Dios quiere en agosto. Me encanta Madrid, es mi segunda casa".

Día de elecciones municipales y autonómicas en toda España, muy cerca del Teatro Haagen Dazs otra manifestación, sino artística si muy vital: la acampada del 15 M que se desarrollaba en la Puerta del Sol, mientras los ciudadanos iban depositando sus votos en las correspondientes colegios electorales. "Nosotros apostamos por el arte" -afirmó Joaquín desde el escenario. "Esa es nuestra política".

¡Ole, ole y ole!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada