lunes, 5 de septiembre de 2016

IBStage 2016: la consolidación de un impresionante proyecto

Los alumnos de IBStage en el final de Paquita.
Foto: Josep Guindo

Ibstage ha vuelto a Barcelona y se ha saldado de nuevo con un gran éxito de participación. Durante tres semanas, unos ciento sesenta jóvenes aspirantes a bailarines de unas veinte nacionalidades, han seguido las clases de algunos de los mejores profesores de las más prestigiosas escuelas internacionales, para acabar bailando en dos galas acompañados de grandes estrellas, en un Gran Teatre del Liceu sin casi localidades disponibles

Carolina Masjuan

Como en las ediciones anteriores, el mes vacacional por excelencia ha obligado a muchos veraneantes a pasar unos días en Barcelona para disfrutar de un acontecimiento sin parangón. Tres semanas de clases y ensayos abiertos al público en el Institut del Teatre y dos Galas de un altísimo nivel en el Liceu, han convocado a balletómanos que han aprovechado entusiasmados tal oportunidad.

Nina Botaccin frente al Institut del Teatre
en los días de clases. Foto: Sila Avvakum
Hablamos con Leo Sorribes el director de Ibstage, junto con Xiomara Reyes y Elías García (directores artísticos) y nos comenta que Ibstage se va consolidando gracias al incremento de apoyos que van recibiendo y al interés existente en prestigiosas escuelas, Royal Ballet, English National Ballet, JKO de USA, … que aconsejan a sus alumnos seguir estos cursos en Barcelona. Muchos alumnos también venidos de Japón e Italia y un pequeño, aún, porcentaje de españoles, alrededor de un 35 %.

Además se puede hablar de « público Ibstage » ya que el aforo del Liceu se vendió casi al completo, «calculamos una ocupación cercana al 90 %» nos cuenta Leo y sigue «para el año que viene mi sueño es que podamos hacer la Gala con orquesta en directo».

También hay que precisar que las escuelas de danza cuentan con promociones del 40 % de descuento para buenas localidades en distintas áreas del Liceu para que los profesores y estudiantes locales no tengan que perdérselo por motivos económicos.

Pero Ibstage no son sólo clases de ballet impartidas por los mejores profesores de las mejores escuelas si no que además es una plataforma para que muchos de sus participantes encuentren contratos en compañías tales como: Houston Ballet (Samuel Rodríguez), Royal Ballet (Mª Luisa Ishida), o American Ballet (Paulina Gaski) los tres ganadores de los premios Ibstage 2015. Este año podemos ya mencionar al joven Jarod Curley que va a integrar las filas del American Ballet.

Alessandro Cavallo, Gloria Bengalia,
Alessandra Urcia,... Foto: Sila Avvakum.
Ademas de las numerosas becas ofrecidas, ya sea por el propio Ibstage como por sus patrocinadores, principalmente el Banco de Sabadell, se dan otras oportunidades como las brindadas a Jan Spunda y Kyono Chantal Morin ganadores del Junior OWPD Prix "On Stage With a Principal Dancer", que bailarán un Paso a Dos en la Gala del próximo año para la que están becados y el premio principal OWPD de este año ha recaído en la joven italiana Gloria Benaglia. Ella volverá el año que viene y compartirá escena el el Liceu con alguno de los grandes bailarines invitados.

Respecto a las Galas, hay que remarcar lo absolutamente excepcional que resulta ver a todas estas estrellas compartiendo escenario con los estudiantes. Su generosidad y la grandiosidad de su arte son un ejemplo y un estímulo para las nuevas generaciones que están subiendo con fuerza. Por su parte, los jóvenes bailarines aprenden las coreografías con la posibilidad de bailar diversos fragmentos en los que todos pueden participar. Muy inteligente y original la forma en que se estructura el desarrollo de las galas y la suite del ballet de repertorio, que va variando cada año, Paquita en esta edición. 

Una charla didáctica sobre «Paquita», impartida por la profesora de Historia del Arte de la Universidad de Urbino, Francesca Bottacin, fue un plus del que los estudiantes pudieron beneficiarse y que les ayudó además a «meterse» más en el papel. Cinco pianistas en total, Roberto Infiesta, Ismael Elberdei, Carlis Silva, Rocio Sevares, Oscar Machancose fueron los responsables de asegurar la música de acompañamiento durante las clases.

Lauren Cuthberston en Tchaikovsky PDD.
Foto: Sila Avvakum

Los jóvenes bailarines abrieron la Gala con el habitual  Défilé, coreografía de Elías García y música de Anatole Liadov. Resulta siempre emocionante verles aparecer tan profesionales pese a su juventud y el Liceu todo se contagia de ese entusiasmo e ilusión. El final de la segunda parte es la mencionada suite de Paquita, coreografía de Marius Petipa, con adaptación y puesta en escena de Elías García, Xiomara Reyes y Rinat Imaev y con música de Edouard Deldevez y Ludwing Minkus.

Daniil Simkin y Tatyana Melnik en DQ.
Foto: Josep Guindo
Las intervenciones de los aspirantes a bailarines estuvieron marcadas por el rigor técnico y el entusiasmo. El nivel de los chicos es buenísimo y en las chicas podemos mencionar a Alexandra Urcia encabezando la serie de fouetés del Grand Final, con fouetés simples alternados con dobles para luego ir incorporándose compañeras hasta concluir las series y la sumamente musical y encantadora joven italiana Gloria Benaglia (ganadora del OSWPD) que nos cautivó en su solo en el Adagio.

También deliciosa la pequeña Sarai Omi. No obstante resulta difícil e injusto hablar de los estudiantes porque sinceramente todos y cada uno merecerían que se les dedicara una mención, véase al final la lista completa de quienes actuaron en la Gala y siéntanse todos aludidos cuando les agradecemos esas dos veladas de buen ballet.

Y si cuando hablamos de ballet muchas veces el adjetivo "sublime" acude a nuestra mente, no puedo encontrar en estos momentos un ejemplo mejor para representarlo que la actuación de Ada González como Giselle.

Ada es una de tantas bailarinas catalanas obligada a emigrar. Tras su formación en el Centre de Dansa de Catalunya, del que van saliendo talentos año tras año para integrar las filas de compañías extranjeras, Ada comenzó su andadura profesional en el Ballet de Sibiu, Rumanía, donde al año siguiente ya era su bailarina principal abordando todos los roles del repertorio clásico. Ahora se incorporará a la compañía principal de Rumanía, la Ópera Nacional de Bucharest

Ada González y Xander Parish en
Giselle. Foto: Sila Avvakum
En su intervención en las Galas del IBStage, Ada emocionó a su público con una maravillosa Giselle en el paso a dos del segundo acto, que requiere un gran dominio de la técnica a la vez que una interpretación sensible y emotiva. Su partenaire fue el apuesto Xander Parish estrella del Mariinsky y ambos lograron que más de uno acabásemos con los ojos húmedos mientras aplaudíamos entusiastamente. 

El murciano Juanjo Arqués y Larisa Lezhnina aportaron el toque más contemporáneo con un Paso a Dos de Black Cake de Hans van Manen, coreógrafo que ambos conocen bien por su vinculación con el HET Nacional Ballet, con música de Stravinsky «Historia de un Soldado». Fue una auténtica delicia disfrutar de este coreógrafo que tan poco nos es dado ver por aquí y apreciar su trabajo de la mano de estos dos geniales intérpretes. La respuesta del público corroboró el éxito que supuso incluir este fragmento en la Gala.

En cuanto a las otras propuestas, debemos hablar de alto voltaje con el paso a dos del Cisne Negro de Steve McRae, australiano principal del Royal Ballet y Iana Salenko, bailarina rusa actualmente principal del Ballet de la Ópera de Berlín El Corsario de Oksana Skorik Andrei Ermakov, ellos el domingo nos ofrecieron también Scherezade, coreografía de Agripina Vaganova y música de Ricardo Drigo y el Don Quijote de Daniil Simkin, principal del ABT y querido y admirado en el Liceu, donde ha actuado en varias ocasiones, entre ellas la Gala del año anterior de IBStage, y la joven bailarina rusa Tatyana Melnik estrella del Ballet de la Ópera de Hungría

Vadim Muntagirov en Tchaikovsky PDD. Foto: Josep Guindo
La variación de Kitri en la coda sorprendió por ser diferente a la que se acostumbra a ver habitualmente y nos deleitó por su vivacidad, equilibrios y fouetés con abanico. Pasos a dos habituales en Galas pero cada uno aportando su distinción y unánimemente celebrados por una audiencia rendida a sus pies.

El delicioso Txakovsky PDD de Balanchine nos maravilló de la mano de la musical y encantadora Lauren Cuthbertson principal del Royal Ballet que el sábado, también nos ofreció el Paso a Dos de la Bella Durmiente del tercer acto con Xander Paris. 

Vadim Muntagirov, actualmente principal del Royal Ballet y que también repetía participación, nos volvió a cautivar con su baile elevado y elegante, ya sea como partenaire de Laureen en Txakovsky PDD o con Daria Klimentova, de la que fue partenaire habitual con el English National Ballet, en Mashkovsky Waltz, coreografía de Vasilij Vainonen y música de Maurice Moszkowski, magnífica y desconocida pieza para la mayoría, con portés y saltos espectaculares a la vez que muy musical y que encantó a un público completamente entregado. Daria ya presente también en otras ediciones de Ibstage, fue principal en el English National Ballet y actualmente es maestra de baile en la Royal Ballet School.

Iana Salenko en La Muerte del Cisne. Foto: Sila Avvakum.

Dos solos emocionantes completaron la participación de las estrellas invitadas: Iana Salenko, maravillosa en la Muerte del Cisne ¡qué brazos y qué interpretación! nos dejó sin aliento... y Steve McRae volvió a desbordar energía con su solo de claqué, Something Different, coreografiado por él mismo con música Tap. Fan de esta disciplina tras haberla tenido que aprender por el papel creado para él por Christopher Wheeldon en Alice en Wonderland, su solo en el Liceu desató pasión entre el respetable.

Steve McRae en la coda del Cisne Negro.
Foto: Sila Avvakum
Paulina Waski ganadora del Premio 2015 OSWPD,  no pudo disfrutar de su oportunidad de compartir escena con una gran estrella en las Galas, ya que obtuvo contrato con el ABT y esos días la compañía estaba en París, invitada por el Ballet de la Ópera de París, para bailar en Bastille la Bella Durmiente de Alexei Ratmansky en la que ella ya tiene un papel solista con la variación del Hada Zafiro.

Y no podemos dejar de mencionar al público del Liceu. El público de las Galas IBStage estaba ahí porque ama la danza, la respeta, la valora y forma una comunidad agradecida por tener una oportunidad única en nuestra ciudad y casi se podría decir que en todo el mundo, de disfrutar de un espectáculo con unas estrellas espectaculares y con la pasión y entrega de una juventud llena de talento y llamada a ser las estrellas del futuro. Todos y cada uno de los asistentes -entre los que por cierto cabe mencionar al actual Conseller de Cultura de la Generalitat el Honorable Santi Vila- vibró emocionado y entusiasmado, respetando los tempos, aplaudiendo cuando "toca" y con un saber estar digno de elogio.

Además gracias a la Visual Producer, Carmen Tanaka, las galas se pudieron ver en streaming en directo en todo el mundo con una participación total de unas 12.000 personas. De estas filmaciones saldrán sendos DVD's que estarán a la venta en breve.

Alumnos, estrellas y artífices de IBStage en los saludos
conjuntos tras la función en el Liceu. Foto: Josep Guindo

Un espectáculo perfecto de principio a fin para dos veladas a no olvidar. ¡¡¡Ibstage, os esperamos el próximo año!!!

FICHA TÉCNICA


7 ediciones celebradas de las cuales 4 en Barcelona.
1.093 participantes en total
23 Nacionalidades
94 Profesores

Sponsors 2016

Fundació Banc de Sabadell. Yumiko. Autocars Pujol. Hoel Vilamarí. Restaurant THAI Barcelona y Elx.

Y con el apoyo de : Grand Teatre del Liceu. Diputació de Barcelona. Institut del Teatre. Generalitat de Catalunya (Departament de Cultura). Ajuntament de Barcelona.
..............................................................

Alumnos edición 2016 participantes en la Gala

AIRI FATJó
AKARI SHIBAMOTO
ALBERTO MORALES PéREZ
ALEJANDRO POLO
ALESSANDRO CAVALLO
ALEXANDRA VERONESE
ALEXANDRA URCIA NUNURA
ALICIA SEDEñO ALCáNTARA
ANA FABREGAT ARAEZ
ANITA WOLLEB
ANNA PUJOL
ANNA YEH
AVA QUINN HILZENDEGER
CARLOS LóPEZ MUñOZ
CATERINA BROWN
CATO WILLIAM BERRY
CELIA THOUMASSIN
CHIH-YING CHEN
CHRISTINA HENARES
CLàUDIA GIL CABúS
DáNAE RICO ABAD
DANIELE ARRIVABENE
ELLA KULICKI
ELOISE HAZLEWOOD
EMILY SAMUEL
EMMA PLESNIKOVA
ESTELA COLL PORTELL
FEDERICA BERTANI
FLAVIA MORANTE
GABRIELLE LA MURA
GILLES DELELLIO
GINEVRA ZAMBON
GLORIA BENAGLIA
GRETA MANZATO
HANNA VOGEL
HéCTOR BOTO
HéCTOR ORTEGA GONZáLEZ
IAN BULACK
IRENE ESTEVEZ HERNANDEZ
ISABEL VILA AGUIAR
JAN SPUNDA
JAROD CURLEY
JIACHEN SUN
JOEL SELVA BENITO
JOHN MURPHY
JúLIA MOLERO GODíNEZ
JúLIA PAGèS
KARLA GIOVANNA MONTAñO HERNáNDEZ
KYONO-CHANTAL MORIN
LAIA RUIZ
LAURA TRABALóN
LUCA RIGHI
LUCIE RYSER
LUCINDA STRACHAN
MANAKA KONO
MAR SOLER ESCAFI
MARíA ISABEL TRABALóN
MARIASOLE MEGGI
MARIONA MORANTA CAPLLONCH
MARTIN NUDO
MATTEO GARATTONI
MATTEO VENTURINI
MAX AZARO
MICHELLE LEBOWSKI
MINA SOPHIA SCHüRER
MIREIA REYES VALENCIANO
MURIEL BERMEJO
NICOLáS ALCáZAR SANCHEZ
NINA BOTTACIN
OKADA RISAKO
PABLO GONZáLEZ
PALOMA BERJANO
PAU PUJOL CASTIBLANQUE
PAULA MATEU BORRAS
RENA TAKAHASHI
REO MORIKAWA
SAKI TANAKA
SARA BARBIERI
SARA NATIVI
SARAI OMI
SHAY OTTOLENGHI
SOANA MADSEN
SOFIA ALBERTA BIANCHINI
SOFIA BIRAL
SOFIA VERONESE MILIN
STEFANO MILIONE
TAKUMA NAKANO
VIRGINIA DELLA BALDA
VIRGINIA LENSI
WILLIAM JACKSON BECKHAM
ZOE BLISS MAGNUSSEN





martes, 2 de agosto de 2016

Roberto Bolle & Friends en Peralada

Roberto Bolle en Prototype. Foto: Miquel González - Shooting

La segunda y última propuesta de danza del Festival Castell de Peralada para este verano, ha traído al aclamado y apolíneo bailarín italiano, estrella de la Scala de Milán y del ABT de Nueva York, Roberto Bolle. Junto con los bailarines que le acompañan, este espectáculo levanta pasiones por dondequiera que va, desde su inicio en teatros normales hasta lugares tan magníficos como el Coliseo de Roma, la plaza San Marco de Venecia, la del Duomo de Milán, Arena de Verona, Termas de Caracalla.. y en España ha sido Peralada el lugar elegido.

Carolina Masjuan

Era mucha la expectación creada en torno a un artista poseedor de una belleza que inevitablemente atrae al gran público y más cuando sólo en una ocasión, en Sevilla, pisó hace años España. Así pues, al aparecer en escena ya fue saludado con aplausos y vítores por sus seguidores, algo habitual en muchos teatros pero poco frecuente en nuestro país.

Roberto Bolle en prototype.
Foto: Miquel  González
Consciente de su atractivo físico en el que además destacan unos hermosos ojos azules y un poco en la línea de lo que hiciera Nacho Duato en su día, Roberto Bolle aprovecha su tirón mediático para acercar el mundo de la danza a la gente. Ha colaborado en proyectos con artistas del teatro como Bob Wilson y cineastas como Peter Greenaway. También ha prestado su imagen a campañas de moda. En este sentido, reconoce que su atractivo juega a su favor. "Vivimos en la sociedad de la imagen. Mi poder mediático seguramente tiene que ver con mi físico. La danza se basa en la belleza y la armonía, pero todo eso, sin determinación y sin una sólida carrera detrás no sería lo mismo" dijo en la rueda de prensa que ofreció a su llegada a Barcelona.

El divo abrió la velada en una coreografía creada para él y su lucimiento, Prototype de Massimiliano Volpini con música original de Piro Salvatori y efectos especiales, donde las distintas posiciones del ballet clásico tomaban forma en la pantalla con proyecciones del bailarín y con Bolle en persona y con Bolle multiplicado hasta el infinito. Bolle príncipe de ballet clásico, Bolle Romeo luchando a la espada contra sí mismo, exhibición de Bolle en una coreografía cuyo único fin es precisamente éste: admirar al hermoso hombre bailarín.

No obstante Bolle se supo rodear de un elenco de altísimo nivel en un programa variado, incluyendo distintos estilos, para una gala que fue a más y cuya segunda parte, con un colofón veraniego festivo consiguió que el público saliera feliz y encantado.

Después de la entrada estelar de Roberto, siguió el paso a dos de Christopher Weeldon After the Rain, pieza muy vista en Barcelona ya que ha formado parte del programa de Ángel Corella desde sus inicios junto a bailarines del ABT y del NYCB, con la maravillosa Wendy Wheelan y ya con su compañía con la magnífica pareja formada por Carmen Corella y Dayron Vera. Anna Tsygankova y Matthew Golding, quien por cierto también es conocido del público español ya que integró la compañía de Corella en sus inicios en La Granja, no acabaron de convencer en este sensible paso a dos con música de Arvo Pärt. Tampoco el vestuario ayudaba, ya que un maillot color carne para ella y unas mallas también de este color para él es lo que está previsto y conviene a este ballet para un mejor lucimiento.

Viktoria Kapitonova y Roberto Bolle en Le Grand Pas de Deux de Spuck.
Foto: Miquel Gónzalez - Shooting

Esta misma pareja sí convenció en su segunda intervención: el paso a dos de Don Quijote. Ambos se mostraron totalmente entregados y con gran complicidad ¿son aún pareja? Eso parece, aunque él desde el HET integrara las filas del Royal Ballet donde es bailarín principal y ella permaneciera en la compañía holandesa, también como primera bailarina. Matthew brilló en un Basilio con una muy buena elevación, travieso y juguetón pero siempre elegante y ella con unos equilibrios y fouetés con abanico incluido que desataron la pasión de la audiencia.

Pero si hablamos de virtuosismo y desatar pasiones, no se quedó corto el cubano Osiel Guneo, bailarín estrella del Ballet de la Ópera de Oslo, cuyas proezas técnicas son realmente apabullantes. Tanto como Alí en El Corsario, como sobretodo como Acteón, en Diana y Acteón, su baile fue digno de la gran aclamación de manos y pies (típico en Peralada) que se le otorgó. Su compañera, Sarah Lane, también conocida en Barcelona gracias a que Corella la trajo para que debutara en su Lago de los Cisnes como su partenaire en la noche del estreno en el Liceu y que también allí nos deleitó como Cupido en el Quijote del ABT, si bien como Medora en El Corsario se vio algo insegura, nos brindó una deliciosa Diana en su segunda intervención junto al cubano. Él en sus sorprendentes maneges, pirouettes y equilibrios demostró ciertamente un gran control que no obstante se echó algo de menos en la parte estilística.

R. Bolle y T. Andrijashenko en Proust ou les Intermittences
du coeur. Foto: Miquel González
Los bailarines del Semperoper Ballett de Dresde, Elena Vostrotina y Christian Bauch brindaron una danza de alto nivel en un estilo totalmente distinto: el Duet from New Suite de Forsythe, con música de Johan Sebastian Bach en la primera parte y en la segunda, la pieza Vértigo Maze, de Sting Celis

Los amantes de la danza de contrapuntos y tensiones, de trabajo de suelo y plasticidad, tuvieron aquí una buena dosis y además magníficamente representada ya que el dominio de ambos bailarines del trabajo de ambos coreógrafos es excelente. Fueron también muy aplaudidos lo que demuestra que en la danza tiene cabida un gran registro de estilos y que el público sabe apreciar la calidad más allá del star system.

Dos coreografías de Roland Petit de línea neoclásica, poco vistas en España donde se conocen más sus trabajos con música de Duke Ellington o Pink Floyd, fueron la elegidas por Roberto Bolle para dos de sus dúos. Uno con la deliciosa Viktorina Kapitonova del Ballet de Zurich con la Suite de l'Arlésienne de Georges Bizet y otro masculino con el impresionante Timofej Andrijashenko de la Scala de Milán, dotado de una gran sensibilidad. Este bailarín aportó a este hermoso ballet con música de Gabriel Fauré, que es el Pas de deux de Proust, ou les Intermitences du coeur, el contrapunto perfecto a un Bolle algo más rígido.

Y para el final del espectáculo de nuevo Roberto Bolle y Viktorina Kapitonova con el divertidísimo Le Gran Pas de Deux, de Christian Spuck. Con guiños al Grand Pas Classique, éste es uno de los escasos ballets cómicos que están logrados a todos los niveles.

Viktoria Kapitonova y Roberto Bolle en Le Grand Pas de Deux.
Foto: Miquel González - Shooting

El que ha sido coreógrafo residente del Ballet de Stuttgart durante once años y es ahora director del Ballet de Zurich, ha bordado una pieza con la música de la obertura de la Gazza Larda de Rossini, en la que Roberto Bolle es el bailarín clásico, príncipe por excelencia, mientras que su partenaire ataviada con bolso y gafas, es un desastre de bailarina que hace las delicias del público con sus salidas de tono ya sea con el bolso o con sus deslizamientos por el suelo. Ambos estuvieron compenetrados, divertidos y demostrando una gran vis cómica además de control y seguridad.

Grandes bravos apara ambos que ofrecieron varios “courtain calls” en una gala que si bien muchos temíamos como una más, se convirtió en un espectáculo muy variado y de gran calidad a todos los niveles.

Y como despedida de un público totalmente conquistado, todos los bailarines, con pantalones y camisetas negras ajustadas ellos y vestidos también negros y zapatos de tacón ellas, deleitaron de nuevo al respetable a los sones del swing Sing, Sing, Sing, de Benny Goodman. Luego Roberto Bolle solo en el escenario, bailó el We Will Rock You de Queen.


Descubierto por el mismo Rudolf Nureyev en un ensayo de El Cascanueces, en la Scala de Milán cuando tenía 15 años, ese día el destino de Bolle cambió para siempre. Roberto Bolle & Friends ha conquistado Peralada y el de Roberto, se suma a los grandes nombres de la danza que han bailado en el escenario ampurdanés.


miércoles, 20 de julio de 2016

Energética emoción en Peralada con la Alvin Ailey II

In & Out de Jean Emile. Foto: Toti Ferrer

La primera propuesta en danza para el verano de celebración de los 30 años del Festival Castell de Peralada, se saldó con un éxito total de la mano de los jóvenes bailarines de la Alvin Ailey II, la formación junior de la aclamada compañía con sede en Nueva York. Tres coreografías actuales (2015) más el mítico Revelations (1960), icono de la compañía, nos hicieron vibrar de la mano de sus atléticos y talentosos bailarines.

Carolina Masjuan

El 30 de marzo de 1958 Alvin Ailey y un grupo de bailarines de danza moderna, todos de raza negra, actuaron por primera en Nueva York. La troupe se desplazaba en lo que ellos llamaban “the station wagon tours” un automóvil que conducía un viejo amigo de la compañía, Mickey Board. Sus trabajos incorporaban a menudo temas de su experiencia afroamericana y juntos cambiaron para siempre el mundo de la danza. Desde entonces ha llovido mucho, pero el espíritu de la compañía ha permanecido intacto, esa misión pionera de ser una comunidad cultural extensiva que acerque la danza, ya sea mediante la formación o como espectáculo, a todo tipo de público, sigue siendo su motor.

Something Tangible de Ray Mercer. Foto: Toti Ferrer
Una de sus coreografías estrella Revelations (1960), que supuso un hito en la historia de la compañía, continúa representándose de forma habitual como colofón en sus representaciones a lo largo y ancho del planeta, pero su repertorio se ha ido ampliando e incorpora coreografías de jóvenes contemporáneos. Actualmente la troupe ya no está formada únicamente por bailarines de raza negra, aunque éstos continúan siendo mayoría en las dos formaciones actuales.

Fundada en 1974 como “Alvin Ailey Repertory Ensemble”, dieciséis años después de que la compañía “madre” la Alvin Ailey American Dance Theater (AAADT) presentara su primera coreografía, la actual Alvin Ailey II ha sido dirigida por Sylvia Waters hasta 2012. Bajo su liderazgo, la Ailey II se fue consolidando como una de las más aclamadas y queridas compañías de danza moderna.

Con Troy Powell como Director Artístico, esta joven formación continúa entusiasmando a sus audiencias mediante la fuerza y motivación de unos artistas excepcionales y contratando trabajos de nuevos coreógrafos. Su forma de bailar ha sido definida como “extreme dancing” sus saltos son alucinantes, sus extensiones asombran y su interpretación convence. Ello la ha situado entre las más exitosas del mundo y ha contribuido a crear el “mini-imperio” Ailey con un teatro, una escuela, programas comunitarios y dos compañías. Un sueño, vaya. 


Something Tangible de Ray Mercer. Foto: Toti Ferrer
Con doce bailarines, la Ailey II, es mucho más pequeña que la titular que cuenta con treinta y dos, y sus miembros son más jóvenes, veinte y pocos años como mucho.

In &Out’ de Jean Emile abrió la noche. El norteamericano Jean Emile se graduó en la ‘The High School of the Performing Arts', 'The School of American Ballet' y ‘The Alvin Ailey American Dance Center', es ex bailarín del ‘Nederlands Dans Theater' y de la Compañía Nacional de Danza así como maestro de danza de los castings del ‘Cirque du Soleil' y ‘Franco Dragone productions'. Afincado en Barcelona, colabora en el Casinet d’Hostafrancs como profesor de danza pero es coreógrafo residente de la Alvin Ailey.

Su propuesta combina diferentes técnicas requiriendo bailarines versátiles capaces de asumir las dificultades del ballet clásico pero con la ductilidad de un baile más jazzy. Esta pieza nos sitúa en un mundo adolescente actual, un juego con situaciones divertidas, que les van como anillo al dedo. Energía en estado puro, goce por y para la danza que seduce al público.

In & Out de Jean Emile.
Foto: Toti Ferrer
El paso a dos Gêmeos, de Jamar Roberts, inspirado en la relación con su hermano gemelo y magníficamente interpretado por Lloyd A. Boyd III y Gabriel Hyman, fue una joya que nos mostró el espíritu más tribal de la danza afroamericana. Con aires de hip hop es un diálogo entre ambos bailarines, danza muy física bajo la música de Fela Kuti, grabada en un concierto en directo en que el público acaba tarareando con los músicos. Así acabó la primera parte, con el público totalmente conquistando, tarareando también el pegadizo estribillo.

Something Tangible es una pieza creada por Ray Mercer, ganador de numerosos premios de danza y por sus trabajos en Broadway donde es el coreógrafo de moda. Con los doce bailarines de la compañía en escena, incluye un difícil solo bailado por Jacob Lewis requiriendo gran control y equilibrio y un paso a tres ejecutado por Courtney Celeste Spears, Nathaniel Hunt y Gabriel Hyman, duos y trios de gran dificultad técnica con lifts muy complicados que incluso el resto de bailarines vitoreaban entre cajas.

Los bailarines calzan calcetines con los que se deslizan por el linóleo ataviados con un vestuario contemporáneo al servicio de músculos de acero en cuerpos elegantes y flexibles. Inspirada en las emociones que despiertan y animan el espíritu humano, los bailarines dan forma a distintos momentos que reflejan sensaciones de amor, pasión, miedo, duda,…. Una amplia gama de registros musicales que incluyen a Max Richter, Ólafur Arnalds, Geoff Bennett, así como una creación original de Bongi Duma.

Y para finalizar la aclamada, icónica, magnífica, ‘Revelations’, la creación de danza moderna más representada de la historia desde su estreno en 1960. En el Liceu hace cuatro años la vimos por la compañía madre y seguro que todos quienes asistimos, conservábamos en la retina las imágenes de ese elenco de sensacionales artistas de color ataviados por trajes blanquísimos. 


La Alvin Ailey American Dance Theater en Revelations.
Foto: Nan Melville


La espiritualidad del góspel y el blues, la pasión, la emoción, puestos en escena de forma maravillosa en una coreografía que recoge momentos de la vida de los habitantes de raza negra del sur de los Estados Unidos de América. Una reivindicación de los derechos de los negros y contra el racismo que emociona y entusiasma a partes iguales. La audiencia participa de la fiesta en la parte final con el famoso espiritual "Rocka my soul in the Bosom of Abraham” que se celebra con un bis y desata la euforia.

En los saludos, se ofrece a la compañía un cesto con rosas rojas que Troy Powell, acompañado por algunos bailarines va lanzando a la platea para deleite de todos y sobretodo de algunas afortunadas espectadoras.

In & Out de Jean Emile. Foto: Toti Ferrer
Alvin Ailey (Texas - 5 de Enero de 1931) falleció a causa del sida el 1 de diciembre de 1989 en Manhattan, New York, pero su legado sigue vivo y magníficamente preservado y representado, no sólo por una compañía de bailarines profesionales altamente comprometidos, sino también por una cantera que si bien no podrá integrarse en su totalidad en la compañía titular, no dudamos que seguirá entusiasmando a su audiencia dondequiera que recale.

¡Mucha suerte chicos y gracias por una noche excepcional! Y gracias Peralada una vez más por una magnífica noche de danza y un programa cuidado que además ¡incluye los elencos! Algo imprescindible a nuestro juicio que todos deberían tomar como ejemplo.


sábado, 2 de julio de 2016

Transatlantic del HET National Ballet

HET National Ballet - Year of the Rabbit.
Foto Hans Gerritsen

La compañía holandesa despide esta temporada con Transatlantic, un programa que se compone de cuatro obras creadas por cuatro jóvenes coreógrafos de ambos lados del Atlántico: Justin Peck, George Williamson, David Dawson y Ernst Meisner. “Ballet con una inyección de adrenalina”, así se define en la web de la compañía y así lo percibimos.

Carolina Masjuan

Viven en Nueva York, Londres, Berlín y Amsterdam, aunque comparten la misma pasión: llevar el ballet hacia una dimensión totalmente nueva, siempre con la base de la técnica del ballet clásico. Comparten también juventud y evidentemente su forma de expresarse se nutre de las fuentes de las que han bebido a lo largo de sus años como bailarines, pero todos poseen un lenguaje que les es propio y que francamente no nos defraudó.

CRANE- Foto: Hans Gerritsen
Conocimos la compañía con un clásico, Giselle, del que enlazamos el artículo para quien quiera saber un poco más de su historia en general y de su Giselle en particular Ahora, estuvimos encantados de poder disfrutarla bajo un prisma distinto.

Empezamos con Justin Peck y su aclamado Year of the Rabbit, con música de Sufjan Stevens Enjoy Your Rabbit. Justin Peck, coreógrafo residente del New York City Ballet, es a sus 27 años una estrella de la coreografía, habiendo creado unas veinte obras. Actualmente acaba de cosechar un gran éxito con su primera creación para la ópera de París. Year of the Rabbit, creado en 2012, es su segundo trabajo para su compañía. La partitura original de Sufjan Stevens ha sido re-orquestada por Michael Atkinson para adaptarla al ballet.

Se supone que debe haber un argumento; si lo hay, confieso que a mí se me escapó completamente, pero ¿quien necesita un argumento cuando lo que se le ofrece es danza fantásticamente ejecutada y transmitiendo alegria y felicidad en estado puro? Muy bonito el vestuario, muy americano, recordando ballets de Jerome Robbins, como también lo recuerda la coreografia que bebe asimismo, y mucho, como no podia ser de otra forma tratándose de un bailarín del NYCB, de Balanchine


Con dieciocho bailarines en total, solistas y cuerpo de baile, las formas y figuras creadas por el cuerpo de baile, aunque muy elaboradas, se ven frescas y muy logradas. Se agradece un gran equilibrio entre la participación de los solistas y el cuerpo de baile. Un placer para los sentidos a todos los niveles y una forma de engancharnos absolutamente efectiva. Uno desearía que el ballet durase más porque los treinta minutos pasan volando.


Year of the Rabbit  - Young Gyu Choi.
Foto: Hans Gerritsen
CRANE de George Williamson con música de Donnacha Dennehy, Crane, fue la segunda pieza. El británico George Williamson fue nominado en 2013, a los 22 años, al Benois de la Danse for su Pajáro de Fuego. El HET cuenta con una obra suya que el coreógrafo creó para la compañía joven el año pasado y que supuso un gran éxito, razón por la cual se le encargó un nuevo trabajo para Transatlantic

Una pieza “ciencia-ficción style” tanto por el vestuario como por la música. Penumbra constante en la que los cuerpos se confunden, las formas se desdibujan y resulta difícil distinguir chicos de chicas, sobre todo si no se está habituado al elenco. El trabajo es también rápido y dinámico, siendo las partes solistas las mejores y las que más destacan.

Sigue Merge de Ernst Meisner con la partitura de Lowell Liebermann - Gargoyles, Opus 29. Se trata de un estreno mundial del coreógrafo alemán que fue bailarín de la compañía hasta que en 2013 se hizo cargo de la dirección artística de la compañía junior. Meisner cuenta también con una acreditada reputación como coreógrafo, siendo una de sus piezas más aclamadas el ballet Axiom of choice, presentado en la temporada 2014-2015 en el programa Back to Bach.


Merge - Igone de Jongh y Matin ten Kontenaar.
Foto: Hans Gerritsen

Merge se trata de un paso a dos magníficamente bailado por una bailarina experimentada como es la primera solista Igone de Jongh y un bailarín del cuerpo de baile, Martin ten Kortenaar, acompañados por la exquisida pianista Ryoko Kondo. Martin ten Kortenaar, de veintipocos, aporta toda la fuerza de la juventud en contraposición a la sabiduría y control que transmite Igone. Es realmente una magnífica bailarina que se apropia de la escena mediante su elegancia y saber estar. Los tres, bailarines y pianista se llevaron una muy merecida ovación.

Overture - Sebastien Galtier y Yuanyuan Zhang.
Foto: Hans Gerritsen
Y para acabar el programa, Overture de David Dawson con música de Szymon Brzóska:  Overture.

Con 44 años, David Dawson es el más maduro de los cuatro creadores de Transatlantic. Overture fue creada en 2013 en ocasión del centenario de la creación de La Consagración de la Primavera de Stravinsky. Ballet para dieciocho bailarines, nueve chicos y nueve chicas, empieza con ellos formando filas y acaba igualmente pero con las filas formadas por la original iluminación de Bert Dalhuysen.

De David Dawson, recordamos su Fauno en el homenaje que a los Ballets Rusos se hizo en el Gran Teatre del Liceu mediante el programa del English National Ballet y su Giselle cool por el Ballet de la Ópera de Dresden también en el coliseo Barcelonés. Nada que ver con esta pieza de cincuenta minutos, que, de nuevo, pasan en un soplo. Aquí la referencia clara es Forsythe por cuanto la deconstrucción del clásico es evidente, con unos torsos en rotación y un trabajo de brazos que recuerda al coreógrafo americano. 

Un vestuario electrizante en tonos verdes, amarillos, rosas y naranjas fluo firmado por Yumiko Takeshima, colaboradora habitual de Dawson y ex bailarina de Dresden que hemos visto en Barcelona, además de como Giselle, como profesora en IBStage, con una iluminación muy sorprendente, formada por fluorescentes gigantes blancos, constantemente en movimiento, que parecen ser cuerpo de baile del espectáculo adoptando la alineación de los bailarines, ya sea en el techo, en el suelo, o suspendida a medio escenario.


Overture - Edo Wigden y Jared Wright.
Foto: Hans Gerritsen 
Tanto los pasos a dos como las partes corales son muy exigentes, se requiere muy buena técnica pero también una gran musicalidad y el elenco de la compañía holandesa cumple con nota con estos requisitos. Habría que repetir para poder apreciar mejor la coreografía ya que dondequiera que mires, algo hermoso está pasando. Los dieciocho bailarines brillan en la musical, potente y virtuosa ejecución que requiere la pieza.

Desde luego un placer re-encontrarnos con esta troupe que se puede situar sin dudar entre las mejores de Europa. Un programa variado, una compañía junior, una escuela de danza asociada, un teatro sede de la compañía con una orquesta propia y un público entendido y fiel, o sea, la envidia de cualquier balletómano español.

La Dutch Ballet Orchestra celebra este año su cincuenta aniversario. Desde su fundación en 1965, ha acompañado al HET (Dutch) National Ballet y al Nederlands Dans Theater de forma regular. A través de ella, la música y la danza se unen para formar una maravillosa experiencia, desde el ballet clásico a la danza contemporánea, desde una educación musical al desarrollo del talento.

Su forma de trabajo es única en los Países Bajos. La Dutch Ballet Orchestra, con Matthew Rowe como director principal, consiste en una formación regular de cuarenta y cinco músicos, ampliada en caso necesario por artistas invitados altamente cualificados. Ello otorga a la orquesta una dimensión única: gran flexibilidad, dinamismo y alta calidad.

La misión de la Dutch Ballet Orchestra es lograr la máxima sinergia entre la danza y la música. Haber contado con la orquesta del HET Ballet en directo dirigida por su director titular Matthew Rowe, acabó de redonear un espectáculo vibrante, exigente, vistoso y excitante. Salimos, de nuevo, encantados.


CRANE - Foto: Hans Gerritsen


CAST del sábado 25 de Junio de 2016

Year of the Rabbit
Qian Liu
Kristina Lind
Sasha Mukhamedov
Matthew Pawlicki-Sinclair
Nathan Brhane
Edo Wijnen
6 mujeres: Laura Rosillo, Antonina Tchirpanlieva, Clotilde Tran-Path, Yuanyuan Zhang, Jingjing Mao, Riho Sakamoto.
6 hombres: Martin ten Kontenaar, Remy Catalan, Clemens Fröhlich, Oleksey Smolyakov, Dario Elia, Chanquito van Hoeve.

Crane
4 mujeres: Suzanna Kaic, Emanouela Merdjanova, Aya Okumura, Jessica Xuan.
5 hombres: Anatole Babenko, Jared Wright, Sho Yamada, Daniel Montero Real, Sem Sjouke.

Merge
Igone de Jongh - Martin ten Kortenaar

Overture
Igone de Jongh, Clara Superfine, Milena Sidorova, Jingjing Mao, Sasha Mukhamedov, Suzanna Kaic, Yuanyuan Zhang, Clotilde Tran-Phat, Aya Okumura, Riho Sakamoto, Hanna de Klein, Naira Agvanean

Nathan Brhane, Artur Shesterikov, Vito Mazzeo, James Stout, Edo Wijnen, Sebastien Galtier, Young Gyu Choi, Jared Wright, Daniel Silva


viernes, 1 de julio de 2016

Los Vivancos - Nacidos para Bailar

Elías, Judah, Josua, Cristo, Israel, Aarón y Josué Vivancos.
Foto: Roberto González

La Compañía Los Vivancos presenta hasta el día 5 de Julio en la Ciudad Condal, (Teatro Tívoli) su nueva y esperada producción Nacidos para Bailar.

Cristina Ribé

Esta formación artística se inició en el entorno familiar. Hermanos del mismo padre, tuvieron la suerte de vivir el arte desde niños y siempre apoyados por personas que les amaban de verdad. Su padre, gran bailarín y músico consumado, les inició e inculcó el amor por la danza y fue su maestro.

Josua Vivancos. Foto: Roberto González
Durante su infancia viajaron mucho, lo que les dio una perspectiva amplia y ambiciosa del arte y el espectáculo. Para ellos lo que hacen es más que un trabajo, es una forma de vida que se refleja en todas y cada una de sus creaciones.

Metálica, Deep Purple, Leonard Cohen… los éxitos atemporales de las grandes leyendas de la música se reúnen en Nacidos para Bailar un impresionante espectáculo creado íntegramente por los siete hermanos.

Se trata de una producción en la que danza, artes marciales, humor y virtuosismo musical dan forma a una obra de gran originalidad. En ella confluyen el rock y el flamenco, clásicos como Beethoven o Tchaikovski con conocidas bandas sonoras del cine mundial, la música y la danza con acrobacias en un escenario móvil que ellos mismos transforman a voluntad.

Si por algo son conocidos es por sus increíbles “zapateaos”, disciplina que predomina en el espectáculo y que dominan a la perfección. En muchas ocasiones deriva en “claqué” y ello da pie a que su estilo flamenco se convierta en muy propio y original.

Cuatro de los hermanos Vivancos en su faceta más musical.
Foto: Roberto González
Espectacularidad y gran despliegue de medios, una producción costosa cuyo resultado es muy llamativo. Quizás en algunos momentos puntuales es algo repetitivo, en especial el apartado de robótica que, todo y su originalidad, resulta excesivamente largo. Pero son momentos puntuales que de ningún modo empañan el éxito final.

Muy acertada la escenografía creada por Eduardo García Flama, estructuras metálicas que se transforman para cada una de las escenas, incluso demuestran que los bailarines pueden bailar “zapateao” colgados cabeza abajo.

Una vez más, esta compañía innovadora, ha revolucionado el mundo del espectáculo presentando al público un espectáculo incomparable , impactante rozando en algunos momentos lo insólito.

Josua Vivancos. Foto: Roberto González



miércoles, 8 de junio de 2016

CORELLA Dance Academy: Festival de fin de curso

La Bella Durmiente suite. CORELLA Dance Academy.
Foto: Dayron Vera
Clase Concierto y la Suite de la Bella Durmiente han sido las piezas elegidas por la escuela que dirigen Carmen Corella Dayron Vera, para el festival de fin de curso del tercer año de su centro y que de nuevo han presentado en el Teatre Auditori de Sant Cugat. Si en Clase Concierto la evolución de los alumnos, siempre desde la disciplina y la búsqueda de la perfección, se hace patente, en la Bella es donde se puede apreciar el altísimo nivel de exigencia y la belleza de la puesta en escena, tanto en ejecución como en presentación.
Carolina Masjuan
La CORELLA Dance Academy vio la luz en septiembre del 2012 en Barcelona. Nacida del deseo de los hermanos Carmen y Ángel Corella por fomentar el arte del ballet clásico en nuestro país desarrollando un proyecto integral de formación de alto rendimiento, ha presentado tres ballets del repertorio en sus festivales de fin de curso, más otras piezas de coreógrafos clásicos y neo-clásicos.
Una barra en Clase Concierto. Foto: Dayron Vera
Si el primero fue El Corsario, el segundo fue Don Quijote y ahora es el turno de La Bella Durmiente, en formato de suite pero recogiendo las partes más emblemáticas de este ballet original de Marius Petipa con música de Tchaikovsky y con una puesta en escena para cada acto que, gracias sobre todo a un magnífico vestuario y con la ayuda de proyecciones y sabia iluminación, nos situaban en los distintos lugares donde transcurre la acción, castillo, bosque o salones del castillo.
Se vuelve a presentar junto a La Bella, Clase Concerto que ya bailaron los alumnos en ocasión de la tournée de Ángel Corella con su compañía en el espectáculo conjunto con el violinista Ara Malikian. Crónica de El Corsario y Clase Concerto en Ballet y más aquí 
En Clase Concierto se presenta en escena el desarrollo de una clase que aglutina los años de formación de un bailarín clásico, comenzando por el Grado Pre Elemental hasta el Grado Superior. Con música de Carl Czerny muestran desde el primer nivel, pasando por el trabajo en puntas, paso a dos, danzas de carácter, para las que se incorporan los alumnos de los niveles más avanzados.
Barra de chicos en Clase Concierto. Foto: Dayron Vera
Se trató de una demostración de pasos, posiciones, coordinación y virtuosismo con elegancia y estilo y si evidentemente es con los alumnos de los cursos avanzados donde se hace patente el nivel que se alcanza en la CORELLA Dance Academy, lo que más sorprende y admira es la disciplina y coordinación de los más pequeños. Sin dudar ni un instante, se colocan perfectamente yendo al unísono en sus movimientos de pies, de manos, de cabeza, sentados o de pie. Emocionante contemplarles tan concentrados, dando suma importancia a su actuación, sin ninguna distracción que valga, actuando como un todo compacto. Fue una magnífica presentación que todos comentábamos admirados en el descanso.
Y llegó la Bella Durmiente en la que además de la técnica y la musicalidad, pudimos admirar el desempeño de los alumnos en la pantomima e interpretación del rol.
La Bella Durmiente es uno de los grandes ballets del repertorio clásico, con música de Tchaikovsky, que se caracteriza por su pureza estilística. La CORELLA Dance Academy mantiene la coreografía original de Marius Petipá, adaptada por Carmen Corella y Dayron Vera.
Juan Montobbio en Joyas. Foto: Dayron Vera
Esta adaptación se desarrolla en cuatro escenas:
ESCENA I.- Comenzando con el bautismo de la princesa Aurora en palacio, vemos a las hadas del bosque regalarle sus dones, junto al hada Carabosse, que anuncia que cuando Aurora cumpla 16 años, se pinchará con un huso y morirá. Por fortuna, el hada de las Lilas disminuye el poder del conjuro y Aurora caerá en un sueño profundo.
ESCENA II.- Se festeja el 16 cumpleaños de Aurora y durante la ceremonia, se produce la maldición del hada Carabosse, pero el hada de las Lilas cumple su promesa y sume en un profundo sueño a toda la Corte.
ESCENA III.- Pasados los años, el príncipe Desiré está de cacería y encuentra a Aurora dormida en el bosque, se enamora de ella y la despierta con un beso.
ESCENA IV.- Se festeja la boda de Aurora y el príncipe Desiré, a los que se une toda la Corte
Una Bella que sin faltarle nada se hace corta por la calidad de todo el montaje y por la pasión que ponen los jóvenes bailarines. La puesta en escena es realmente digna de elogio, el vestuario rico y cuidado de una belleza difícil de encontrar incluso en algunas compañías profesionales y sorprende la capacidad con pocos medios, de situarnos en contexto, unas simples proyecciones y una exacta iluminación nos llevan perfectamente al castillo, al bosque o a los salones de palacio.
Joel Selva, Desiré, con las ninfas. Foto: Dayron Vera
Tres Auroras para cada acto, Sonia Rodríguez se marcó un Adagio de la Rosa de altísimo nivel con un muy buen balance y mucha seguridad en las puntas, un gran bravo por ella y para sus caballeros.
El Hada de las Lilas, Christelle Salvà, con una deliciosa pantomima destilando clase por todos sus poros, puesta en valor por su precioso tutú y por su magnífico caballero, el joven Jaume Deulofeu, prometedor bailarín según pudimos apreciar. Las hadas: Victoria O. Casals, Clara Mora, María González, Paula Losada, Laia Ruiz y Alba Semper, estupendas en sus distintas variaciones. Y Carabosse, Joana Peralta, muy convincente en su papel de mala, secundada por sus fieles diablillos.
Víctor González y Carla Yamuza, Pájaro Azul y Princesa Florina.
Foto: Dayron Vera
El delicioso vals, inspirado en la versión de Christopher Wheeldon de las guirnaldas, bailado con precisión por los pequeños estudiantes de la academia, con alguna destacada actuación solista.
En el segundo acto Aurora fue María Ramos y Joel Selva su príncipe Desiré que, arropados por el cuerpo de baile en vaporoso verde bosque y con la mediación del Hada de las Lilas, nos brindaron la parte fundamental de la escena bailando con precisión y entrega.
Y llegamos al tercer acto, con las deliciosas representaciones de los cuentos y por descontado del Grand Pas. Las Joyas nos ofrecieron un baile espectacular pese a su juventud. Juan Montobbio, Airi Fatjó y Carlota de Mattei, estuvieron magníficos tanto en su baile conjunto como en sus respectivos solos. El gato y la gatita, Adriana Calvo y Pau Cuadrado, geniales en su interpretación. 
El Pájaro Azul y la Princesa Florina, Víctor González y Carla Yamuza, abordaron sus difíciles variaciones con gran maestría, mostrándose dignos de la confianza en ellos depositada.
Y Mónica Gómez con Pau Pujol de partenaire nos ofrecieron un paso a dos que fue muy celebrado, sobre todo por los difíciles portés que ejecutaron con una seguridad apabullante. En las codas ambos brillaron con luz propia y como pareja se hizo evidente el gran trabajo y esfuerzo que había detrás. Mónica está lista para volar como profesional, siguiendo los pasos de otros compañeros que ya van colocándose en compañías europeas.
Mónica Gómez y Pau Pujol, Aurora y Desiré.
Foto: Dayron Vera
Un gran trabajo el que se desarrolla en la CORELLA Dance Academy que no podemos más que resaltar y agradecer, esperando que siga dando sus frutos aunque de momento sea colocando bailarines en compañías europeas, con la esperanza de que algún día podamos seguir sus trayectorias con una compañía en Cataluña.
De momento Anna Pujol ha sido la primera bailarina salida de la escuela que ya baila de forma profesional en Inglaterra en el Ballet Cymru del pais de Gales.
Pequeños bailarines en Clase Concierto. Foto: Dayron Vera
Los alumnos contarán en Julio con los cursillos de verano impartidos por Ángel Corella y este año también por Paloma Herrera, para en breve instalarse en la nueva y céntrica sede que están acondicionando en Barcelona.
Ojalá este espectáculo gire, ya que tanto esfuerzo por parte de todos y dado el resultado obtenido, tanto con ese maravilloso vestuario, como el nivel de los alumnos, bien lo merece, por ellos y por el gran público de ballet existente y que tan pocas oportunidades tiene de disfrutarlo.


CORELLA Dance Academy
Especializados en danza clásica, el alumnado puede incorporarse a partir de los 4 en los niveles de Pre-danza, donde se estimula su coordinación, musicalidad, postura y flexibilidad. La Academia dispone de su propio plan de estudios, que se inicia con el Grado Pre-Elemental a los 9 años, desarrollando su formación técnica durante el Grado Medio que culmina a los 16 y dedicando el Grado Superior hasta los 18 años a alcanzar su expresividad y plenitud artística.
El deseo es hacer de la danza un ámbito para la vida.
Danzas de carácter en Classe Concierto. Foto: Dayron Vera
LA BELLA DURMIENTE
Acto l.-
  • Aurora - Sonia Rodríguez
  • Pequeña Aurora - Emma L. Tarragón 
  • Hada Lila - Christelle Salvà 
  • Hada Carabosse - Joana Peralta 
  • 6 Hadas - Victoria O. Casals, Clara Mora, María González, Paula Losada, Laia Ruiz y Alba Semper. 
  • Caballero Hada Lila - Jaume Deulofeu
  • Caballeros - Víctor González, Pau Pujol, Joel Selva.
  • Solistas Garland - Adriana Calvo, Anna Serratosa, Pol  Monsech y Julen Valverde.
  • 2 Niñas Garland - Ainoa Palma y Chloe Süari 
  • Garland - Sofia Lemonnier, Guiomar Yuste y Jana Cervantes, Candela Vicente, Flavia Calderoni, Gala Prats, Cloe Bolopo, Sara Colomer, Sofía Villar, Pau Cuadrado y Quim Oliete.
Acto ll.-
  • Aurora - María Ramos
  • Desiré - Joel Selva
  • 16 Ninfas - Victoria O. Casals, Carlotta De Mattei, Airi Fatjó, Irene Gelabert, Mónica Goméz, María González, Paula Losada, Teo Martínez, Clara Mora, Joana Peralta, Montse Pérez, Alba Puigvert, Alba Semper, Emma L. Tarragón, Laia Ruiz, Carla Yamuza.

Acto lll.-

  • Aurora - Mónica Gómez
  • Desiré - Pau Pujol
  • Princesa Florinne - Carla Yamuza 
  • Pájaro Azul - Víctor González
  • Joyas - Airi Fatjó, Carlotta De Mattei y Juan Montobbio. 
  • Gatos - Adriana Calvo y Pau Cuadrado
  • Niños Invitados – Maria Aulet, Alexandra Biete, Maira Farías, Laura González, Victoria Ibáñez, Nahia Lopee, Ivet Santacana, Anna Solà, Gabriel García, Liam Moore.