jueves, 5 de mayo de 2016

La vida de Coco Chanel interpretada por el Salzburg Ballet


Liliya Markina en el rol de la joven Coco Chanel  (Foto: Christina Canaval)


El ballet Mithos Coco es una producción del Salzburger Landestheater  (Salzburg, Austria), con coreografía original de su director artístico Peter Breuer y montaje musical de Maren  Zimmermann. Se estrenó el pasado mes de Febrero en este mismo teatro con gran éxito de público y crítica. Se basa en la vida de la conocida y polifacética Gabrielle “ Coco” Chanel.

Cristina Ribé
¿Qué se entiende por “mito”? Una persona, una cosa, un suceso que por su singularidad adquiere un carácter legendario. Coco  Chanel  desde muy joven se siente atraída por el mundo de la moda y con su personalidad y fuerza  arrolladoras no cesa de crear e innovar.  Cambió totalmente la estética del vestuario y los perfumes  femeninos  y en la obra se muestra la historia de su vida  tomando la moda como hilo conductor.
Hay tres etapas importantes. La infancia, sutilmente  representada por una niña  y donde vemos que queda huérfana de madre a los 12 años, sin duda ello marcará profundamente a Coco, debe pasar largos años en un internado con lo que ello comporta en cuanto a carencia de cariño; la juventud  Liliya Markina, excelente bailarina llena de fuerza que ejecuta con vigor el rol de Coco en plena efervescencia , y la madurez Anna Yanchuk.

Anna Yanchuk y Josef Vesely (Foto: Ch.C.)

Toda vida, por muy fantástica que parezca a los ojos de los que no la conocen en profundidad, es complicada y llena de momentos tristes, duros y alegres.
Los genios como Chanel  no escapan de las desgracias por ser lo que son. En una de las escenas del Ballet su amor muere de accidente y la protagonista Ana Yanchuk (extraordinaria bailarina de líneas ligeras y marcada técnica) sufre, se desespera, no sabe qué hacer con su vida,  y transmite ese terrible sufrimiento al público que comparte con ella ese tremendo dolor. Pero la vida continua, y la excéntrica y popular Coco se codea con “ la crem de la crem” de la sociedad de la época: desde Winston Churchil a Sergei Diaguilev pasando por Salvador Dalí, Josefina Baker, Igor Strawinsky  o Marlene Dietrich. Es el momento del desenfreno, de la fiesta, de la libertad convertida en libertinaje, el retrato de una época transgresora que, no solamente en el mundo de la moda, sino en los comportamientos sociales representa un cambio abismal muy interesante para el público. Además de disfrutar de la coreografía neoclásica de Peter Breuer y los montajes musicales de Maren Zimmermann, la audiencia se adentra en el mundo de la artista a través de escenas variadas, algunas de ellas muy sensuales. Son momentos frescos sin demasiada dificultad para el cuerpo de baile pero que transmiten el devenir de los acontecimientos con claridad.
Es una lástima que los Pas de deux que la protagonista ejecuta con varios de sus partenaires resulten, a veces,  un tanto repetitivos y quizás por ello largos, sin provocar sensaciones nuevas en el público. De todas formas se trata de  una obra interesante que nos presenta a un personaje clave de la primera mitad del siglo XX que marcó profundamente la moda mundial y hemos de agradecer a Peter Breuer su brillante aportación al conocimiento del mismo.
 
Marian Meszaros y Liliya Markina (Foto: Ch.C)
El coreógrafo Peter Breuer nació en Alemania. Hijo del pianista y director de orquesta Peter Bruno Breuer, vivió desde su más tierna infancia inmerso en el mundo de la  música y enseguida sintió atracción por la danza.
A los 11 años inició sus clases de ballet con Gustav Blank, reconocido profesor de la Escuela Vaganova de San Petersburgo. La danza se convierte en su profesión y después de varios años como solista de importantes compañías alemanas, en 1969 entra como principal en el London Festival Ballet y empieza una meteórica carrera participando en Galas y roles principales en las compañías más importantes del mundo. Sus primeras coreografías aparecen en 1981 para destacados teatros como el Bavarian State Opera Munich, The German State Opera Berlín o el Budapest State Opera. En la temporada 1991/1992 fue nombrado Director Artístico y Coreógrafo del Salzburger Landestheater, cargo que todavía ocupa y desde entonces no ha cesado de realizar magníficas y variadas producciones. Es conocido por su tendencia a crear “Ballets con argumento” (“Orpheus y Eurydike”,”La Bella Durmiente”, “Tchaikowsky”,”Carmen”), así como “Ballets innovadores” ( “Lulú”, “Angels”, ”El Lago de los Cisnes”, “Marilyn”… entre otros.
Peter Breuer recibió la Gran Cruz del Honor del Gobierno Austríaco y justamente el año pasado el Premio Nacional  Alemán de la Danza y el Ballet por su trayectoria y su vida dedicadas a esta disciplina, el premio más importante que se otorga en este país a los destacados profesionales de la Danza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada