sábado, 29 de octubre de 2016

HET Junior Company en el Teatre Auditori de Sant Cugat

Embers de Ernst Meisner. Foto: Michel Schnater

Los jóvenes del HET National Ballet, con sede en Amsterdam, visitaron el Teatre Auditori de Sant Cugat y nos ofrecieron un programa atractivo y variado con el que mostrar todo su talento y gran potencial. Un amplio registro con trabajos de coreógrafos holandeses consagrados, incluyendo una pieza del murciano Juanjo Arqués, coreógrafo asociado a la compañía madre, de la que fue bailarín.

Carolina Masjuan

Habiendo publicado ya en dos ocasiones sobre la compañía titular, Giselle y Trasanlantic, la verdad es que teníamos muchas ganas de conocer el trabajo de los trece bailarines que componen la formación joven. El HET, o DUTCH, Ballet, dirigido por Ted Brandsen y Ernst Meisner, es el ballet titular de Holanda y se ha ganado un lugar entre los primeros puestos del ranking de compañías clásicas (incluye los grandes ballets clásicos en su repertorio) a nivel mundial, por ello no dudábamos que la compañía joven nos permitiría disfrutar de una buena velada de danza, como así fue.

Het Junior Company. Ballet 101.
Hay que agradecer a Sant Cugat su constante apuesta por la danza,con compañías de calidad y programas atractivos.

La HET Junior Company se nos presenta con proyecciones de los jóvenes bailarines trabajando en las salas de clases y ensayos y, asimismo, para dar paso a cada una de las piezas que componen el programa, uno de los bailarines se presenta y en su idioma madre, con subtítulos en inglés, nos explica como se hizo bailarín y nos habla de sus sentimientos e inquietudes. Es muy didáctico y nos hace a estos jóvenes doblemente simpáticos, a la par que nos permite conocerles mejor y apreciar también mejor su danza en escena.

Para empezar, el paso a tres del Corsario. Medora muy buena técnica, con mucho equilibrio en los pasés, piruetas triples y fouetés seguros, rápida en los giros y muy expresiva. Conrad contundende en su expresión y espectacular en sus variaciones. Alí no tuvo un buen comienzo y se nos reveló algo inseguro con algún que otro fallo, no obstante se adivinada al bailarín elegante y muy sólido en los portés que había en él, como se pudo descubrir en alguna otra de las piezas en las que intervino posteriormente.

Trois Gnossiennes de Hans van Manen.
Siguió el solo masculino Ballet 101. Una pieza de Eric Gauthier creada en base a 101 posiciones básicas del ballet clásico. Estas posiciones se las va dictando al bailarín una voz en off que le exige gran destreza y rapidez. Magnífico el joven intérprete y original el final cuando, tras ocho minutos intensos de exigencia corporal máxima, se apagan las luces para descubrir, al volver a encenderse, el cuerpo desarticulado y roto por el esfuerzo. Gran y merecida ovación.

Embers es un duo creado por el coordinador artístico del HET Ballet, Ernst Meisner, para la noche de los museos y estrenado en el Hermitage de Amsterdam. Delicado y sensible paso a dos de cuatro minutos para una pareja sumamente compenetrada en una hermosa danza bajo la música de Max Richter.

Blink cerraba el primer acto. Pieza para cinco bailarines de Juanjo Arqués, también con música de Max Richter sobre La Primavera de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi

Juanjo Arqués con los bailarines en los ensayos de Blink.
Foto: Michel Schnater
Teníamos muchas ganas de descubrirla ya que Juanjo es conocido nuestro por haber visto varias de sus coreografías en galas en su tierra natal, Murcia, y este verano bailando en Ibstage. Juanjo Arqués fue bailarín en el English National Ballet y en el HET National Ballet para dedicarse ahora totalmente a la coreografía, disciplina por la que ha sido reconocido en varias ocasiones y por la que ha demostrado mucho talento. 

Blink es una pieza fresca, divertida, energética y vital, sumamente adecuada para un elenco joven. Fantástico cierre de primer acto, que mereció una gran ovación y bravos.

La conocida pieza de Hans van Manen, Trois Gnossiennes abrió el segundo acto. Una belleza de ballet en forma de duo con la maravillosa música de Eric Satie, que la pareja del junior abordó con gran maestría. Hans van Manen es el coreógrafo holandés por excelencia y su vinculación con el HET permite que sus bailarines conozcan a fondo su estilo y sepan interpretarlo de forma fantástica.

Blink de Juanjo Arqués. Foto: Michel Schnater
Autumn Haze del querido Rudi van Dantzing, tristemente desaparecido hace unos pocos años, es un paso a dos de una belleza sublime con la no menos sublime música del adagio de Barber. El público quedó subyugado por esa sensibilidad extrema y esa perfección de movimientos de gran delicadeza por la exquisita pareja de bailarines.

Y para terminar, la fiesta que representa No Time Before Time, coreografiada por Erns Meisner con música de Alexander Balanescu ¿Quien mejor que el director artístico de la junior para crear una pieza sobre la juventud? 

Sus bailarines tienen entre dieciocho y veinte años y entre todos, ya que los bailarines aportaron sus ideas durante la creación coreográfica, crearon una pieza sobre la aventura de vivir, una vida que se abre delante de ellos y que abordan bailando. Pieza coral para todo el elenco, con clara influencia de Hans van Manen en el movimiento, fue el colofón perfecto a una estupenda velada de danza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada