jueves, 9 de mayo de 2013

La CND llega a Sant Cugat con su Romeo y Julieta


Marina Jiménez y Aleix Mañé ante el cartel en Valladolid


Este Romeo y Julieta -del que Ballet y más ya se hizo eco con ocasión de su estreno en España, en el Teatro Real de Madrid, lean la crónica de Lola Ramírez aquí-, además de en Madrid, también se ha visto en Valladolid y Sevilla y girará por Santander, Bilbao, Oviedo y Granada. 

Carolina Masjuan


Pep Tugues mostró su satisfacción al poder presentar el estreno en Cataluña del primer ballet completo de la formación, desde que la dirige José Carlos Martínez. Informó, además, que como ya es habitual, la compañía ofrecerá un ensayo abierto al público el sábado a las seis de la tarde y José Carlos impartirá una clase magistral de danza el domingo por la mañana. 

José Carlos Martínez, ex bailarín étoile de la Ópera de París y director desde hace año y medio de la CND, comentó que Goyo Montero fue uno de los primeros coreógrafos españoles a los que contactó después de ser nombrado, mostrando su satisfacción por el hecho de ser este Romeo y Julieta el primer ballet completo con el que se estrenan.


Ensayo general en Valladolid



Se trata, informó José Carlos, de una relectura clásica, muy estructurada y siguiendo la línea de los grandes ballets, con personajes muy bien definidos y con cuerpo de baile, aunque sea una pieza contemporánea. La hermosa partitura de Prokofiev se sigue tal y como fue concebida.

El conductor de la obra es Mab, la muerte. Se va viendo que los personajes no tienen elección, su destino está fijado y no podrán escapar.  Aunque estresante, uno de los alicientes de este personaje, que está siempre presente aunque a veces no se le vea, viene dado por las maneras de morir de los personajes,  que son muy distintas, muy teatrales y muy fuertes. 

"Hay que estar al 100 % tanto física como psicológicamente porque la coreografía es sumamente exigente, las peleas son verdaderas peleas donde todo está muy calculado y puede ser incluso peligroso si alguien se despista o no está con la música" afirma Martínez. “Es muy visual, recuerda west side story, aunque es un ballet oscuro, sólo la parte del baile, con unas telas doradas de fondo, es luminosa”, sigue el director de la CND. 

Aleix Mañé, bailarín catalán de veintisiete años forjado profesionalmente con la CND, es Romeo. Elegido expresamente por Goyo Montero nada más verle, nos comentó que la danza es muy física, llevan mucho tiempo preparándolo y estos tres meses de ensayos han sido muy intensos. Su Julieta es Marina Jiménez con la que el partenariado funcionó muy bien desde el principio.




José Carlos Martínez, director de la CND y
Aleix Mañé, bailarín que interpreta a Romeo,
durante la rueda de prensa en Barcelona



Goyo es muy exigente y la coreografía también, va más allá de la técnica. Físicamente es muy duro para tener ese nivel técnico, pero también a nivel interpretativo es muy intenso, “aunque todo ha fluido de una forma muy natural y ha sido un proceso muy bueno, con muchas alegrías” comenta Aleix. “Me ha ayudado mucho la parte interpretativa, porque si solo fuera pasos y baile, sin nada más, habría sido mucho más duro” sigue el bailarín. “Los personajes están muy bien encuadrados y las situaciones muy bien definidas, no es necesaria la pantomima y no hay necesidad de sobreactuar” nos informa. 

Aleix se muestra muy contento con su trayectoria con la CND porque siempre ha bailado mucho, fuera quien fuera el director. Le gusta esta etapa porque ahora es más versátil, más arriesgado, ya que antes era una compañía de autor y ahora se trabaja Forsythe, Goyo, Ek, ... y se cambia de un estilo a otro. Supone un esfuerzo para el cuerpo, pero a la vez es muy enriquecedor. 

Otra catalana, Elisabet Biosca, tiene un papel relevante, es el personaje doble de Sra. Capuleto/Ama. También ella fue una evidencia para Goyo, porque con gran presencia escénica, corresponde totalmente a este fuerte personaje. “La veréis bailar y la oiréis” nos comenta José Carlos. 

Actualmente la CND está formada por 42 bailarines de los que 30 vienen a Sant Cugat ya que en esta obra interviene todo el elenco, clásicos y contemporáneos. 

José Carlos comenta que sus Enfants du Paradis de momento no se pueden ver porque aún hay contrato de exclusividad con la Ópera de París, aunque sí le gustaría poderlo montar para la CND. En cuanto al próximo ballet largo clásico, sabe que la gente lo espera y están en ello. De hecho, tienen ya un programa clásico, que se estrenó en Terrassa, y hay ideas para un ballet de repertorio, pero aún no hay nada decidido, hay que hacer el estudio de costes, etc... Podría ser en  2014-2015. De momento están girando con este ballet y en Cataluña, estarán de nuevo en Marzo de 2014 en el Mercat, con otro programa. 


Para información sobre las representaciones y vídeo de la obra: ver este enlace.  

José Carlos Martínez dando una clase el día de la danza.

Una vez finalizada la rueda de prensa, tuvimos el placer de compartir una agradable charla con Aleix en la que nos contó sus inicios en el mundo de la danza y cómo consiguió que su familia aceptara su vocación. 

Ya de muy pequeño acompañaba a su padre al “tros”, término que define en muchas regiones agrícolas catalanas, una tierra de cultivo situada más o menos lejos del lugar de residencia. Allí, en lugar de recoger las almendras o dedicarse a otros menesteres para los que se suponía que su padre le había llevado, él se dedicaba a bailar y saltar entre frutales  y campos, disfrutando de la naturaleza en libertad y sintiéndose feliz, sin saber que esa sería su profesión.

Fue tal su insistencia por bailar que finalmente le matricularon en la escuela del pueblo donde, al cabo de cierto tiempo, aconsejaron a sus padres que le cambiaran al centro Artemis de Tarragona. Allí va a clase dos veces por semana pero durante un curso sus padres no le matriculan alegando gastos que no les permiten cubrir la matrícula y las clases de ese año y con la esperanza de que se le pase la afición. Nada más lejos de la realidad, al próximo septiembre el joven insiste en que le matriculen de nuevo y continúa así su formación, en Artemis, el Institut del teatre, el Real Conservatorio de danza de Madrid, ganando premios, certámenes, hasta incorporarse a la CND II y de allí a la I y hasta ahora.

Aleix Mañé en Valladolid.

Con José Carlos es una delicia trabajar, les otorga libertad para aceptar propuestas para impartir clases, asistir a galas, con una gran comprensión que ellos agradecen.

Nos explica Aleix que hay en su familia otra apasionada por el ballet, su prima, quien cuando dejó la danza muy joven para casarse, le regaló sus puntas. Aleix las conservó durante diez años como un tesoro, hasta que unas navidades se las devolvió envueltas como regalo, para gran emoción de ella, sabedora de cuanto esfuerzo, tesón y pasión puso Aleix en su empeño por ser bailarín y como esas zapatillas le ayudaron emocionalmente en su empeño.

Si su madre siempre le apoyó, con su padre, entrenador de fútbol que soñaba con tenerle en el equipo, fue más difícil. Ahora ambos están contentos y si siempre le han ido a ver cuando ha bailado por Cataluña, el estreno en el Real en uno de los roles principales, con orquesta en directo, supuso una ocasión única para desplazarse y vivir ese emocionante momento para todos.

Está feliz, este papel le encanta y desde luego aunque aún no le hayamos visto bailarlo, entendemos muy bien por qué le eligió Goyo. Su físico es el de Romeo, sumamente apuesto, con una mirada dulce y honesta y un trato encantador que no esconde una gran fortaleza de carácter. Un gusto hablar con él y muchas gracias por permitirnos publicar estos breves apuntes, recuerdo de unos deliciosos instantes compartidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada