viernes, 17 de mayo de 2019

Carmen Mateu Young Artist European Award

Oriol Aguilà, Isabel Suqué, Katrin Deventer y Audrey Jungers.
Foto: Miquel González

La Fundación Castell de Peralada ha presentado en el Hotel Alma de Barcelona, el premio Carmen Mateu Young Artist European Award, Opera and Dance. El acto ha sido presidido por Isabel Suqué, presidenta de la Fundación Castell de Peralada y Oriol Aguilà, director del Festival Castell de Peralada y ha contado con el apoyo y la presencia de Audrey Jungers, directora general de Opera Europa y de Katrin Deventer, secretaria general de la Asociación Europea de Festivales. 

Carolina Masjuan

"Hace 33 años que mi madre creó el Festival y nos hace mucha ilusión el nacimiento de este premio, en el que empezamos a trabajar hace dos años, con mi madre todavía viva, y que finalmente será una bonita manera de recordar su figura y su pasión por la música" comentó Isabel Suqué. 

Carmen Mateu
El galardón se constituye como tributo a la memoria, legado y pasión por la música y la cultura, de la fundadora de uno de los acontecimientos artísticos más relevantes de nuestro país. Plácido Domingo ha aceptado la invitación de la Fundación Castell de Peralada para representar este galardón como presidente de honor del mismo. 

El premio para jóvenes artistas de ópera y danza lleva el nombre de la impulsora y alma del Festival Castell de Peralada, Carme Mateu (1936-2018), casada con el empresario Artur Suqué. En el emotivo acto de presentación, su memoria fue constantemente evocada, resaltando sus cualidades y demostrando todos quienes participaron, el agradecimiento y admiración que se le profesa en el mundo de la cultura así como el cariño que siempre inspiró esta gran dama de las artes. Atenta siempre a la promoción de los jóvenes talentos en estas disciplinas, este premio es el mejor tributo que se le podía rendir. 

Para la primera edición, la convocatoria está destinada a bailarines de clásico o neoclásico nacidos entre 1993 y 2003, que hayan alcanzado un alto nivel de logros artísticos y que se encuentren a las puertas de realizar un importante salto cualitativo en su recorrido profesional. La página web www.carmenmateuaward.com está ya activa para conocer más acerca del premio, siendo el día 22 de mayo la fecha de inicio de inscripción de candidaturas. El veredicto se conocerá durante el primer trimestre de 2020. 

Flores diseño de Santi Moix. Foto: Miquel González
El premio cuenta con una dotación de 30.000 euros. Durante la ceremonia de entrega, el galardonado recibirá 20.000 euros más una pieza escultórica de Santi Moix. El ganador actuará en alguna de las ediciones posteriores del festival en un formato a decidir, ya sea actuando en una gala, como invitado en alguna compañía de danza o de la forma que se estime más adecuada de acuerdo a su carrera profesional de ese momento, destinando los 10.000 euros del premio restantes, para la organización del evento. 

Habrá una selección previa entre todos los artistas que se presenten, realizada por una comisión de expertos, eligiendo a 12 finalistas para que un jurado formado por reconocidas personalidades del ámbito artístico de la convocatoria -en esta primera edición estará formado por María Pagés, Julio Bocca, Tamara Rojo y Joaquín de Luz- decida quien será el premiado. 

No habrá ninguna final abierta al público con la participación de los doce finalistas donde se dé a conocer al premiado. 

Albert Guinovart y Oriol Aguilà. Foto: Miquel González
La imagen del premio es una flor creada por Santi Moix, artista catalán afincado en Nueva York, que en 2011 fue invitado a crear el cartel del Festival de Peralada. El artista explicó el porque de su cartel y de la flor “Carmen siempre llevaba una camelia, y para mi eso es un acto de amor a la vida, a crecer, a no buscar resultados inmediatos. La flor se acerca a la filosofía de mi trabajo, hacer cosas que aglutinen a la gente, que tengan la capacidad de maravillar a las personas”. 

Para finalizar el acto, el compositor y pianista Albert Guinovart interpretó al piano la obra Estampes, dedicada a Carmen Mateu y que estrenó en Peralada el año 2012. Al mismo tiempo, la soprano Mercedes Gancedo y el mismo Guinovart, estrenaron para el público congregado la obra Vocalizzo que ha compuesto Alberto García Demestres en memoria del alma mater del festival. Emoción a flor de piel al escuchar la hermosa música, la increíble voz de la cantante y ese final..... «Carmen Mateu in memorian....» 

Como siempre exquisita la presentación y un gran apoyo a las artes a nivel europeo desde el Festival Castell de Peralada, donde la danza siempre ha tenido y sigue teniendo, un gran peso dentro del programa e iniciativas paralelas.



martes, 7 de mayo de 2019

El bailarín, mucho más que danza

Dirigida por Ralph Fiennes e interpretada por el bailarín ucraniano Oleg Ivenko, se ha estrenado estos días en las salas de cine españolas la película El bailarín que narra con exquisito lenguaje la infancia, juventud y deserción del inolvidable bailarín Rudolf Nureyev.

Lola Ramírez

Cuando una película lleva la firma de Ralph Fiennes (El paciente inglés), crea numerosas expectativas. En El bailarín, su tercera película como director, Fiennes no solo las cumple sino que logra algo que pocos films consiguen: provocar en el espectador el deseo de que la película continúe y la palabra Fin no rompa el mágico sueño a la sombra del "cuervo blanco".

Cierto que esto es una opinión subjetiva y que habrá quien se haya perdido en los sucesivos flashbacks que utiliza Fiennes para trasladarnos desde la lujosa Ópera de París a la fría y dura infancia rusa de Rudi Nureyev, pero no es menos cierto que El bailarín es una película que puede interesar no sólo a los balletómanos sino a todos aquellos que se interesen por temas como la guerra fría, la cultura, la sexualidad y, en letras mayusculas, el amor, ya que esta es una película que, además de mostrarnos la egocentrista personalidad del genial bailarín y sus continúas rebeldías ante las exigentes normas de la disciplina soviética, rezuma amor. Es este uno de sus grandes atractivos, unido a la gran interpretación actoral que traslada a los personajes y espectadores a la oscura y rígida Rusia entre 1938 y 1961. El amor brilla en el rostro de la madre de Nureyev cuando mira a su precioso hijo, pero también en los ojos de Alexander Pushkin (Ralph Fiennes) cuando es mudo testigo de los excesivos cuidados de la Sra. Pushkin a su pupilo o, en la tierna Clara (Adèle Exarchopoulos), cuando es inocente víctima de alguno de los exabruptos del díscolo Nureyev (Oleg Ivenko), al que finalmente ayudará activamente en su complicada deserción.

Ralph Fiennes explicándole a Oleg Ivenko
Cuando el joven bailarín ucraniano Oleg Ivenko recibió un correo en el que se le proponía asistir a una audición para protagonizar la vida de Nureyev no tuvo ninguna duda de que se trataba de un spam. El solista de la M. Jalil Tatar Academic Opera no tenía experiencia como actor, pero Fiennes lo eligió a él para meterse en la piel del bailarín de Ufa. Ivenko no solo posee cierto parecido con Rudi sino que además interioriza con maestría la sed de Nureyev de imponer su propia impronta al academicismo de la danza clásica.

El bailarín está basada en algunos pasajes de la biografía Nureyev: The Life, escrita por Julie Kavanagh y de cuyo guión para la película se encargó David Hare.

El bailarín (Nureyev, el cuervo blanco). En 46 salas de cine españolas
   Director: Ralph Fiennes
   Guionista: David Hare
   Reparto
      Oleg Ivenko: Nureyev
      Ralph Fiennes: Alexandre Pushkin
      Louis Hofmann: Teja Kemke
      Adèle Exarchopoulos: Clara Saint
      Sergei Polunin: Yuri Soloviev
      Olivier Rabourdin: Alexinsky

jueves, 2 de mayo de 2019

El Ballet de la Ópera de Lyon en el Liceu

Petite Mort. Foto: A. Bofill

Con un programa compuesto por tres de los más emblemáticos ballets de Jiri Kylian, la compañía francesa volvió al Liceu tras muchos años de ausencia. Jiri Kylian es gran conocido del público de la Rambla Barcelonesa ya que la compañía que él dirigió durante tantos años, el Neetherlands Dance Theater, fue programada en bastantes ocasiones, aunque con sus piezas más contemporáneas. 

Carolina Masjuan 

En esta ocasión, con el Ballet de la Ópera de Lyon, hemos podido disfrutar de un programa exquisito en el que la maestría del coreógrafo checo nos muestra la belleza del cuerpo humano en movimiento con una sutileza, elegancia y refinamiento excepcionales. 

Wings iof Wax. Foto: A. Bofill
Las coreografías de Jiri Kylian (Praga, 1947) están en el repertorio de las más reputadas compañías y son muchos los bailarines que han sucumbido a la belleza de sus propuestas, deseando poder bailarlas. Este programa del Liceu nos presenta algunas una de sus obras más emblemáticas como sobretodo 'Petite mort’ y también ‘Bella figura’ más ‘Wings of wax’ que vimos hace años en Madrid por la Compañía Nacional de Danza, quien también posee Petite Mort en su repertorio y que debía presentar en el Festival Grec hace ya muchos años pero debió cambiar el programa por lesión de un bailarín (Patrick de Bana). 

Kylian, quien estudió en White Lodge, en la Royal Ballet School de Londres, antes de unirse a John Cranko en Stuttgart, fusiona la precisión y la velocidad del ballet clásico con la robustez y la fuerza de Danza contemporánea, creando un lenguaje muy especial, orgánico y hermoso, de gran belleza visual. 

Wings of wax (Alas de cera), coreografía de 1997, abrió el espectáculo. Wings of Wax se refiere a Ícaro, que ha decidido volar tan alto que el sol hace que la cera de sus alas se funda. La coreografía se inicia con una imagen fascinante: un árbol desnudo, colgando del revés, con sus raíces al aire sobre el escenario. A su alrededor, un foco colgado a baja altura traza un enorme círculo. Los bailarines, vestidos con trajes oscuros ajustados, emergen del fondo negro para ser absorbidos de nuevo hacia él. Con collage musical donde obras de Johann Sebastian Bach y Heinrich Biber conviven con compositores minimalistas como John Cage y Philip Glass, Kylián ha conseguido crear un trabajo de gran belleza y expresividad. 

Bella Figura. Foto: A. Bofill
'Bella figura' (1995) es una obra entre el sueño y la realidad que integra músicas de Lukas Foss, Giovanni Battista Pergolesi, Alessandro Marcello, Antonio Vivaldi y Giuseppe Torelli. La intensa musicalidad de los trabajos de Kylian se hace especialmente evidente en este ballet, una de sus obras más líricas. La pieza, de 25 minutos, en realidad comienza con los bailarines calentándose en el escenario antes de que se atenúen las luces en el anfiteatro mientras los espectadores aún toman asiento. No cuenta una historia, pero tampoco es totalmente abstracta. Es una obra muy poética, impregnada de emoción. El mismo Kylian la describió como un viaje en el tiempo, la luz y el espacio, como una obra que cuestiona la diferencia entre arte y artificialidad. 

No hay telón al principio de la pieza, se usan las cortinas como parte de la decoración, cortinas que se deslizan a lo largo de los lados, o se deslizan lentamente desde arriba, para enmarcar a dos bailarinas que con largas faldas rojas voluminosas, realizan un paso a dos de gran belleza visual. El último movimiento, un paso a dos mixto, se pretende hacer en total silencio, pero lamentablemente eso es casi imposible en el Liceu, el constante coro de toses, papeles de caramelitos y luces de móviles, no te permiten disfrutarlo como merece. 

Petite Mort. Foto: A. Bofill
'Petite mort' (1991), se refiere al orgasmo en francés y es una de las obras maestras de Kylian, llena de emoción y sensualidad. Con los movimientos lentos de dos de los fragmentos más bellos y populares de los conciertos para piano de Mozart: A (KV 488) y C (KV 467) es interpretada por seis bailarines y seis bailarinas y se creó como un homenaje al compositor para ser estrenada en Salzburgo coincidiendo con el bicentenario de su muerte. 

El principio del ballet donde los bailarines hombres juegan con gran dominio con los floretes, ya es toda una declaración de intenciones del dominio que pretenden ejercer sobre sus parejas. De gran belleza los momentos con el gran lienzo que cubre el escenario para que en él aparezcan echadas y sumisas las bailarinas. Los pasos a dos son sublimes, de una gran delicadeza y sumamente musicales con esos hemosísimos adagio y andante que les acompañan. Las bailarinas se nos muestran a veces con rígidos trajes negros que las ocultan, sin embargo, provistos de ruedas, son fácilmente arrinconados y desaparecen para que ellas puedan reanudar su danza sublime con sus parejas. 

La Orquesta Simfònica del Liceu, dirigida por Santiago Serrate y la pianista Véronike Verklé acompañaron en esta última pieza a la compañía francesa que dirige Yourgos Loukos desde 1990. Kylian ha trabajado estrechamente con ellos durante estos últimos tres años como coreógrafo residente y para los bailarines ha sido un auténtico lujo. 

Bella Figura. Foto: A. Bofill
La técnica clásica de la que beben los intérpretes para bailar sus coreografías es sublimada por unos movimientos sumamente orgánicos, gráciles y enormemente musicales que, de la mano del genio checo, llegan al espectador y el domingo, el último día de función en el Liceu, el público casi llenaba el teatro, prueba de la fascinación que ejercen sus trabajos en los amantes de la danza.

En el programa de mano, Maricel Chavarría, crítica de danza de La Vanguardia, nos comenta el hecho de que en los ochenta el Liceu estudiase la viabilidad de una compañía de ballet que dirigieran o bien el propio Kylian, o Nacho Duato -evidentemente, nosotros, tan modernos, no podíamos considerar tener una compañía clásica de repertorio- compañía que se desestimó tener dado el presupuesto que necesitaba. Es cuando menos sorprendente que unos años atrás, no muchos, el Liceu sí contara con compañía propia y además era cuando no entraba apenas dinero público en las arcas del teatro, pero sí había personas muy comprometidas con el arte y dispuestas a darlo todo por él, como fueron el Sr. Joan Antoni Pamies y el Sr. Francesc Massó. ¡Qué lástima además que todo ese legado sea desconocido para el gran público! Nunca encontramos ninguna mención en los programas de mano ni en ningún comunicado del teatro. Visiten la web de Licexballet (antiguos bailarines del Ballet del Gran Teatre del Liceu) y seguramente se sorprenderán.

Otro dato que se comenta en el programa es la relación entre Kylian y John Cranko, no se entiende como habiendo visto tanto Kylian en Barcelona, no se traiga nunca nada en el Liceu del gran legado que nos dejó John Cranko, y más habiendo tantas compañías que lo tienen en su repertorio, desde el Ballet de Stuttgart, evidentemente, hasta el HET, pasando por Munich, Oslo o Budapest, compañías que el Liceu por el bien del ballet de repertorio, estaría casi obligada a ofrecer a sus espectadores. 

Vienen compañías americanas con el gasto de desplazamiento que supone traerlas y en cambio otras europeas de tanto o más prestigio, nunca pisan el coliseo de las Ramblas. Es muy triste que se le dé tan poca importancia a la danza y que nos den tan poco repertorio, cuando es el teatro en el que debería estar.


martes, 30 de abril de 2019

Semana del Ballet en Munich


Osiel Gouneo y Ksenia Ryzhkova en el paso a dos de Spartacus (Foto: Wilfried Hösl)


En el marco incomparable del National Theater de la ciudad de Munich, se ha celebrado un año más la esperada "Balletwoche" (Semana del Ballet). Del 11 al 18 de abril se han podido ver magníficas producciones de renombrados coreógrafos bailadas por miembros del Bayerisches Staatsballet, la compañía estable del teatro, así como por bailarines principales invitados.


Cristina Ribé
La Bayerishe Staatsoper, con unas 600.000 personas que asisten a sus más de 400
actuaciones anuales (entre óperas, ballets y conciertos) hace una importante contribución a la reputación de Munich como una de las grandes capitales culturales del mundo.
La programación es impresionante. Cada noche, durante los ocho días, se representa un ballet diferente. Los bailarines principales varían cada día, pero el cuerpo de baile es el mismo, eso nos da una idea de la magnífica calidad de todos ellos.

Jewels   -  11 de abril de 2019

Inspirado por una visita a la joyería propiedad de Claude Arpels, situada en la famosa Quinta Avenida de Nueva York, George Balanchine creó en 1967 una pieza maestra en la historia del ballet: Jewels(Joyas). Tres piezas individuales, tres coreografías sin un argumento concreto pero unidas por un mismo tema: las piedras preciosas. Excusa de la que se sirve para reflejar los tres países en los que desarrolló su carrera: Francia, Estados Unidos y Rusia: Esmeraldas, Rubíes Diamantes. Cada una de ellas posee una identidad propia, diferente estilo de baile, distinta música, y son consideradas highlights en su totalidad.

Asimismo, Jewels rompe con la tradición narrativa de los ballets y apuesta por la libertad como faceta inherente de la expresión artística. Es un ballet de referencia interpretado por los grandes genios de este arte y representado en los principales escenarios mundiales.
Esmeraldas, con una música lírica de Gabriel Fauré, es una evocación a la Francia romántica con movimientos propios de los ballets del siglo XIX, que componen figuras simétricas, ritmos regulares y elegantes y etéreos brazos. La coreografía se caracteriza también por ligeros lifts, pasos encadenados, y sutiles movimientos.

Rubies representa Norteamérica a través de los ojos de Balanchine, influenciado por los musicales de los años 30 y el Jazz. Son piezas desenfadadas y alegres que, acompañadas por la genial música de Igor Stravinsky en tono de Jazz, componen una coreografía exacta y dinámica con largas elevaciones de piernas, giros y movimientos rápidos. Deseo, sensualidad y provocación, con las posiciones clásicas llevadas al extremo, surgen a través del Capriccio de Stravinsky. Ashley Boulder, bailarina principal del New York City Ballet, y artista invitada en este festival, contó con Osiel Gouneo como partenaire, integrante del Ballet de Cuba y actualmente principal en el Ballet de Munich.  Una combinación explosiva y magistral que cautivó al público desde el primer instante.

La tercera pieza, Diamantes, está construida sobre los cuatro últimos movimientos de la Sinfonía num. 3 de Tchaikovsky. Es una síntesis del arte de Marius Petipa Lev Ivanov, en su composición se percibe la pomposidad y grandeza de los ballets imperiales rusos.  Vladimir Shklyarov, bailarín principal del Ballet Marinsky desde 2011 e invitado del Bayerishe Staatsballet y el Royal Ballet, realizó por primera vez el rol principal masculino de esta pieza y resultó absolutamente extraordinario, junto a su compañera en San Petersburgo, Alina Somova, impactaron al público por su compenetración y dominio de la técnica clásica. Esta pieza se convierte en el epílogo de la elegancia, gracia y glamour, el punto final a una representación memorable.

Jewels, Esmeralda por el Bayerisches Staatballet (Foto: W.H.)

La dama de las camelias - 12 abril 2019

Coreografía: John Neumaier
Música: Frédéri Chopin

La novela de Alejandro Dumas, La Dame aux Camèlias se convirtió en un modelo popular para varias óperas (la Traviata), innumerables películas y ballets.
John Neumaier creó su versión en 1978 para Marcia Haydée y el Ballet de Stuttgart.
La impactante historia de la enferma Marguerite Gautier y su amante y arruinado joven
Armand, dan pie a Neumeier para crear una coreografía densa, sofisticada y muy teatral.
A esto se añade la música de Chopin, de gran virtuosismo romántico, que dota al drama de una profunda veracidad.
Neumaier explica hábilmente el triste destino de la pareja a través del “reflejo escénico” de otros dos personajes de ficción de un siglo anterior, Manen Lescaut y su amante. Un juego de escenas que se entrelazan y dan riqueza e intriga al argumento.
Desde el estreno del trabajo de este coreógrafo excepcional, los roles principales han sido los más buscados por los grandes bailarines ya que representa para ellos un gran desafío, tanto en cuanto a la técnica de danza como a la actuación. En esta ocasión protagonizaron los roles principales Edvin Revazov (Armand Duval) y Anna Laudere (Marguerite Gautier), ambos principales del Ballet de Hamburgo e invitados de excepción en la BallettWoche. El Black Pas de Deux, punto culminante y erótico de la obra, muestra la reconciliación de los protagonistas a través de unos sentimientos tan fuertes que uno difícilmente puede sobrevivir sin el otro. La melancolía fluye de su amor y la expresividad de ambos conmueve y hace vibrar al público.
Además de los grandiosos amantes, hay en la obra otros nueve roles significativos, por lo tanto, varios solistas y miembros del cuerpo de baile del Bayerisches Staatsballett hicieron su debut en diferentes papeles.  El resultado fue una actuación admirable. 

Onegin  -  13 de abril de 2019

Coreografía: John Cranko
Música: Peter I. Tschaikowsky

Ballet creado por Cranko para el Ballet de Stuttgart en 1965. Fue restaurado para el Royal Ballet en la Royal Opera House en 2001 y permanece en el repertorio de esta compañía desde 2015. Con esta magnífica obra de larga duración, John Cranko aseguró su plaza en el grupo de los mejores coreógrafos del siglo XX. Basada en la novela de Alexander Pushkin, cuenta la historia del arrogante aristócrata Eugen Onegin (David Hallberg) que rechaza el amor de una jovencita de campo llamada Tatiana (Natalia Osipova)Años después se daría cuenta, al verla de nuevo, que había despreciado a la única mujer que le había amado de verdad. Tatiana, ya madura y casada con el Príncipe Gremin (Zachari Catarazo) rechaza Onegin a pesar de amarle todavía.

El talento de David Hallberg le llevó a ser el primer americano en trabajar en el Ballet del Bolshoi como bailarín principal. Su indiscutible técnica impregna el personaje de Onegin y junto a Natalia Osipova (solista principal del Bolshoi) con inmejorable técnica clásica y fuerte carácter, forman un tándem difícil de olvidar.


Matinal
Bayerisches Junior Ballet München - 14 de abril de 2019      

Fundada en el 2010, hizo realidad el sueño de Constance Vernon de que Munich contara con su propia compañía joven de ballet, a través de ella se da la oportunidad a los jóvenes bailarines salidos de la escuela de pasar a ser profesionales después de un correcto e intenso entrenamiento.
Ivan Liska, como director artístico, selecciona cuidadosamente coreógrafos y ballets clásicos, neoclásicos y contemporáneos. Se trata de dotar a los componentes de la compañía de toda la experiencia necesaria a fin de iniciar su carrera profesional con una base firme y segura.
La matinal en el Teatro Nacional de Munich, se inició con una danza noruega ejecutada por alumnos de la Escuela, seguida de una selección de variaciones de Paquita,(coreografía de Marius Petipa, reconstruida por Alexei Ratmanski  y música de Delverez). El vestuario original de la obra, de Jérôme Kaplan, contribuyó al lucimiento de las bailarinas, esta vez del Junior Ballett, que ejecutaron los bailes con encanto y vigor.
Dos piezas más de carácter clásico (Carousel, coreografía de David N. Russo y música de Ludovico Einaudi-Drop Suite del Ballet Lauretia, coreografía de Wachtang Tschabukiani  y  música de Alexander Krein)  completaron la primera parte de la matinal.
La segunda, en tonos neoclásicos y contemporáneos, contó con la variación Im Wald (En el Bosque), coreografía de Xin Peng Wangy música de Camile Pepin. Magníficamente ejecutada por los miembros del Junior Ballett, resulta exótica, enérgica y muy gráfica.
En Chamber Colours, los estudiantes de la Academia nos transportan a la alegría, el ritmo y la frescura a través de la coreografía de Maged Mohamed y un collage de músicas exóticas y folklóricas que aportan vitalidad y fuerza a las variaciones.
La tercera y última pieza Individual, realizada por el Junior Ballett con coreografía de Peter Leong y los propios bailarines, y música de Mikolaj Gorecki, resulta interesante pero un tanto repetitiva.
Un auténtico placer comprobar la calidad técnica de estos jóvenes que, en muy poco tiempo, harán disfrutar de la danza a audiencias de todos los teatros del mundo.

El cuerpo de baile del B.S. durante una variación de Onegin (W.H.)

La fierecilla domada -  14 de abril de 2019

Coreografía: John Cranko
Música:Kurt-Heinz Stolzea partir de Domenico Scarlatti

La adaptación coreográfica gotesco-cómica de John Cranko de la obra de William Shakespeare   se estrenó en 1969 en el Teatro Estatal de Stuttgart. Estamos ante una de sus obras maestras, fiel ejemplo del arte del coreógrafo para transportar el teatro a la danza y viceversa.
El Ballet Estatal de Baviera repone esta obra, parte de su repertorio desde 1976, muy bien aceptada por el público. No en vano está llena de alegría, humor, juego de disfraces y confusión. Una comedia divertida que da color al Festival.
A través de tres Pas de Deux columna vertebral de la historia, Cranko nos narra la historia de Petrucchio ( Yonah Acosta), un joven que, recurriendo a sus encantos y perspicacia, intentará dominar  a la arisca y malhumorada Katherina ( Laurretta Summerscales). Esta trama se entrelaza con la de Biancaque se debate entre tres jóvenes que intentan conquistarla, y que sólo puede desposarse si su hermana mayor, Katherina, se casa antes.
La labor de la compañía fue excelente, revela experiencia, trabajo intenso y una alegría de espíritu capaz de dar vivos matices a la, ya de por sí, picante coreografía. Sobre el conjunto, destacan las actuaciones de Laurretta Summerscales y Yonah Acosta en los roles principales. Ella indómita en sus variaciones, afilada en sus arabesques, dominando la bravura y desarrollando magníficamente su papel. Él con elevadísimo salto, masculinidad y fuerza atlética. En ambos vemos un afinado trabajo en la expresión dramática; la comedia, la acción o la tensión se hallan a partes iguales y, junto a la elección de los pasos apropiados a cada momento, el conjunto resulta perfecto.


Spartacus - 15 de abril de 2019

Coreografía: Yuri Grigorovich
Música: Aram Chatschaturjan

Ballet en tres actos basado en la vida de Espartaco. Estrenado en 1956 en el Teatro Kirov de Leningrado. El libreto fue escrito por Nikolai Volkovy contó con la coreografía de Leonid Jakobson en su presentación original. Yuri Grigorovich es el coreógrafo de esta producción.
Desde el primer instante que se levanta el telón, la obra impacta por su fuerza y vigor.
Largas filas de soldados romanos con sus escudos, espadas y estandartes unido a la potencia de la música muestran el poder que en su día tuvo el Imperio Romano y la opresión que sufrieron muchos de los pueblos que conquistó.
Spartacus (Osiel Gouneo), se convierte, muy a pesar suyo, en el libertador de su pueblo, en el héroe esclavo que tiene que salvarlo y devolverle la libertad. A través de la energía de la coreografía, lucha sangrientas batallas y gracias a su técnica, sólida y emocionalmente intensa, su danza le convierte en un luchador real. La labor de todos los bailarines de la compañía es, asimismo, impresionante.
Resulta impactante el contraste entre los momentos explosivos de las batallas, las duras demostraciones de poder y los tiernos Pas de Deux ejecutados por Spartacus y Phrygia ( Ksenia Ryzhkova) llenos de amor, pasión y angustia por la separación.
Una obra poderosa, precisa y apasionada donde la fusión de violencia y seducción resultan tan reales como la vida misma.



Otras funciones:

-Portrait Wayne McGregor 16 de abril de 2019
Coreografía: Wayne McGregor
Música: Max Richter (Kairos), Kaija Saariaho (Sunyata),Joel Cadbury-Paul Stoney(Borderlands)

-Alice in Wonderland 17 de abril de 2019
Coreografía. Christopher Wheeldon
Música: Joby Talbot

-Anna Karenina 18 de abril de 2019
Coreografía: Christian Spuck
Música: Sergei Rachmaninow, Witold Lutoslawski, Sulkhan Tsintzadze y,Josef Bardanashvili.





jueves, 11 de abril de 2019

«La Bailarina de Picasso» del Ballet de Catalunya

Rebecca Storani (Olga) y Lorenzo Misuri (Picasso) en
La Bailarina de Picasso de Remi Wortmeier para el Ballet de Catalunya.
Foto: Josep Guindo

¡Vaya desafío para una tan joven compañía -cuenta con apenas un año y medio de vida- poner en escena un ballet completamente nuevo! ¡vaya desafío para un joven coreógrafo encontrar un argumento, plasmarlo en un ballet y crearlo para un joven elenco! ¡vaya desafío para unos artistas tan jóvenes no sólo bailar, si no interpretar a unos personajes tan complejos como los ideados por este genio australiano! Y lo que vimos el domingo en el Centre Cultural de Terrassa -no menos desafío el suyo acoger a una compañía de ballet de unos treinta bailarines- nos confirmó que cuando tanto talento converge, el resultado no puede más que ser excepcional. 

Carolina Masjuan

Ya explicamos a nuestros lectores aquí sobre el proceso de creación de esta nueva obra que, como decía una entendida y colaboradora de Ballet y más, Judit Jordana Pons, está destinado a ser un nuevo ballet en el repertorio (véase enlace con la opinión del público y resumen del espectáculo al final de este artículo). Y es que La Bailarina de Picasso lo tiene todo para ser un ballet de referencia. 

Rebecca Storani y Lorenzo Di Stasio con bailarinas del
Ballet de Catalunya. Foto: Josep Guindo
El argumento no podía ser más idóneo, los personajes están perfectamente dibujados, la secuencia está especialmente estudiada para situar al espectador en todo momento, su puesta en escena es minimalista pero claramente entendedora, el vestuario es exquisito y la interpretación, en este caso del Ballet de Catalunya, fue, tal y como nos tienen acostumbrados, una explosión de energía, entusiasmo y entrega, que no se suele encontrar en compañías más consolidadas. 

Remi Wortmeyer, el artífice de esta creación, se encontró de pronto con la historia de Olga Khokhlova, bailarina de los ballets rusos y primera esposa de Picasso, genio español, quien vivió un periodo en Cataluña, o sea, la historia y la heroína perfectas para su nueva creación.

El Ballet de Catalunya se puso entonces en marcha para la búsqueda de financiación, ya que depende fundamentalmente de apoyo privado, encontrando en la misma familia Picasso una parte de la ayuda necesaria con la Fundación Almine i Bernard Ruiz-Picasso para el arte

Lorenzo Misuri y Rebecca Storani.
Foto: Josep Guindo
A través de ellos se han obtenido una parte de los fondos así como conseguido los permisos para reproducciones de algunas de las obras del pintor malagueño a un precio reducido. No obstante, la compañía sigue luchando para encontrar patrocinio para acabar de hacer frente al presupuesto. 

La obra se basa pues en hechos reales, aunque con algunas licencias por parte del coreógrafo para dar más dramatismo a los personajes y centra el guión en el trío amoroso formado por Picasso (Lorenzo Misuri), Olga Khokhlova (Rebecca Storani) y la amante, Marie-Thérèse Walter (Sofia Pagani). Otros personajes destacados son Jean Cocteau (Reo Morikawa), Sergei Diaghilev (Lucien Vecchierelli) o Coco Chanel (Stanislava Pincekova). 

La música es de Stravinski, un compositor que trabajó con los Ballets Russes, donde coincidió con Picasso quien hacía los diseños y decorados del ballet Parade y fue ahí donde se conocieron Picasso y su bailarina. Las composiciones de ballets tales como La Consagración de la Primavera que abre y cierra el ballet, Petruskha o el Pájaro de Fuego, suenan en la obra de Remi. 

La historia empieza con la joven Olga y un caballete en escena donde, a través del lienzo, se percibe la silueta de la bailarina, aparece Picasso pintando sobre los cuerpos de dos de sus musas, las hermosas y esbeltas bailarinas Lisa-Marie Venvoort i Victoria Aletta

Lorenzo Misuri. Foto: Josep Guindo
El artista está terminando el vestuario para su nuevo ballet “Parade” Lorenzo Misuri, nuestro incomparable Picasso comentó : "el primer paso que aprendí de Remi fue precisamente éste que se refleja en la foto. Personalmente para mí esta pose tiene un significado muy importante. Remi me dijo "céntrate en tu sueño, cree en él y avanza con la misma fuerza con la que lucha un toro contra todo tipo de dificultades." Siempre llevaré este ballet en mi corazón". Lorenzo nos brinda un Picasso totalmente creíble y fiel al prototipo que conocemos, seductor, conquistador, amigo de sus amigos pero también infiel, egoísta y déspota. 

Los amigos de Picasso con Jean Cocteau al frente, irrumpen en escena, ebrios de champán y sumamente excitados. El genial bailarín japonés Reo Morikawa, con su enorme energía, su alegría por la danza, la pasión que pone siempre y ese toque de humor y de indolencia que aporta al personaje, nos lo hacen simpático desde el primer momento, eso sin olvidar su enorme calidad técnica. A lo largo del ballet, siempre, sus apariciones son celebradas por el público. 

Stanislava Pincekova (Coco Chanel)
y Reo Morikawa (Jean Cocteau). Foto: Josep Guindo
Presenciamos inmediatamente uno de los hermosos momentos al más puro estilo de ballet clásico de la noche. Volvemos a ver a Olga quien está en la sala de ensayos perfeccionando su técnica cuando irrumpen las bailarinas de los Ballets Russes y bajo la atenta y exigente mirada de Sergei Diaghilev siguen la clase. La precisión del cuerpo de baile en las evoluciones ideadas por Remi es admirable y seduce inmediatamente por su belleza de movimiento y uniformidad de conjunto. ¡Bravo chicas! 

Picasso entra con sus bocetos y se fija en Olga con quien comparte una larga mirada. Cuando todos se van, Olga mira los diseños de Picasso sin darse cuenta de que éste ha vuelto a entrar y la está mirando muy satisfecho por el interés que ella demuestra en sus diseños.

Presenciamos un hermoso paso a dos entre ambos. Los movimientos de brazos y manos que se irán repitiendo a lo largo del ballet son delicados y transmiten perfectamente la emoción del momento, en ese primer contacto entre los enamorados. Rebecca y Lorenzo consiguen emocionarnos.

Yuhari Mizu y Carlos Aquino. Foto: Josep Guindo
Entra en escena el circo. Hay mucho ambiente en la carpa y Picasso y Olga entran en escena para presenciar el espectáculo y ver la pantomima del Arlequín, la Mujer Pierrot, el Forzudo y Columbine. Yuzu Hikosaka, Ryo Sasaki, Clara del Cerro, Yukari Mizu y Carlos Aquino nos conquistan, como también es conquistado Picasso por la bella acróbata mientras Olga presencia atenta el espectáculo. Cuando se da cuenta del coqueteo de su amado con la artista circense se enfada, pero él, rápido, la tranquiliza. 

Y la pareja se casa. Hermosísimo el ballet de la boda. El magnífico vestuario tanto de la novia como de los invitados y el precioso ballet ideado por Remi en esta secuencia, son de una belleza subyugadora.

El cuerpo de baile, con complicados portés, demuestra la fuerte cohesión lograda y el buen nivel existente en todos.

Rebecca Storani y Lorenzo Misuri. Foto: Josep Guindo

Ya casada, Olga se revuelve en la cama, comienza a desconfiar, tiene dudas, toma medicación. Volviéndose a dormir, tiene pesadillas, sueña con su debut en los Ballets Russes con La Sylphide. Luego su mente viaja al día de su matrimonio, aparecen los mismos invitados pero ya no es una fiesta amable. Y aparece ella, Marie-Thérèse, quien será la desencadenante del drama. 

Reo Morikawa y los bailarines del Ballet de Catalunya.
Foto: Josep Guindo
En las Galerías Lafayette la actividad es frenética con el lanzamiento del primer perfume de Coco Chanel, el nº 5. Cocteau y Diaghilev son los invitados de honor y Olga llega arrastrando a su reticente esposo. Olga, Cocteau y Diaghilev, animan a Picasso, vestido con ropa desaliñada, a probarse ropa nueva al último estilo Bourgeoise. Las sastresas, encantadoras y pizpiretas, le toman las medidas y mientras Olga y sus amigos están pendientes de la elección de la ropa, Picasso se fija en la joven Marie-Thérèse que se encuentra leyendo sentada en un banco. Después de mandar a Olga a reservar mesa, Picasso aborda un momento a la joven belleza y le ofrece un frasco de Chanel No.5. Mientras tanto, Olga se queda esperando en el restaurante. 

Espectaculares aquí los bailarines con un baile de tintes musicales, Reo subido a un mostrador de los almacenes hace las delicias de todos mientras la danza se desborda. Stanislava Pincekova destaca en esta parte como Coco Chanel. Esta bailarina posee una gran personalidad que encaja perfectamente con un rol que hace suyo con solvencia, asumiendo gran parte del peso de la escena. 

Rebecca Storani y bailarinas del Ballet de Catalunya.
Foto: Josep Guindo
Una vez celebrada la fiesta, Olga se pasea por el dormitorio, esperando con impaciencia a Picasso. Por la forma en que se mueve podemos ver su ansiedad, su lucha mental. Picasso aparece y, al verle, ella le ignora y se sienta en la cama de espaldas a él. Picasso trata de seducirla, pero Olga huele el perfume en su cuello y se enfurece. Refrenándola, Picasso intenta meter una píldora en su boca. Pero Olga no puede ser dominada, escupe las pastillas y echa a su esposo de la habitación. 

Se celebra una exposición retrospectiva. Marie-Thérèse ha asumido su nuevo papel como amante de Picasso y en un momento de la frenética inspiración que ella le provoca, Picasso comienza una intensa actividad y pinta lienzo tras lienzo. Los enamorados bailan su amor en unos pasos a dos de gran lirismo, Sofia Pagani, recién llegada a la compañía, es una Marie-Thérèse de gran dulzura y delicadeza, una bailarina que supone una nueva gran baza para el conjunto. 

Lorenzo Misuri, Sofia Pagani y Rebecca Storani.
Foto: Josep Guindo
Los invitados llegan a la galería y asisten al cocktail encantados por los cuadros que cuelgan de las paredes. Olga, también presente, se pasea segura entre ellos. Marie-Thérèse intenta pasar desapercibida pero sucede justo lo contrario al chocar con una camarera y caerle a ésta la bandeja y las copas al suelo, con gran estruendo. Olga se dirige a despedirla y se desata una lucha entre ambas en la que Olga al ver que Picasso actúa en defensa de su amante, intenta seducir a cuantos invitados encuentra a su paso. 

Débil y confundida, entre las paredes blancas de su habitación, la mente de Olga se sumerge en una caótica secuencia de “flashbacks” que acaban con Picasso pintando una mujer tras otra sin que ella pueda impedir que su pincel se separe del lienzo. Es en este momento de dudas que coge fuerzas para destruir el dibujo del artista, encaramarse al marco de la pintura y atravesar su lienzo para posicionarse en la historia. Ella es y será siempre La Bailarina de Picasso.

Rebecca Stonai. Foto: Josep Guindo
Las escenas se suceden con una cadencia perfecta, el ballet se hace corto porque no puedes dejar de sumergirte en él, atrapado por la historia, por la calidad de la danza, por la diversidad de estilos, por los maravillosos bailarines, por ese magnífico vestuario y minimalista pero efectivo atrezzo, todo ideado y diseñado por el propio Remi quien recorrió Terrassa, Barcelona y alrededores, a la búsqueda de telas, muebles y objetos, para toda la producción. 

Remi ha creado un ballet elegante, exquisito, maravillosamente interpretado por todo el elenco y especialmente por los tres protagonistas: Sofia Pagani con una danza fluida y delicada como Marie-Thérèse y sobre todo por los dos grandes protagonistas Lorenzo Misuri, un Picasso de casta y bravura, seductor y arrogante en el porte, con magnífica interpretación y gran calidad técnica y una enorme Rebecca Storani que lo dio todo en escena asumiendo el rol de Olga con una intensidad que solo se percibe en contadas ocasiones. De ser la bailarina dulce e ingenua pasa a ser la mujer enamorada y controladora para acabar en una situación de desespero y de abandono total que atrapa y deja sin aliento. Era Olga, no Rebecca, la artista totalmente entregada a un personaje que la había absorbido totalmente. Al acabar la función nos confesó sentir un gran vacío en su interior. 

Vídeo  resumen con la opinión del espectador realizado por el Centre Cultural de Terrassa.


Ficha artística

PRINCIPALES:
Lorenzo Misuri, Rebecca Storani y Sofía Pagani.
Foto: Josep Guindo
Olga Khokhlova: Rebecca Storani
Picasso: Lorenzo Misuri
Marie-Therese: Sofia Pagani

SOLISTAS:
Jean Cocteau: Reo Morikawa
Sergei Diaghilev: Lucien Vecchierelli
Coco Chanel: Stanislava Pincekova

SECUNDARIOS:
Colombine: Yuzu Hikosaka
Arlequí: Ryo Sasaki
Pierrot: Clara del Cerro
Acròbata: Yukari Mizu
“Strong man”: Carlos Aquino
Director de la Galeria: Ryo Sasaki
Doctor: Carlos Aquino

CUERPO DE BAILE:
Sofia Pagani. Foto: Josep Guindo
Julia Roca,
Alexandra Urcia
Miho Okamura
Yuzu Hikosaka
Mizuki Tanoue
Anna Ishii
Clara del Cerro
Yukari Mizu
Monica Gomez
Ryo Sasaki
Andrea Marselletti
Lisa-Marie Vervoort
Victoria Aletta
Matilde Ferrari
Elizabeth Cohen
Myrsini Petroutsou
Olivia Sparling
Giuliana Restivo
Flavia Carsillo
Lorenzo Di Stasio

Direcció Artística: Elias Garcia
Rebecca Storani. Foto: Josep Guindo
Autoria i coreografia: Remi Wörtmeyer
Música: Igor Stravinsky
Assistents artístics: Elias Garcia,
Chase Johnsey, Vincent Gros,
Maria Fernanda Urcia
Producció: Marina Quera
Direcció tècnica i il·luminació:
Ricardo Alegria
Disseny d’escenografia i vestuari:
Remi Wörtmeyer
Confecció de vestuari: Paula Fecker,
Marta Muiños, Gina Nunura, Martina Montorfani
Escenografia: Albert Torres, Andrés Gavilano, Pepe Urcia
Fotografia: Josep Guindo



Saludos finales tras este maravilloso ballet.
Foto: Josep Guindo




martes, 26 de marzo de 2019

PERALADA 2019

Imagen del Ballet del teatro Mariinsky.

Bajo el título de "EL SUEÑO MUSICAL DE UNA NOCHE DE VERANO" El Festival Castell de Peralada, que cuenta con un presupuesto de 4,6 millones de euros, acoge 25 propuestas entre el 4 de julio y el 17 de agosto.

En relación a la danza, como cada verano, el Festival incluye alguna propuesta de muy alto nivel, Para este 2019 el plato fuerte es el que abre el Festival los días 4 y 5 de Julio, el Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo. Carlos Acosta, Sol Picó y el Ballet Nacional de Sodre completan la oferta.

Carolina Masjuan

La noche del 4 de julio, una de las mejores, sino la mejor, compañía de danza clásica del mundo, el Ballet del Teatro Mariinsky de San Petersburgo, levantará el telón con el ballet Las cuatro estaciones con música de Max Richter, con coreografía y diseño de decorados de Ilya Zhivoi y con los Solistas: Ekaterina Kondaurova y Roman Beliakov en los roles principales. 

Al día siguiente, el 5 de julio, la misma compañía interpretará un programa mixto con Chopiniana de Fokine, In the Night de Robbins y Marguerite and Armand de Ashton. 
Marinsky Ballet en el Homenaje a Fokin

Para la primera contaremos con Maria Shirinkina, Xander Parish, Xenia Fateyeva y Yana Selina, seguirá In The Night en la que las tres parejas serán Maria Shirinkina y Vladimir Shkliarov, Kristina Shapran y Yevgeny Ivanchenko y Ekaterina Kondaurova y Yuri Smekalov. Cerrará el programa Marguerite and Armand  con los principales: Kristina Shapran y Timur Askerov y los bailarines Andrei Yakovlev, Dmitry Sharapov y Lira Huslamova.

El 26 de julio el Ballet Nacional de Sodre, bajo la dirección artística de Ygor Yebra, presentará El Quijote del Plata, un espectáculo con coreografía de Blanca Li. De momento no conocemos aún el reparto. 

Carlos Acosta con bailarina de Acosta Danza
El gran bailarín cubano, Carlos Acosta y su compañía, Acosta Danza, presentarán un programa hecho a medida para el Festival Castell de Peralada, la noche del 15 de agosto con una nueva co-producción que llega de la mano de Sadler’s Wells London y Valid Productions y donde el mismo Carlos Acosta bailará dos coreografías: Mermaid, de Sidi Larbi Cherkaoui, y Two, de Russell Maliphant, que ya bailó en el mismo Festival en la edición de 2017. Completarán la propuesta, Imponderable, de Goyo Montero, pieza para doce bailarines inspirada por la música folk del preeminente músico cubano Silvio Rodríguez, conocido coloquialmente como el John Lennon cubano, una pieza aún intutilada también de Goyo Montero para todo el conjunto y para finalizar, Twelve de Jorge Crecis. 

El 29 de abril, coincidiendo con el Día Mundial de la Danza, la bailarina y coreógrafa Sol Picó presentará en el espacio cultural « La Cate Persiguiendo un sueño ». Un espectáculo ideado para acercar la figura de la bailarina y el lenguaje de la danza a la sociedad. 

Con el objetivo de garantizar un buen y cómodo desplazamiento hasta el recinto del castillo de Peralada, por cuarto año consecutivo habrá un servicio de autobús del Festival. Los días con actuación en el Auditorio Parque del Castillo saldrá un autobús desde Barcelona en dirección a Peralada y regreso después del espectáculo. 

Venta de entradas 

Las entradas se ponen a la venta el viernes 22 de marzo, a las 13:00 horas en www.festivalperalada.com y el teléfono 902 374 737.

Creando "La Ballarina de Picasso"



Rebecca Storani (Olga) y Lorenzo Misuri (Picasso).
Foto: Josep Guindo

El ritmo es frenético estos días en el Centre Cultural de Terrassa, sede del Ballet de Catalunya (BNC). Remi Wortmeyer, coreógrafo y bailarín australiano, acualmente principal en el HET National Ballet, hace más de un mes que está instalado en Barcelona trabajando con este joven elenco en el que será su primer ballet completo, «La Bailarina de Picasso». 

Carolina Masjuan

«La Bailarina de Picasso» basa su historia en Olga, bailarina de los Ballets Russes y que fue primera esposa de Pablo Ruiz-Picasso, y única, puesto que nunca se divorció de él. Olga Kokhlova significó un antes y un después en la vida de Picasso, tanto a nivel personal como artístico, ella le cautivó, le inspiró, le motivó, le agobió, le desesperó.... También esta nueva creación no dudamos será un hito y un punto de inflexión para el Ballet de Catalunya, una compañía que se va consolidando, se va conociendo y ya cuenta con un amplio público que la sigue entusiasmado. 

Remi Wortmeyer trabajando con
Lisa-Marie Vervoort. Foto: Sila Avvakum
Charlamos con los protagonistas principales de esta emocionante aventura, que nos cuentan en primera persona algo de sus vivencias personales y nos dan su punto de vista sobre esta producción. 

Elías García, Director Artístico del Ballet de Catalunya, nos explica cómo surgió la idea de una nueva creación y ballet completo a estrenar dentro del marco de la 36 Temporada de Danza del Centre Cultural de Terrassa, para la compañía. « Como bien se sabe, Ballet de Catalunya, empezó hace un año y cinco meses. Empezar una compañía desde cero es una tarea difícil, (encontrar bailarines, sede, teatro, etc). A pesar de este corto recorrido, estamos enfocando nuestro trabajo a producir al máximo para poder ofrecer un producto y sobre todo para encontrar la identidad que la Compañía necesita. Hasta ahora, en estos meses, el Ballet de Catalunya ha producido cinco programas, dos de ellos ballet completo (Don Quijote y El Cascanueces). Con Leo Sorribes, Director General, decidimos alzar el listón y apostar por una nueva producción de Ballet Completo, pero esta vez algo que fuese creado e ideado para el Ballet de Catalunya y de aquí surgió la idea. 

Respecto al porqué Remi Wortmeyer, Elías continúa : «Remi Wortmeyer es un joven coreógrafo y un bailarín con una grandísima trayectoria, actualmente bailarín principal del Het National. En el segundo programa presentado por el Ballet de Catalunya, Tripple Bill, una de las coreografías la firmó Remi, Concierto Mondrian, una coreografía con una gran acogida del público. Remi utiliza un vocabulario muy nord-europeo, que me atrae mucho. Yo, como director artístico, busco en todas las producciones acercarme, aún con pequeñas pinceladas, a lo que es el territorio, pues creo que nuestra cultura puede dar la identidad que la Compañía necesita, para poder diferenciarse de los demás. Remi propuso esta maravillosa historia, Olga, la primera mujer de Picasso y madre de su primer hijo. La historia me intrigó mucho y al descubrirla decidimos apostar por ella y me convenció el hecho de que el protagonista fuera un genio que viene de nuestro territorio». 

Rebecca Storani, Remi Wortmeyer
y parte del elenco del Ballet de Catalunya.
Foto: Sila Avvakum
Y sigue « Como todos los coreógrafos que hasta ahora han pasado por el Ballet de Catalunya, Remi ha tenido completa libertad en cuanto a elección de bailarines. Se hace una audición interna y durante la creación, Remi tiene la plena libertad para cambiar, si necesario, el cast. En caso de duda de Remi yo puedo intervenir, pero como director artístico, lo intento hacer el mínimo posible, el creador tiene que sentirse libre para poder dar el máximo. El nivel de la compañía es extraordinario, y la alquimia que el coreógrafo tiene que conseguir con los bailarines, surge gracias al feeling que éste encuentre en sus intérpretes. Remi ha hecho un gran trabajo, no solo en idear y plasmar coreográficamente una historia como la de Olga, él se ha encargado de diseñar tanto vestuario, como escenografía. Yo he participado como asistente. » 

En cuando a en qué momento se encuentra ahora a nivel artístico la compañía, Elías nos explica « La compañía esta creciendo a pasos exponenciales y empiezo a ver una cohesión entre bailarines. No hay que olvidar la joven edad de la formación. A nivel técnico los bailarines, gracias a los maestros que asiduamente trabajan en el Ballet de Catalunya, Angeles Lacalle y Vincent Gros y cuando el tiempo lo permite, las mías, está alcanzando un alto nivel y gracias a las producciones hechas hasta ahora, a nivel artístico la compañía se esta posicionando en un buen punto, sin perder de vista todo el trabajo que todavía tenemos que desarrollar. Con el Cascanueces y gracias al Centro Cultural de Terrassa donde la compañía tiene sus sede, hicimos un trabajo de sensibilización al público más joven y espero que con el nuevo programa, La Bailarina de Picasso, podamos seguir con este importantísimo trabajo, llegar al máximo de público de todas las edades. Esperando que este programa ayude al Ballet de Catalunya a seguir adelante. 

También tuvimos la oportunidad de compartir una deliciosa velada con Remi Wortmeyer quien nos aportó su visión. 

Instalado por un largo tiempo en Barcelona, ciudad a la que confiesa adorar, debe ausentarse de vez en cuando para asistir a alguna première de sus ballets. Tiene mucho trabajo, ahora mismo tiene 6 encargos de nuevos ballets, uno de ellos para la próxima temporada del HET National Ballet, con quien continúa bailando como principal en Amsterdam, pero ahora está completamente inmerso en esta nueva aventura, con la que se muestra encantado.

Rebecca (Olga) inspirando a Picasso (Lorenzo)
Foto: Josep Guindo
«Fue inmediatamente después del estreno de Mondrian Concerto cuando desde el Ballet de Catalunya me propusieron crear un ballet completo para estrenar el próximo año. Me pidieron que el argumento encajara con la cultura propia de esta tierra, algo en lo que yo coincidía totalmente. Así que emprendí un proceso de búsqueda y encontré la historia perfecta en la vida de Olga». 

«La historia se basa en la bailarina rusa que conquistó a Picasso. Una vez encontrado el personaje, todo fluyó de forma natural, la bailarina, Olga, los Ballets Rusos, todo confirmaba ser el guión perfecto para un ballet, para una compañía del país del genio y para esta joven compañía. Mi ballet no es al 100% fiel a la realidad, me he permitido algunas licencias, así como Picasso interpretaba en sus obras la realidad a su manera, también yo he querido darle mi visión a la historia, aportando alguna pequeña variación. He utilizado flash-back para situar los momentos mentales por los que pasa Olga, el tema de su medicación ante las infidelidades de Picasso y cómo cada amante le inspiraba una etapa distinta en su proceso creativo. Su entorno y sus circunstancias son las reales y los personajes también son los que frecuentó la pareja, así como el desarrollo de la trama se sitúa cronológicamente» 

«Una vez hallado el argumento, pasamos a la selección de la música. Stravinsky, coetáneo de Picasso y relacionado con él gracias a Sergei Diaghilev y los Ballets Rusos, para los que compuso mientras que Picasso participaba en los decorados, era el compositor perfecto para este ballet." 

Rebecca Storani (Olga). Foto: Sila Avvakum
Y de aquí ya pasamos a los decorados y al vestuario. «Sí, yo hice los diseños de todo, me gusta controlar toda la producción, y siempre tuve una clara idea de lo que quería. El presupuesto es ajustado y hemos tenido que movernos para conseguir los elementos necesarios en la calidad deseada, o lo más cerca posible a ella para los tejidos, las reproducciones, etc... Debo agradecer la enorme ayuda que me ha brindado Marina Quera (Directora Adjunta)) en este sentido. Absolutamente todo está inspirado en la época, pero evidentemente el vestuario se ha adaptado para facilitar el movimiento a los bailarines. Los decorados están inspirados en pinturas del genio y pretenden que el espectador se sienta como dentro del cuadro ¡No he visto aún el resultado final pero tengo confianza en que todo estará bien!» 

Respecto al elenco, Remi nos cuenta «Me he encontrado a la compañía con algunos cambios, lo cual es normal, pero en general forman un elenco muy potente y que ha progresado mucho desde la última vez que estuve con ellos. Me siento muy feliz de ver a estos jóvenes artistas crecer en la forma en que lo hacen. Evidentemente para ellos participar en la creación de un ballet, en este caso conmigo, pero podría haber sido con cualquier otro creador, es muy gratificante y lo viven con mucha ilusión e intensidad. Yo ya vine con una idea clara de todo, los pasos, el estilo y la interpretación de cada personaje, etc... Aunque alguna cosa ha cambiado mientras tanto, básicamente sigo con mi esquema inicial. A los bailarines les enseño exactamente lo que quiero y trato de estimularles para que den el máximo de sí mismos, pero si en algún momento hay que hacer alguna pequeña concesión para que ellos se sientan más cómodos o para mejorar la fuidez de la danza, estoy dispuesto a considerarlo. ¡Pero debo decir que han realizado un gran trabajo y estoy muy satisfecho con todos ellos!» 

Lorenzo Misuri y Rebecca Storani. Foto: Josep Guindo
También quisimos saber sobre la experiencia de los bailarines principales : Rebecca Storani (Olga) y Lorenzo Misuri (Picasso) : 

Rebecca Storani (Olga). Sobre el coreógrafo: "Remi, ademas que ser coreógrafo, es un artista muy completo y eso se nota mucho en su trabajo con nosotros. Su cuidado en los detalles y la manera de expresar una emoción con su cuerpo, es increíble. Creo que esto es lo que me quedará más de él y de estas creaciones que estamos haciendo. Su manera de trabajar también para mí es ideal, tienes que estar siempre muy atenta a cada pequeño movimiento que él hace, pero al mismo tiempo hacértelo tuyo, personal. Él, como ya he dicho antes, cuida mucho los detalles y las pequeñas cosas, pero al mismo tiempo te deja espacio para ver cómo puedes hacer tuyo un movimiento sin cambiar la historia. 

Seguramente tengo una oportunidad que no toda la gente pueda tener en la vida, un coreógrafo tan importante y con tanta experiencia que esté haciendo una creación en ti. Es un lujo y un honor para mi, especialmente porque tengo un papel tan bonito, pero al mismo tiempo difícil. Estoy muy feliz de haber sido elegida por él para esta creación maravillosa como es Olga, la mujer de Picasso. 

El personaje: "Debo reconocer que ha sido un proceso bastante difícil, pero al mismo tiempo estupendo. Para interiorizar el personaje, empecé viendo documentales de la vida de Picasso, para conocer bien toda su vida y saber hasta qué punto él se abandonó al amor de su musa inspiradora y futura mujer, Olga. Después he leído unos libros, he visto hasta uno en ruso, que aunque no haya entendido nada, me ha ayudado mucho por sus fotografías de Olga, de ellos dos juntos o hasta diseños que él le hacía, para ver sus poses, sus movimientos, intentando parecerme lo más posible a ella, y haciendo sus movimientos míos y un poco más estilizados que en esta época. 

Rebecca Storani. Foto: Sila Avvakum
Olga es un papel difícil, con cambios de personalidad durante todo el ballet. Empieza como una mujer feliz al hacer lo que le gusta (bailar) y una mujer pura, que conoce a Picasso y se enamora de él. Poco a poco, durante el espectáculo veremos a Picasso coqueteando con otras mujeres y es aquí donde Olga empezará a desfallecer en su carácter fuerte y puro al mismo tiempo. Cuando la persona que más amas sabes que no es la misma que al principio, que no estará siempre a tu lado para ayudarte. Hasta que él conoce a Marie-Thérèse, su futura amante y entonces empieza toda una lucha interna consigo misma, para no creer que sea verdad, hasta su total abandono a la locura por amor. 

Todavía queda mucho por trabajar, pero ya estoy muy feliz por los comentarios que me han dicho: ”has encontrado a Olga”. Cuando bailo, ya siento todo como si fuera real, intento imaginarme toda la historia de verdad y siento el dolor en el pecho, como si me hubiesen hecho daño de verdad." 

El vestuario: "Tendré bastantes cambios de vestuarios, más o menos 4 ó 5 y muy rápidos! ¡En algunos me tendré que cambiar en 1 minuto! Pero será muy bonito porque en cada parte del ballet será un vestido adaptado a la situación." 

Sobre la compañía: Ya pasó un año y medio desde que empezó el Ballet de Catalunya y muchas cosas han cambiado. Yo me siento totalmente otra persona. He tenido la suerte de bailar siempre los papeles principales y eso me ayudó mucho para desarrollar toda la historia que hay detrás de cada personaje. Gracias a la dirección y los coreógrafos que siempre han confiado en mi y me han dado estas oportunidades. 

Cartel publicitario del Ballet. Foto: Josep Guindo
También he trabajado siempre mucho, sin días de descanso y siempre me he dado al máximo y esto claro que me ha ayudado también. Creo que el crecimiento de la compañía tiene que ver también con el número de espectáculos que hacemos y este año ya ha sido mucho mejor que el año pasado, pero es una pena que todavía no se puedan hacer producciones enteras de 10 ó 14 espectáculos como todas las compañías hacen. Porque con los espectáculos la gente gana más experiencia ante el público, se acostumbra a controlar los nervios, el cansancio, la respiración y la energía y así dar un poco más en cada actuación. Espero de verdad que esta compañía crezca cada vez más y que nos den apoyos y ayudas para mejorar las condiciones y tal vez un día ser la Compañía Nacional de Ballet."

Lorenzo Misuri (Picasso). Sobre el coreógrafo: "Cada vez que trabajo con Remi me impresiona su trabajo, su calidad de movimiento, que es fluido pero, al mismo tiempo, dinámico y preciso, para mí éste es el "estilo de Remi" y es un elemento que también he encontrado en su coreografía creada el año pasado para el Ballet de Catalunya (Concierto Mondrian) y en la Bailarina de Picasso este año. Además, otro aspecto importante que quiero destacar, es el gran talento que Remi tiene para explicarnos y transmitirnos a los bailarines de una manera limpia, precisa y clara, la idea que tiene de su coreografía en todos los aspectos. Remi es un bailarín principal con excelente musicalidad y un hermoso movimiento y logra llevar estas dos importantes cualidades, también en sus trabajos coreográficos. 

Cuando un coreógrafo tan importante crea una coreografía sobre ti, es algo muy especial. En Picasso Ballerina, la emoción es aún más fuerte porque Remi no ha creado una coreografía simple, sino todo un ballet con una historia muy compleja e intensa detrás de él. Vivir cada día esta importante creación me ha enriquecido enormemente como bailarín. Gracias a Remi y su coreografía, la parte más verdadera de mí emergió y pude redescubrir el placer de bailar que sientes cuando eres pequeño. A pesar de las dificultades técnicas del ballet, me siento libre cuando bailo y eso es gracias a las enseñanzas de Remi."

Otra imagen de Rebecca y Lorenzo. Foto: Josep Guindo
El personaje: "El rol de Picasso ciertamente no es simple y al ser joven y poco experimentado, al principio admito que tenía miedo de no poder interpretarlo como merecía. Pero Remi inmediatamente creyó en mí y esto fue muy importante para el desarrollo del personaje. Además de a Remi, quiero mostrar mi agradecimiento a Elías García Herrera, quien también me ha ayudado a profundizar y entender mejor a Picasso y su historia, que es fundamental para mí. Espero que la audiencia pueda ver en el escenario no a Picasso, sino a Lorenzo y su alma como Picasso."

Sobre la compañía:  Sólo hace un año y medio que nació la compañía y que yo estoy en ella, pero a mí me parece que ha pasado mucho más tiempo. Eso es ciertamente porque esta experiencia me ha ayudado a madurar como persona y bailarín. Todos quienes trabajan en este proyecto, ponen mucha pasión en él. Tenemos la suerte de contar con excelentes maestros y maître de ballet que cada mañana con su clase, nos animan y nos ayudan a dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos un director artístico, que va más allá de las funciones de director, siempre está presente desde el primer al último ensayo, para sacar lo mejor de cada bailarín. En menos de 2 años de vida ya estamos organizando una producción tan importante como la "Ballerina de Picasso". Este es el "Ballet de Catalunya" y me enseñó que cuando ponemos pasión, amamos y creemos en un sueño, o un proyecto, a pesar de los problemas o dificultades de partir de cero, puede surgir algo tan increíble y especial como esta compañía." 

Muchísimas gracias a todos por su colaboración y por permitir acercarnos y vivir también un poco un proceso creativo cuyo fin será este hermoso ballet que nuestra querida compañía, del primero al último, no dudamos hará suyo y nos va a deparar maravillosos momentos de emoción.

Compra de entradas




Ficha artística

PRINCIPALES:
Olga Khokhlova: Rebecca Storani
Picasso: Lorenzo Misuri
Marie-Therese: Sofia Pagani

SOLISTAS:
Jean Cocteau: Reo Morikawa
Sergei Diaghilev: Lucien Vecchierelli
Coco Chanel: Stanislava Pincekova

SECUNDARIOS:
Colombine: Yuzu Hikosaka
Arlequí: Ryo Sasaki
Pierrot: Clara del Cerro
Acròbata: Yukari Mizu
“Strong man”: Carlos Aquino
Director de la Galeria: Ryo Sasaki
Doctor: Carlos Aquino

CUERPO DE BAILE:
Julia Roca,
Alexandra Urcia
Miho Okamura
Yuzu Hikosaka
Mizuki Tanoue
Anna Ishii
Clara del Cerro
Yukari Mizu
Monica Gomez
Ryo Sasaki
Andrea Marselletti
Lisa-Marie Vervoort
Victoria Aletta
Matilde Ferrari
Elizabeth Cohen
Myrsini Petroutsou
Olivia Sparling
Giuliana Restivo
Flavia Carsillo
Lorenzo Di Stasio

Direcció Artística: Elias Garcia
Autoria i coreografia: Remi Wörtmeyer
Música: Igor Stravinsky
Assistents artístics: Elias Garcia, Chase Johnsey, Vincent Gros, Maria Fernanda Urcia
Producció: Marina Quera
Direcció tècnica i il·luminació: Ricardo Alegria
Disseny d’escenografia i vestuari: Remi Wörtmeyer
Confecció de vestuari: Paula Fecker, Marta Muiños, Gina Nunura, Martina Montorfani
Escenografia: Albert Torres, Andrés Gavilano, Pepe Urcia
Fotografia: Josep Guindo