martes, 18 de agosto de 2015

La Sylphide por el Queensland Ballet de Brisbane (Australia)

Yanela Piñera y Qi Huan en La Sylphide. Foto: David Kelly

El Queensland Ballet, actualmente dirigido por el mítico Li Cunxin, actuó por primera vez en Londres, en el magnífico marco del London Coliseum, representando una Sylphide que mantiene el más puro estilo original de Bournonville.
Cristina Ribé
El Queensland Ballet es una joven compañía australiana fundada hace 55 años en la ciudad de Brisbane, al este de Australia. En este tour a Londres ha viajado con sus 35 bailarines profesionales, más 8 estudiantes del Programa Pre-profesional. Al tratarse de una compañía pequeña, cuando representan grandes producciones como la que nos ocupa, les acompañan estudiantes para cubrir los roles del cuerpo de baile.
Qi Huan y Yalena Piñera con las Sylphides.
Foto: David Kelly
En su primera visita al Reino Unido, el Quennsland Ballet decidió brindar una obra familiar a la audiencia londinense. Se da la circunstancia que Peter Schauss puso en escena esta producción de La Sylphide para el London Festival Ballet (ahora English National Ballet) en el año 1979 y fue representada por esta compañía durante muchas temporadas en su sede oficial, el London Coliseum. Este magnífico teatro es el mayor de la ciudad del Támesis y uno de los más sofisticados, rematado por un enorme globo, fue diseñado en 1904 por Mark Matcham y contó con el primer escenario móvil de la época.
Esta joya arquitectónica cuyo interior conserva su estilo eduardiano original, acogió del 4 al 8 de Agosto al Queenland Ballet con la citada producción de Peter Schauss.
Li Cunxin, su director artístico desde hace varios años, es, en sí mismo, todo un mito de la danza. Aclamado internacionalmente por su calidad artística como bailarín, en 2003 publicó su best-seller autobiográfico “ El último bailarín de Mao”, que años más tarde se adaptaría a una película con gran éxito de taquilla. Por expreso deseo de la esposa de Mao Tse Tung, a los once años, Li es alejado de su tranquila y sencilla vida familiar en el campo, junto otros muchos niños y niñas, para ir a la gran ciudad y ser preparado intensa y duramente hasta llegar a convertirse, años más tarde, en el extraordinario bailarín que cautivó al mundo. Es la dura historia de la lucha por un ideal frente a la soledad y la desesperación. En la película, el bailarín del Birmingham Ballet, Chi Cao -al que entrevistamos en Peralada con ocasión de su participación en la actuación del Corella Ballet, en el Festival de Peralada edición de 2012- fue quien dio vida a Li Cunxin. Pueden leer aquí  la entrevista que nos concedió.
Desde su nombramiento como director artístico, Li ha cambiado el enfoque de la compañía incluyendo importantes piezas de repertorio clásico. Es una persona con gran carisma y humanidad , querido y respetado por todos los integrantes del ballet y que ha sabido convertir a la compañía en una gran familia y ello se refleja en la ilusión, en un trabajo bien hecho y en una enorme calidad técnica de los bailarines.
Yanela Piñera y Qi Huan
Foto: David Kelly

Argumento de La Sylphide
James, un joven escocés ya prometido, es amado por una Sylphide a la que sólo él puede ver. El día de su boda, ella se apodera de la alianza de la novia y corre a esconderse en el bosque. El la persigue olvidándose de su prometida. Allí James se encuentra con una vieja hechicera a la que había echado de su casa tiempo atrás y que, deseosa de vengarse, le ofrece un velo. Según ella, con ese velo podrá capturar a la Sylphide. El velo, sin embargo, está envenenado; al caer sobre ella hace que pierda las alas y la vida. Profundamente apenado, James abraza a su amada, desesperado y se da cuenta del engaño y de que la ha perdido para siempre…
Yanela Piñera. Foto: David Kelly
La producción de Schauss, (está basada en La Sylphide original de August Bournonville ; el ballet romántico más antiguo que se representa todavía en nuestros días desde su premier en el Teatro Real de Copenhague en 1836.) es una versión que posee el grácil y característico estilo danés, una danza que se nos imagina sencilla, que no requiere apenas esfuerzo pero que en realidad resulta de gran dificultad, intenso trabajo de pies, baterías, pequeños saltos, jetes. La coreografía es una fiesta de deliciosos allegros ; tanto en los solos como en el cuerpo de baile, es una danza viva que el Queensland Ballet ejecuta con encanto y vigor.
También es una delicia ver los diseños de David Walker, la elegancia sumida en el aurea romántica de la época. La misteriosa mansión escocesa, el místico bosque donde habitan las sylphides, el colorido y bello vestuario, asimismo los diseños de iluminación de Steen Bjarke interactúan con los bailarines formando una simbiosis perfecta.
En el elenco del martes día 24, el rol de La Sylphide fue ejecutado por la bailarina cubana Yanela Piñera quien regaló al público una magnífica técnica así como sus grandes dotes de actriz. Se mostró traviesa y coqueta, triste y alegre, juguetona y atrevida, siempre buscando seducir a su amado con un grácil aleteo y una tenue agitación. Qi Huan, en el rol de James, ejecutó sus variaciones con convicción y ardor, sus baterías fueron claras y limpias, sus saltos altos y convincentes. Al final, él se siente desesperado, ha sido engañado y ha perdido a su amada… a pesar de ser un sueño de amor, un amor alejado del mundo real.
Yanela Piñera y Qi Huan. Foto: David Kelly

Según la crítica del The Times, Debra Craine “ ha sido una vitrina ideal como primera visita del espiritual Queensland Ballet”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada