sábado, 16 de abril de 2016

Kleines Requiem für eine Polka de Aleix Martínez

Patricia Friza en Kleines Requiem für eine Polka. Foto @KiranWest

Kleines Requiem für eine Polka es la nueva propuesta coreográfica del bailarín y coreógrafo Aleix Martínez. La obra se estrena el domingo día 17 de Abril en la Opera Stabile de Hamburgo, dentro del programa de los Jóvenes Coreógrafos del Ballet de Hamburgo.

Carolina Masjuan

El concepto general de la pieza funciona como un puzzle, repleto de pequeñas piezas que aparentemente encajan, pero ¿por dónde empezar? Olores, sonidos, colores que nos transportan directamente a periodos especiales de nuestras vidas, viajando y re-descubriendo nuestro pasado, o nuestro futuro, pero ¿son realmente recuerdos verdaderos?

Patrizia Friza y Marc Jubete
Foto @KiranWest
Entre sueños y realidad, historias que nos contaban cuando éramos pequeños, o personas que hemos conocido, o perdido, estas diferentes colecciones de imágenes, son el punto de partida de la pieza.

Un hombre, una mujer. Un recuerdo de lo que fue, o lo que será. Una imagen difuminada. Una pieza de nuestra vida que fue olvidada, transformada o creada. Reencontrarse, vivir para siempre.

Aleix, siempre inquieto, además de tener una exitosa carrera como bailarín con la compañía de John Neumeier, no deja pasar ninguna ocasión para desarrollar sus inquietudes coreográficas para las que, pese a su juventud, ya ha mostrado un indiscutible talento.

Sobre esta nueva pieza nos cuenta: “Para mi, la partitura musical de Kleines Requiem, für eine polka, no es una composición a la muerte, sino un homenaje a la vida, a la vida más allá de lo material, a la energía que nos crea y nos mueve". 

"El trabajo con los bailarines del Hamburg Ballet, ha sido muy intenso y creativo. Durante meses hemos intentado buscar nuevas formas de lenguaje corporal, lejos de la estética, concentrándonos como primer y fundamental pilar coreógrafico, en la honestidad en cada movimiento. Ellos, los bailarines, han sido, junto con la música, mis grandes inspiraciones para esta nueva pieza, ya que nunca intenté seguir una estructura o contar una historia”.

Y prosigue “Ya desde hacía tiempo después del estreno de "le SURREALISME c'est moi", empecé a interesarme y leer mucho acerca de Freud, descubriendo inspiración sobre temas muy profundos acerca de la mente, el subconsciente y los recuerdos”.

Patrizia Friza, Marc Jubete, Sasha Riva, Lennart Radtke,
Yun-Su Park, Nicolas Gläsmann. Foto @KiranWest
“Empecé a trabajar con la idea de los recuerdos perdidos, subtitulo que sigue al título de la pieza, pero es un concepto muy complejo y no factible con un arte como la danza, ya que lo que se está viendo esta pasando a tiempo presente. 

"No puedo crear una pieza donde diga "ésto pasó ayer o pasará mañana", ya que lo que se está viendo es lo que está pasando en el presente, pero lo que si puedo, es inspirarme en las emociones que me transmiten ciertos recuerdos” nos explica Aleix.


“La obra de Gorecki es muy compleja e interesante. Repleta de diferentes emociones y colores, pasando de las canciones de cuna más melancólicas, a danzas folclóricas estridentes. Esta mezcla musical dentro de una misma partitura, me impactó ya desde un inicio, abriéndome un amplio abanico creativo para interpretar esta obra, dejándome trabajar de manera espontánea y directa, pero al mismo tiempo sin un rumbo claro. Ésta ha sido la magia de el Kleines Réquiem für eine Polka, una reflexión a la vida, tan inesperada y misteriosa, pero al mismo tiempo única y directa. Ahora con ganas de estrenar, y quien sabe, si en futuro llevaré esta nueva creación para España. Una meta a seguir” concluye.

 Patrízia Fiza, Marc Jubete. Foto @KiranWest

Pues así lo deseamos, que su nueva pieza que seguro será un nuevo éxito en su carrera, se programe en nuestro país y en España se pueda disfrutar de su talento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada