sábado, 4 de octubre de 2014

Brillante estreno de la Compañía Nacional de Danza en los Teatros del Canal

El pasado 3 de octubre la Compañía Nacional de Danza estrenó en los Teatros del Canal, Clásicos de hoy, I programa del 35 Aniversario de la CND. Como bailarina invitada, Mathilde Froustey, estrella del Ballet de San Francisco.
Mathilde Froustey y Alessandro Riga en Allegro Brillante (Foto: José L. F. Liz)


Lola Ramírez

José Carlos Martínez quiso celebrar el 35 Aniversario de la Compañía Nacional de Danza con un programa dedicado a los Clásicos de hoy. Y para ello contó, además de con su elenco de bailarines, con una invitada de lujo: Mathilde Froustey. La bailarina francesa deslumbró al público de los Teatros del Canal como la fascinante etoile que es. Nacida en Niza (Francia), Mathilde entró a formar parte del Ballet de la Ópera de París, -en cuya escuela había completado su formación-, a los diecisiete años. En 2005 ascendió a bailarina solista y en 2013 entró a formar parte del Ballet de San Francisco, como bailarina principal. Dotada de una virtuosa técnica, Froustey es una intérprete que imprime a cada uno de sus movimientos de un halo sobrenatural que la hace resplandecer en el escenario como una arrogante diosa. La CND comenzó su actuación con el Allegro Brillante, de Balanchine, pieza estrenada por el New York City Ballet el 1 de marzo de 1956 en el City Center of Music and Drama de Nueva York y, más recientemente por la Compañía Nacional de Danza, el 24 de mayo de este año en el Teatro RealAllegro Brillante se caracteriza por lo que Maria Tallchief (la bailarina para la que fue creado el papel principal) llama “un romanticismo ruso expansivo”. El vigoroso ritmo de la música interpretada en esta ocasión por la Orquesta Filarmónica Mediterránea, hace que los pasos parezcan incluso más difíciles, pero el ballet descansa sobre una técnica fuerte, un timing preciso y una respiración del gesto. Balanchine dijo: “contiene todo lo que sé acerca del ballet clásico en trece minutos”. El concierto de piano nº 3 de Chaikovski (1840-1893) fue originalmente escrito como una sinfonía. Pero cuando estaba casi completa, el compositor, no del todo satisfecho, convirtió el primer movimiento en una pieza de concierto para piano y orquesta, para más tarde también alterar el andante y finale que había compuesto.

Yae Gee Park y Anthony Pina en Delibes Suite (Foto: José L. F.Liz)


Yae Gee Park y Anthony Pina interpretan la segunda coreografía del programa, Delibes Suite, de José Carlos Martínez. Sobre la música del compositor francés Leo Delibes (extractos de La Source y Coppelia), el director de la Compañía Nacional de Danza ha coreografiado un paso a dos dentro de la tradición clásica-adagio, variación del bailarín y la bailarina, coda, en el que se divierte citando el arsenal coreográfico de las piezas más complejas, aportando, eso sí, una cierta y sutil ligereza que entremezcla con la vitalidad que le caracteriza.

La última pieza antes del descanso es una adaptación coreográfica de José Carlos Martínez, inspirada en las versiones de Marius Petipa y Rudolf Nureyev. Raymonda, una de las últimas grandes obras de Marius Petipa, despliega sus tres actos en una Edad Media convencional, con héroes que parten a las Cruzadas. En la batalla un caballero, Jean de Brienne, deberá salvar a su prometida Raymonda de las garras de los sarracenos. La última escena, al fin, les reunirá. Este paso clásico húngaro es un extracto del gran divertimento final: el matrimonio de Raymonda y de Jean de Brienne, celebrado en presencia del Rey de Hungría. Del mismo modo que la música toma sus tonalidades exóticas de temas magiares, los pasos clásicos se adornan también de sabores húngaros. Si las piernas bailan en puro estilo clásico, el busto y los brazos adoptan una gestualidad de danza de carácter en la que destaca Mathilde Froustey.

Mathilde Froustey en Raymonda (Foto: José L.F.Liz)

Si las tres coreografías clásicas arrancaron los aplausos del público y algún que otro bravo, la actuación tras el descanso, In the Middle, Somewhat elevated, lo conquistó sin ningún tipo de reservas. La fuerza de este trabajo de William Forsythe consiste en su sencillez: el tema inicial interpretado por la bailarina japonesa Kayoko Everhart, un prodigio de técnica y vitalidad, va en aumento progresivo en relación al número de bailarines, hasta que el resultado del conjunto se transforma en variaciones y pas de deux de creciente complejidad. El aparente desdén de los bailarines contrasta con las rigurosas demandas técnicas que se les exige. Cabe decir además que el título del ballet hace referencia a dos cerezas doradas que penden del centro del escenario y que sirven como una minúscula reflexión sobre el vasto interior de la Opera de París, teatro en el que fue creado este ballet.

Paso a dos de Kayoko Everhart y Toby William en In the Middle (Foto: Jose L. F. Liz)

Para los amantes de la danza, destacar además que durante los quince días que durará este 35 Aniversario de la Compañía Nacional de Danza, podrá verse en el vestíbulo de la Sala Roja de los Teatros del Canal una exposición del vestuario utilizado por la compañía en las sucesivas producciones que ha llevado a cabo.

Teatros del Canal
Clásicos de Hoy (3, 4, 5, 7 y 8 de octubre)
Artista invitada: Mathilde Froustey
Bailarines principales: Kayoko Everhart, Seh Yun Kim, Esteban Berlanga, Moisés Martín, Javier Monzón, Anthony Pina, Alessandro Riga, Lucio Vidal.
Solistas: Noëllie Conjeaud, Emilia Gisladöttir, Jessica Lyall, Natalia Muñoz, Yae Gee Park, Antonio de Rosa, Francisco Lorenzo, Toby William Mallit, Aleix Mañé, Isaac Montllor, Daan Vervoort.
Cuerpo de Baile: Mar Aguiló, Aída Badía, Helena Balla, Lucie Barthélémy, Elisabet Biosca, Eugenia Brezzi, Rebecca Connor, Sara Fernández, Nadia Kahn, Agnés López, Clara Maroto, María Muñoz, Allíe Papazian, Giulia Paris, Nandita Shankardass, Aitor Arrieta, Jacopo Giarda, Erez Ilan, Álvaro Madrigal, Benjamin Poirier, Mattia Russo, Iván Sánchez, Roberto Sánchez, Rodrigo Sanz, Joel Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada