martes, 18 de septiembre de 2018

Don Quixot. La Compañía Nacional de Danza en el Liceu

Giada Rossi y Yanier Gómez. Foto: Josep Guindo

El Gran Teatre del Liceu abre de nuevo la temporada con Danza. Vuelve la Compañía Nacional de Danza (CND) y esta vez lo hace con el que ha sido el primer gran ballet de repertorio creado para ella por José Carlos Martínez, Don Quijote, que ya vimos en el Teatre Auditori de Sant Cugat, recién estrenado, hace ahora tres años. 

Carolina Masjuan

José Carlos nos contó en la rueda de prensa que aunque se trata de esa misma versión, ha ido introduciendo algunos cambios a medida que lo ha ido viendo, mejorándolo para hacerlo más dinámico y comprensible. Esta es su forma de trabajar, le recordamos en París tras el estreno de su Ballet para la Ópera de París, les Enfants du Paradís, cuando tras una función, se iba grabando a sí mismo comentando las correcciones o cambios que iba a introducir. 

Yanier Gómez flirteando con las amigas. Foto: Josep Guindo
Por cierto que en su primera visita al Liceu nos comentó “...podemos empezar a soñar con nuevas creaciones de las que yo podría ser el coreógrafo y ¿por qué no? Adaptar "Mes Enfants" para la compañía...” . Esperamos que sea pronto porque conservamos un muy grato recuerdo de ella. Pueden leer la entrevista completa aquí

Aunque su versión es fiel a la de Marius Petipa de 1869 y a la de Alexander Gorski de 1900, su propia experiencia como bailarín en París, donde alcanzó el rango de étoile, se inició como coreógrafo y donde bailó la versión de Rudolf Nureyev y la de Mikhail Baryshnikov, le ha inspirado para darle su propio sello, confesando que del primero se inspiró en su complejidad coreográfica y del segundo en su teatralidad y vivacidad. Y aunque su objetivo era basarse más en la del último, el primero fue el que tuvo más peso ya que esa era la que estaba y estará ya para siempre en sus genes.

Cristina Casa. Foto: Josep Guindo
En estos ocho años al frente de la compañía tras suceder a Nacho Duato, lo conseguido por José Carlos es realmente admirable. Él mismo aseguró que no esperaba llegar tan lejos. Y es que partiendo de una compañía contemporánea con sello de autor, ya tienen dos grandes ballets de repertorio, si contamos este Cascanueces que ya están ultimando y que podremos ver en Sant Cugat a mediados de Diciembre -de nuevo Sant Cugat presentando los estrenos de la Compañía Nacional de Danza ¡Gracias!- más la suite del también clásico Raymonda y un potente y variado repertorio neoclásico y contemporáneo. Tras los cinco años de contrato, ahora está en el último año de su primera prórroga de tres años. Otra de otros tres, está pues, confiamos, a punto de empezar. 

Además, la compañía ha ampliado su elenco, ahora cuenta con 50 bailarines, 34 de ellos españoles, lo que le permite venir a Barcelona con tres repartos diferentes. Cada uno de ellos tiene un atractivo especial. En uno se puede disfrutar de la querida y admirada bailarina madrileña, Cristina Casa, tan conocida en Cataluña de su época con Ángel Corella con quien permaneció casi hasta su disolución, cuando junto con su marido el también bailarín de la CND, Ion Aguirretxe, decidieran irse de España para integrar las filas del Real Ballet de Flandes. Invitada por José Carlos para su Don Quijote en el Teatro de La Zarzuela, Cristina decidió volver a Madrid cuando en la temporada siguiente les fueron ofrecidos contratos a ambos. Su partenaire en la noche del sábado, la única en la que Cristina bailó puesto que sale de una lesión, fue Anthony Pina, otro bailarín puntal en la compañía. 

Lucie Barthélèmy e Isaac Montllor. Foto: Josep Guindo

Encontramos también en las filas de la CND bailando sus clásicos, a otros componentes de la compañía de Ángel Corella, los hermanos Sánchez, Toby Mallitt o Helena Balla

Otros bailarines abordando roles protagonistas son jóvenes valores como Ángel García Molinero y Haruhi Otani. Es de agradecer que el Liceu, aunque fuese en el último momento, publicara los elencos, algo que debería ser habitual como lo hace para las óperas. 

María Muñoz. Foto: Josep Guindo
Ángel García, el joven bailarín de 20 años que “casi” debuta como Basilio, puesto que solo lo ha bailado una vez, confesó que es un reto bailarlo y además estrenar en el Liceu. Un reto al que se enfrenta con ilusión y que le parece "un sueño" puesto que desde pequeño quiso interpretar este personaje. Hay que decir que quienes le vieron en Barcelona solo han tenido palabras de elogio para su Basilio

José Carlos explicó "Como proyecto a largo plazo queremos dejar lugar a los jóvenes a la vez que a los veteranos. Esta alternancia dentro de mi ballet hace que viva y que yo también esté motivado para trabajar con ellos" 

José Carlos de lo que se queja es de seguir sin sede estable. "Somos una compañía itinerante. Hacemos 70 espectáculos al año y no podemos hacer más con tanto viaje. Los bailarines necesitan bailar más". Respecto al anuncio de poner en marcha ya el Centro Nacional de Danza que incluye espacio para las sedes de las dos compañías nacionales y un teatro para la danza, “es esperanzador” comentó “aunque es algo de lo que ya se viene hablando hace tiempo”. Amaya de Miguel, directora General del INAEM aseguró recientemente en una entrevista en la Cadena SER: que para ella era su gran prioridad, indicando: "aunque es de una urgencia absoluta, estamos en los inicios y quiero ser prudente, pero tenemos una voluntad decidida, creemos que la danza debe tener el apoyo decidido del INAEM, porque tenemos el talento pero nos han faltado siempre los medios y los recursos para que ese talento llegue a los ciudadanos". Ojala se concrete pronto en hechos. 

Giada Rossi. Foto: Josep Guindo
Respecto al Quijote, el ballet se basa en las Bodas de Camacho, el divertido episodio de la famosa novela de Cervantes protagonizado por los amores de Basilio y Quiteria (Kitri). José Carlos nos comentó que quería aportar mayor humanidad a los personajes y más autenticidad a los bailes. “Sin querer sonar pretencioso, creo que mi versión es la que a Marius Petipa le hubiera gustado hacer en la actualidad” confesó, cuando todo va muy deprisa gracias a Internet y la técnica de los bailarines no tiene nada que ver con la que había en su época. 

Mayte Chico, bailarina de la compañía de Antonio Gades, ayudó a los bailarines en los bailes como las seguidillas, el bolero y el fandango

Su Quijote tiene un aire cinematográfico, como ya tuvieran sus Enfants, aunque claro que ellos se basaban en una película. Pero también aquí se suceden varias acciones a la vez, lo que por una parte puede distraer pero por otra te invita a repetir. En las escenas de la plaza, hay movimiento y muchas cosas suceden al mismo tiempo, como es natural. Otra similitud con Les Enfants es que en el entreacto sigue la función. Si allí Desdémona, moría en la impresionante escalinata de Garnier, aquí Camacho nos invita a su boda acompañado por la fanfarria de bailarines con sus panderetas y danzas. Un momento genial que todos vivimos entusiasmados e incluso algunos recibimos de la mano del simpatiquísimo Camacho de Álvaro Madrigal, una invitación para su suntuosa presunta boda. 

Lucie Bathélèmy e Isaac Montllor. Foto: Josep Guindo
El personaje del Quijote tiene más peso en esta producción, ya que además de imaginar a su amor, Dulcinea, “Le doy la posibilidad de verla, casi de tocarla y hasta puede bailar con ella, en un dúo que he creado de transición en el segundo acto” informó José Carlos. Duo precioso y muy adecuado, que disfrutamos intensamente. También para las dos amigas de Quiteria se han variado las coreografías. 

Nosotros asistimos a la función de despedida de la compañía en Barcelona, la noche del lunes 17. Con un Liceo en el que no cabía un alfiler, como parece que fue en todas las funciones, nuestro elenco fue: Quiteria: Giada Rossi, Basilio: Yanier Gómez, Dulcinea: Giulia Paris, Don Quijote: Jesse Inglis, Sancho Panza: Jesús Florencio, Mercedes: Natalia Muñoz, Espada: Ion Agirretxe, Camacho: Álvaro Madrigal, dos Amigas: Shani Peretz y Lucie Barthélémy, Cupido: Haruhi Otani, Jefe de los Gitanos: Anthony Pina, Padre de Quiteria: José Antonio Beguiristain y Cura: Carlos Faxas por nombrar a todos los roles principales. 

Hemos de decir que la producción es muy bonita, el vestuario de Carmen Granell espectacular, tanto en diseño como en calidad de las telas, que permite ser visto de cerca sin desmerecer, sino al contrario, admirarlo aún más. El elenco se ve consolidado como compañía y destaca mucho en las partes corales. Los bailarines solistas están a la altura, aunque no hagan gala de demasiado fuego de artificio que en un Don Quijote no está de más, por ejemplo los portés a una mano, piruetas más arriesgadas o diagonal del abanico, pero Yanier es un Basilio de buena y limpia técnica con un juego escénico convincente y Quiteria algo fria al principio, fue ganando a medida que avanzaba la obra.

Aída Badía y Juan José Carazo. Foto: Joep Guindo
Cupido realmente delicioso con una Haruhi Otani preciosa. Espada y Mercedes espectaculares, ¡qué placer redescubrir a Ion en un rol de solista y ver como ha crecido artísticamente! Camacho fantástico, no es en esta versión donde se le odia o desprecia, como ocurre en otras, aquí te resulta pícaro y despierta simpatía, Álvaro Madrigal lo consigue muy acertadamente. Dulcinea, el sueño de Don Quijote en un sueño de paso a dos y variaciones. Los gitanos y su jefe, espectacular Anthony Pina, las dos amigas lindísimas y Don Quijote elegante y seductor, merecen destacarse en esta función que cosechó grandes y merecidos aplausos. 

Shani Peretz y Giulia Paris. Foto: Josep Guindo
El Liceu debería francamente plantearse programar más danza clásica si quiere asegurarse llenar el teatro y eso que las entradas no eran precisamente baratas. 

Nuestra segunda compañía Nacional esta vez la de baile español clásico, el Ballet Nacional de España, es junto al Ballet de la Ópera de Lyon todo lo que por esta temporada nos ha programado el Gran Teatre en Danza. Si consultamos su web vemos también a IT Dansa haciendo de relleno para tapar una programación a todas luces insuficiente para un teatro de estas características. 

También nos preguntamos como vemos a IT Dansa, que no deja de hacer una muy buena labor y es un placer verla, pero que no es de recibo ponerla al lado de las compañías consolidadas, y no encontramos al Ballet de Catalunya. Confiamos en que en la próxima temporada se encontrará la fórmula para poder contar con ellos. Van ampliando repertorio y elenco y lo que ya vimos en el Liceu gracias a Ibstage, no desmerece en absoluto, ni mucho menos, en cuanto a calidad a lo visto ahora.

En todo caso, un placer como siempre ver a nuestra querida Compañía Nacional de Danza a la que seguimos desde hace... ¡¡¡treinta años!!! nuestra nueva cita, en diciembre en Sant Cugat con su Cascanueces ¡no se lo pierdan!


miércoles, 12 de septiembre de 2018

Girona en Moviment – Catalunya Dansa contra el càncer

David Rodríguez danza en Gerona.
Foto: Beto Pérez - Dancers of Girona

Septiembre ha empezado fuerte en Catalunya por lo que a danza de alta calidad se refiere. Tras un fin de semana intenso con la clausura de Ibstage y sus impresionantes Galas en el Liceu de Barcelona, ahora la preciosa Girona ha tomado el relevo con unas jornadas intensas de danza solidaria que han incluido diversas actividades a las que el público ha respondido con gran entusiasmo.

Carolina Masjuan

En esta primera edición de Girona en Moviment – Catalunya Dansa contra el Càncer, -hubo un anticipo el año pasado con la Gala “Ballarins de Girona junts contra en càncer” en el Teatre de Bescanó- desde el jueves 6 hasta el domingo 9, se ha acercado la danza a todos los ciudadanos y a quienes se han querido desplazar para saber y experimentar más sobre este arte y además, colaborar en la recogida de fondos para mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer de las comarcas de Girona y sus familias, a través de los servicios que ofrece la Fundación Oncolliga Girona. Algo más de 10.000 Euros se recogieron para este fin. 

Marc Balló. Foto: Manel Díaz - El Beso Photography
Con la conferencia sobre danza y salut a cargo de Laura Llacuna, doctora en biomedicina, coach en salud y psico-neuro-immunóloga, se abrió esta edición. En la conferencia se habló sobre la danza como un arte curativo y terapia integradora, incidiendo en los beneficios tanto físicos como mentales que su práctica aporta. 

También se contó con clases de danza de variados estilos impartidas por profesores invitados de gran prestigio. Talleres y cursos intensivos de danza clásica, contemporánea, Tai-Chi y actividades de baile en la calle. Entre los nombres que han impartido estas clases destaca el del bailarín Marc Balló, actualmente miembro de la compañía alemana Landes-theater Detmold; la bailarina i coreógrafa Sandra Marín, Thierry Deballe y Gerard Arlandes, asesor filosófico y de técnicas corporales para profesionales y empresarios de todos los campos en universidades e institutos de Alemania, Suiza y España. 

La Piazza - Luke Prunty y Reginald Lefebvre.
Foto: Manel Díaz - El Beso Photography
La danza tomó pues las plazas y calles de la ciudad para ir calentando el ambiente para los dos puntos fuertes del Festival solidario: los dos espectáculos que por cierto colgaron el cartel de completo. 

El viernes con La Piazza en el Auditori de la Mercé, vibramos con una producción de danza y música en directo que nos trasladó a una plaza de la Italia de la zona de Nápoles y esas tierras del sur. Las tres músicos y cantantes del grupo musical italiano ASSURD y cuatro bailarines internacionales, Luke Prunty, Francesca Ciaffoni, Alessandra la Bella y Reginald Lefebvre, son los artífices del espectáculo nacido de la fantasía del reconocido coreógrafo italiano Mauro Bigonzetti, Cantata, y que pudimos ver entera hace años en el Liceu con el ahora desaparecido Ballet Gulbenkian de Portugal. 

Los cuatro bailarines de la Gauhtier Dance de Stuttgart donde ha bailado también David Rodríguez, artífice y alma de Girona en Moviment, se sumergieron en ese ambiente festivo de una plaza del sur de italia, donde las parejas disfrutan de las noches de verano bailando al son de esa música potente y alegre. Un regalo también para todos los espectadores que participamos encantados de esa fiesta de la noche estival en una de las ciudades más bellas del Mediterráneo. 

Luke Prunty . Foto: Beto Pérez
Dancers of Girona
Y como clausura de esos cuatro magníficos días de danza, una Gala donde algunos de nuestros fantásticos bailarines que integran algunas de las mejores compañías de Europa, pudieron bailar para sus familiares y amigos catalanes sin que éstos tuviesen que desplazarse allí donde se les estima y valora como merecen, en cualquier lugar del resto del mundo menos en su tierra, donde son unos auténticos desconocidos, al menos para el gran público. 

Bailaron de forma totalmente desinteresada para una audiencia numerosa que llenó el Teatre Municipal de Girona. Recinto que se quedó pequeño para complacer a todos aquellos que querían asistir, agotando localidades muchos días antes del espectáculo. Era un acto benéfico y ellos no dudaron en acudir a la cita de David para colaborar en tan noble empeño solidario y además tener el gran placer de bailar en casa. 

Una organización impecable teniendo en cuenta todos los detalles, con una presentación de artistas y piezas una hora antes del espectáculo, en el salón del teatro habilitado para tal fin, por parte de unos excelentes: Dani Cortada y Anna Pérez bailarines ambos y ahora docentes, para que todo el mundo, independientemente de la información facilitada en el programa de mano, supiera qué iba a ver y profundizara en las trayectorias de los bailarines catalanes invitados.

Y una cena solidaria post-gala para deleite de familiares, amigos y admiradores de los artistas, que permitió a todos departir, comentar y celebrar conjuntamente el éxito de una noche mágica. 

Yvonne Slingerland y Roger Cuadrado. Foto: Manel Díaz
El Beso Photography
Los artistas se muestran encantados de haber podido coincidir con otros compañeros en su tierra y bailar para los suyos, incluidos abuelos u otros familiares a quienes por las circunstancias que sea, les es casi imposible desplazarse para verles y que no dudan en hacer grandes sacrificios para aprovechar la magnífica oportunidad de bailar en casa por una causa solidaria. 

Es el inicio de temporada en esas grandes compañías en las que ellos bailan. Yvonne Slingerland, a quien ya conocíamos de su época como bailarina en la compañía que Ángel Corella trató sin éxito de conservar en Catalunya, llegó de Amsterdam de madrugada, sin haber podido dormir ya que la noche antes se hizo la presentación de la nueva temporada con un acto en el que se bailan extractos de los ballets que se representarán a lo largo de ella, acto seguido de un cocktail para sponsors y mecenas donde los bailarines participan.

Habían ensayado con el que muchos años antes habían coincidido como estudiantes en el Institut del Teatre, Roger C. Cuadrado, quien actualmente, después de unos años en el Ballet de Stuttgart, integra las filas del Ballet de la Ópera de Praga. Ensayos en vacaciones este verano en Sitges y en Amsterdam donde Roger acudió ya que la dirección del HET cedió salas a Yvonne para que continuaran ensayando la preciosa pieza neoclásica que nos ofrecieron, IN 2 de Fabio Adorisio.

Aleix Mañé y Dan Vervoort. Foto: Manel Díaz
Dancers of Girona
Así como a Yvonne habíamos podido verla en esa época con Corella, a Roger no habíamos podido verle más, ya que en nuestros viajes a Stuttgart no habíamos podido coincidir. Recordándole tan joven como estudiante en el Institut fue un placer inmenso descubrir al gran bailarín en que se ha convertido. Con un físico espectacular y unas condiciones al servicio de una danza bella, fue una delicia descubrirle como bailarín y partenaire de Yvonne. 

Ada González y Stefan Mester. Foto: Manel Díaz
El Beso Photography
Mucho neoclásico, algo de clásico, más de contemporáneo, un poco de danza española/flamenco, de danza sufí y de Burlesque, en una Gala variada que satisfizo a todos, fuera cual fuese el estilo preferido. 

Clásico puro de alto nivel con una preciosa Odette, el Cisne Blanco, que fue la barcelonesa Ada González llegada del Ballet de la Ópera de Bucarest con su partenaire Stefan Mester. Ellos, compañeros en la compañía, se conocen bien y se complementan perfectamente. La belleza de ese adagio bailado de forma sublime, conquistó a la audiencia en la única muestra clásica de la noche. 

A la bailarina de Sant Fruitós del Bages, Alba Victòria Nadal, también la acompañó un bailarín de su propia compañía, el Royal Danish Ballet, Tobias Pretorius, ellos bailaron dos pasos a dos, el impresionante Infra que Wayne McGregor creara para el Royal Ballet y Unravel de Kristian Lever. Espectaculares en estas piezas que dominan y les son queridas dentro del repertorio de una compañía que a pesar de beber, respetar y preservar el legado del gran Bournonville, no prescinde de dar paso a los nuevos coreógrafos actuales, por el bien de sus bailarines y de su público que, como en todas partes, aprecia la variedad. 

Alba Victoria Nadal y Tobias Pretorius.
Foto: Manel Díaz - El Beso Photography
Tanto Alba como Ada ya han sido invitadas en otras ocasiones, por ejemplo en las Galas Ibstage, ellas son por tanto más conocidas del público, pero las ocasiones son pocas y la tierra llama mucho, por tanto, generosas también, cuadraron agendas y aquí estuvieron para alegría nuestra. 

El catalán Carlos Romero acompañado de la madrileña Tania Martín, llegados ambos del Ballet Nacional de España, nos ofrecieron una muestra de su espectáculo Mudanza Show. Danza española y flamenco refinados y fusionados, que impactaron por su fuerza, elegancia y fuerte presencia escénica. 

Débora Maiques, llegada del Ballet de Basilea tras haber formado parte durante unos años de la Compañía Nacional de Danza cuando la dirigía Nacho Duato, creó un solo específicamente para esta Gala. Su emoción al poder bailar en casa tras largos años sin poder hacerlo, la estimuló a crear una pieza sobre la nostalgia. Nº 391, el número de su casa de la infancia, recuerdos entrañables que en su solo compartió con la audiencia al son de la hermosa música de Vivaldi y Max Richter.

Débora Maiques. Foto: Manel Díaz
El Beso Photography
Débora nos confesaba que en el Ballet de Basilea los catalanes son un “clan” que además parece estar garantizado ya que son varios los alumnos catalanes becados para integrar su prestigiosa escuela, uno de ellos Carlos López del que hablamos hace poco en Ballet y más.

Aleix Mañé, el bailarín de Tarragona que integraba hasta esta temporada la Compañía Nacional de Danza, bailó con su compañero en la misma formación Dan Vervoort. Su ¿Hasta Donde? De Sharon Fridman dejó a la audiencia sin respiración, literalmente. Como ellos también parecían no poder respirar al acabar su actuación. Un paso a dos de una fuerza y potencia descomunales que requiere a los artistas máxima concentración. Nunca se separan, siempre están haciendo portés, siempre juntos, rodando, sosteniéndose, alzándose uno a otro.

Lástima de iluminación tan escasa ¿por qué hoy en día la mayoría de coreógrafos contemporáneos piden tan poca luz en sus piezas? Pero en todo caso la disfrutamos y celebramos enormemente, ambos estuvieron inmensos y siempre es un placer re-descubrir a nuestro querido Aleix en un registro distinto.

Anna Roura. Foto: Manel Díaz
El Beso Photography
Con Anna Roura nos trasladamos a un Cabaret para disfrutar de un burlesque que es parte de su espectáculo Roxanne. La bailarina nos sorprende apareciendo acompañada por un admirador (muñeco que ella misma articula) para, en un juego seductor que no desprecia el clásico con puntas, sumergirnos en ese mundo canalla que ella adora y en el que está ahora sumergida en su periplo artístico. 

Marc Balló por su parte bailó su pieza Amb pressa, pero sense pausa. Un solo contemporáneo también espectacular por su fuerza y potencia. Se da la circunstancia de que Marc también participó en Girona en Moviment en calidad de profesor de contemporáneo habiendo tenido sus cursos una gran aceptación y participación. Marc ya había participado en la Gala del año pasado en Bescanó. 

Virginia Joëlle López, quien también estuvo en la gala anterior, es una bailarina catalana especializada en la danza oriental, pérsica clásica, danza flamenca y ballet clásico. Acompañada por música en directo por parte de: Pedro Burruezo, Maia Kanaan, Aniol López y Jordi Ortega, las danzas de los países árabes en las que está especializada, brillaron en el escenario del teatro gerundense con su movimiento elegante y su gran dominio de esa técnica exigente. La belleza del movimiento de su torso, brazos y esos giros impresionantes que parecía nunca iban a acabar, hechizaron al espectador. 

Virginia Joëlle López y sus músicos.
Foto: Manel Díaz- El Beso Photography

Cabe destacar el deseo de David Rodríguez de incluir entre los grandes artistas catalanes partipantes en la Gala a una representación del recién nacido Ballet de Catalunya. No pudo ser, ya que después de Ibstage, de donde nació la compañía y donde sus bailarines participaron de forma activa y con una agenda cargada de retos y desafíos, con algunos bailarines ausentes por participar en Galas o concursos coreográficos fuera de nuestras fronteras – por cierto el joven bailarín y coreógrafo italiano Lorenzo Missuri ganó un importante premio en Sicila- la joven Alexandra Urcía no pudo finalmente estar presente en esta edición. Confiamos verla en una próxima o aún mejor ver a la compañía en el Teatro Municipal de Girona, con uno de sus programas que tanto éxito cosechan dondequiera que se presenten. 

David Rodríguez y Luke Prunty en Peace, Peace, Peace.
Foto: Manel Díaz - El Beso Photography
De hecho David es discípulo de la compañía del Ballet del Gran Teatre del Liceu ya que su maestra, aquella que le transmitió su pasión por el ballet y quien le impulsó en su carrera profesional, María Elvira Buck-Gili, fue bailarina de esa compañía en la época del Mestre Magriñá, igual que las maestras que ahora lo son del Ballet de Catalunya, heredero de esa tradición, Glòria Gella y Ángeles Lacalle, lo fueron también en su día. 

Y hemos dejado para lo último a David Rodríguez ¿qué decir de David que pueda expresar lo que este bailarín y coreógrafo transmite? Sinceramente creo que no hay palabras para hacerlo. La grandeza de David no es sólo por su inmensa capacidad y calidad artística, que desde luego la posee, es sobre todo por la grandeza de su calidad humana, acompañada por una gran inteligencia y capacidad organizativa. 

Carlos Romero y Tania Martín. Foto: Manel Díaz
El Beso Photography
David seduce a todo el mundo por su trato amable y cercano, su transparencia, su entusiasmo, su capacidad para encontrar soluciones, su sentido práctico y su enorme generosidad. Todos los asistentes, de forma unánime, aclamaban a este artista gerundense que, de ser otro desconocido más, se abre paso de forma firme e imprescindible en el panorama de la danza en Catalunya. 

David, como artista, nos deleitó con un delicioso solo en “I found a Fox” coreografía de Marco Goecke y que él baila en la que ha sido su compañía hasta ahora, la Gauthier Dance de Stuttgart. La calidad de su movimiento, elegante, sencillo, sublime, como es él, nos llegó y llenó, de forma suave y amable pero intensa. Un placer para los sentidos. 

La segunda pieza, ésta coreografiada por él mismo y bailada con su compañero desde que hace años coincidieran en la escuela de Béjart en Lausanne, el australiano Luke Prunty, fue un canto a la paz y a la libertad. Con música de Pau Casals, inlcuyendo algunas partes de su famoso discurso ante la ONU y con fragmentos grabados de la cantante Sylvia Pérez Cruz, Peace, Peace, Peace, fue el colofón perfecto a una Gala donde emoción, belleza, altruismo, generosidad, solidaridad y pasión, se vieron recompensadas por los 10.000 euros recaudados que fueron ofrecidos por David a la presidenta de Oncolliga Girona, Lluïsa Ferrer.

David con todos los artistas asistentes ultimando los detalles de la Gala
Foto: Beto Pérez - Dancers of Girona

La belleza del baile, la elegancia de ambos bailarines, la fuerza de la música, acompañados por el mensaje que se desprende de esta pieza que se ha presentado en Stuttgart con gran éxito, hizo que el público la celebrase y vitorease al ritmo de las proclamas pidiendo libertad para los presos políticos y exiliados catalanes. 

Un proyecto fantástico que ya se ha hecho realidad y que va a tener continuidad dado el compromiso de todos los involucrados que no han dudado en darle apoyo: la Fundación que David Rodríguez ha creado, la Fundación Oncolliga, el Ayuntamiento de Girona con su fantástica alcaldesa Marta Madrenas al frente y evidentemente de los bailarines que bailan de forma gratuita y el numeroso público que responde entusiasmado. 

Unos días intensos que todos hemos vivido con gran emoción e ilusión. ¡Muchas gracias David, no faltaremos a la próxima edición!


martes, 4 de septiembre de 2018

Ibstage 2018: Décima edición y celebración especial

Ibstage 2018. Ensayo de El Corsario. Foto: Sila Avvakum

Ibstage celebra su décima edición. Cinco años en Italia y cinco en Barcelona. Han pasado ya las tres semanas del curso y la clausura vuelve a celebrarse con las Galas en el Liceu. Unas galas especiales ya que este año cuentan con la presencia del Ballet de Catalunya, la compañía surgida gracias a Ibstage. 

Carolina Masjuan

Antes de comentar las Galas, una reflexión: pensamos que el Liceu debería estar muy agradecido de que Ibstage le elija para celebrar esta clausura de curso. Con una programación en danza tan pobre, programando un Ballet que hace ya cuatro años se pudo ver en el Teatre Auditori de Sant Cugat cuando la misma compañía estrena una nueva gran producción que, de nuevo, adelantándose al Liceu, se podrá ver en diciembre en Sant Cugat e incluyendo el curso de formación de IT Dansa como compañía programada dentro de la temporada, contar con estas Galas le aporta un plus de muy alto nivel, con unas funciones que todos, espectadores neófitos y avezados, celebran y aplauden unánimemente. 

Martí F. Paixà y Elisa Badenes.
Foto: Josep Guindo
Y dicho esto, entremos en materia. Para las Galas de este año de celebración, los alumnos participantes en el curso nos han ofrecido algunos fragmentos de dos de los ballets de repertorio presentados en pasadas ediciones, Paquita y El Corsario. Como es habitual, se ha comenzado con el Defilé en el que todos se presentan y el público les recibe encantado y con emoción. 

Las intervenciones de los estudiantes en los ballets, se presentan con entradas en grupos que nos ofrecen diversas variaciones para acabar en un gran final con todos en escena componiendo un conjunto espectacular. Ya sea en los saltos, como en las piruetas, como en cualquier otro desafío técnico, alto, ya que el curso es para alumnos que ya poseen un buen nivel, ellos y ellas se crecen y cumplen. Y todo está hecho con tan buen gusto y se percibe tanta emoción, alegría e ilusión, que el público no puede más que contagiarse y vibrar con ellos compartiendo esos sentimientos. 

Hay competencia, pero siempre dentro del respeto y la camaradería. Las lágrimas por la despedida tras tres intensas semanas juntos trabajando tantas horas sin descando, aprendiendo, creciendo, nos muestran los lazos que se crean entre estos jóvenes llegados de todas partes del mundo. 

Alumnos de Ibstage en Absence of Light de Luisa María Arias
Foto: Aleix Alexandre @aleix_a_m en Instagram
Las Galas son para los estudiantes y sus familiares, maestros, escuelas y amigos, claro, pero también, por descontado, para todos los balletómanos del mundo. Es un espectáculo que nunca defrauda y que puedes recomendar y animar a seguir porque sabes que siempre, todos, salen encantados y agradecidos por haberles informado. 

Este año un grupo de Instagramers Influencers han ido siguiendo ensayos y galas desde dentro. El feedback que dan no puede ser mejor. Muchos de sus seguidores les han pedido información acerca de como asistir a la Galas y los numerosos asistentes han quedado admirados. Para algunos ha sido su primera vez con el Liceu y con el ballet y aseguran que repetirán. 

Hay que destacar también la intevención de los alumnos en una pieza contemporánea de la bailarina y ahora coreógrafa Luisa María Arias, que tanto admiramos y seguimos con la Compañía Nacional de Danza de la época de Nacho Duato. Su Absence of Light es simplemente magnífica, con una sabia elección de la música, algunos solos y duetos de gran belleza y unas espectaculares partes corales que los jóvenes bailarines resolvieron magníficamente. ¡Un gran bravo para todos! 

Y en cuanto a las estrellas invitadas, como siempre el nivel fue alucinante. Gracias, gracias, gracias, Ibstage, por permitirnos descubrir a estos magníficos bailarines que de otros modo sólo descubres viajando. 

Igor Svirko. Foto: Josep Guindo
Nuestro queridísimo Martí Fernández Paixà vino esta vez acompañado de la Primera Bailarina en su compañía de ambos, el Ballet de Stuttgart, Elisa Badenes. De ellos hemos hablado en repetidas ocasiones en Ballet y más, les hemos entrevistado, hemos viajado para verles en tomas de roles en importantes ballets de repertorio y tenerles ahora aquí con el precioso y exigente paso a dos de Arcadia emociona y se agradece. Sus hermosos cuerpos de líneas magníficas se funden en armonía con la música ofreciendo formas de gran belleza y plasticidad. Martí también nos obsequió el sábado con un solo Ssss... de Edward Clug. Pudimos hablar con ellos un momento y evidentemente están encantados de bailar en este hermoso teatro y muy agradecidos a Ibstage por la oportunidad. 

Martí nos confesó que pese a estar invitado a participar en espectáculos que bailarines catalanes o programadores de aquí organizan para mostrar el talento local al público, muchas veces tiene que renunciar ya que está muy ocupado en su teatro. Es muy joven pero ya es solista y al paso que va, con tantos roles protagonistas en los mejores ballets, seguro que no tarda en ascender. Confesó que sí que hay previsiones de que en la nueva temporada asuma nuevos papeles de principal, entre ellos el que es su rol preferido ¿cual será? Nosotros nos hacemos una idea ¿acertaremos? No puede decir más, de momento hay que ser discreto, pero ya nos enteraremos y por poco que podamos, volaremos de nuevo a Stuttgart ¡qué remedio!. 

Anastasia Limenko.
Foto: Sila Avvakum
Quien también repitió visita fue nuestra adorada Anastasia Limenko primera bailarina del Stanivlasky de Moscu que actualmente dirige Laurent Hilaire, lean nuestra entrevista aquí. Nos fascinó de nuevo, esta vez como Cisne Negro, con el magnífico bailarín ruso, Igor Tsvirko que del Bolshoi se ha ido como Principal al Ballet Nacional de Hungría. Nivel apabullante ambos y muy buen partenariado, porque aunque sea su primer Black Swan juntos, se conocen ya que Bolshoi y Stanivlasky están muy cerca y todos los bailares se comunican mucho entre ellos. 

De la Ópera de París llegó una de sus más aclamadas étoiles Myriam Ould-Braham que bailó con Istvan Simon de la Ópera de Dormund. Myriam dio una lección de classe y elegancia con su Cisne Blanco y de etereidad con su Giselle en la función del domingo. Un sueño de romanticismo llevado a muy alto nivel. 

Polina Semionova -ella sí que bailó hace unos años en el Liceu cuando éste programó al American Ballet Theater con su Don Quijote- brilló como la magnífica estrella que es en dos registros muy distintos. Con el maravilloso paso a dos llamado Cello Suite, de la obra cumbre de Nacho Duato, el homenaje a Bach que es Multiplicidad Formas de Silencio y Vacío, en el que su hermano, bailarín Principal en el Ballet de Dresden asumió el rol de Bach. Su hermoso cuerpo de largas formas y asombrosas extensiones era el instrumento que el gran músico y compositor convertía en nota en esa coreografía tan bella que ahora se ha convertido en pieza para galas. Asombró y fascinó al público que se rindió ante la belleza ofrecida en escena. 

Myriam Ould-Braham e Istvan Simon. Foto: Sila Avvakum
Considerada como una de las mejores bailarinas del mundo, fue en La Muerte del Cisne donde se pudo apreciar toda la belleza de su dominio del clásico. En la función del domingo y debido a que debía volar rápido a Berlín donde está ensayando nuevos roles para su temporada allí, solo se la pudo ver en la primera de las piezas. 

Y por último una nueva gran, grandísima, estrella, que no deja de sorprendernos, la magnífica Rebecca Storani. Rebecca decimos que sorprendió aunque en realidad ya vamos sabiendo de lo que es capaz, de su valía, temperamento, tesón y gran capacidad, tanto técnica como artística, pero es que lo que vimos en esas Galas en el Liceu fue estratosférico, al nivel de todas las grandes estrellas existentes hoy en día en la élite del Ballet. El teatro se vino abajo con ella y su también magnífico partenaire el bailarín Principal en el Ballet Real de Suecia, Dmitry Zagrebin, y su Don Quijote. Y pensar que es “nuestra” bailarina, la bailarina principal de “nuestra” compañía, qué honor, qué maravilla, qué emoción, cuanta gratitud hacía ella por regalarnos todo su Arte. 

Rebecca Storani y Dmitry Zagrebin. Foto: Josep Guindo
Sus equilibrios magníficos, su gracia como Kitri, esa complicidad que demostraban con su elegante y gran bailarín que es también Dmitri, su solvencia, seguridad y para rematar, esos fouettés de giros imposibles con al mismo tiempo servirse del abanico sin problema..... virtuosismo, talento, gracia, solvencia, seguridad, placer!! placer enorme que demostraba sentir al bailar y que se contagiaba rápidamente al espectador. Gracias Rebecca, soñamos ya con verte en este Quijote que la compañía, el Ballet de Catalunya va a presentar en Terrassa en Noviembre, corran a comprar entradas porque la cosa viene fuerte.

Y para acabar, comentar acerca del Fast Avance de Leo Sorribes, director (vean ficha completa de la organización al final) de Ibstage y del Ballet de Catalunya. Se trató de una participación especial conmemorativa para estos diez años de Ibstage y también porque el Ballet de Catalunya es una consecuencia de estos cursos. Nuestra compañía se compone de muchos bailarines que fueron alumnos en Ibstage, hay muchas nacionalidades, todos entraron mediante audición y a pesar de que aún no cuenta con un año de existencia ya tiene tres programas distintos y está preparando el cuarto. 

Polina Semionova y Dimitry Semionov.
Foto: Aleix Alexandre @aleix_a_m en Instagram
Su inclusión en las Galas estaba pues más que justificada, para ellos bailar en el Liceu y compartir escena con los alumnos y evidentemente las grandes estrellas es también un enorme aliciente y fuente de inspiración y motivación. La dinámica, sorprendente, rápida y exigente pieza de Leo al son de la música de Mason Bates, reconocido con la Medalla Heinz por haber trasladado la orquesta a la era digital con su música, se baila a ritmo de techno y música sinfónica. 

Es una pieza que es imposible apreciar al completo con una sola visión, necesitas más y cuanto más la ves, más la quieres volver a ver. ¡Tantas cosas interesantes se suceden en escena y los bailarines están tan magníficos! Todos tienen su momento y lo aprovechan a fondo. Disfrutan con esa pieza que cada vez van haciendo más suya, al ritmo que vamos también los espectadores conociéndola y esperando ese momento especial que nos ha enamorado, impactado o captado especialmente nuestra atención por el motivo que fuere. 

Ibstage 2018 ya es historia, ahora a por la edición de 2019 que ya se empieza a poner en marcha y mientras llega, a disfrutar con el Ballet de Catalunya. También ellos tienen sus puertas abiertas para todo aquel interesado en ver clases y ensayos así que a aprovechar y desde luego a llenar teatros por Cataluña, por España y por el mundo (ya tiene contrato para ir a Corea con su Cascanueces). ¡Que no pare la fiesta! 

Julia Roca y Leander Rebholz en Fast Avance.
Foto: Josep Guindo

................................................... 

Equipo Directivo Ibstage 

IBStage está liderado por dos directores artísticos: Elías García Herrera, ex-Bailarín de los “Ballets du Monte Carlo” y Xiomara Reyes, ex-Bailarina Principal del “American Ballet Theater “ y actualmente directora del “Washington School of Ballet”. 

El equipo artístico tiene el apoyo del Sr. Rinat Imaev, ex-bailarín del “Mariinsky / Kirov” , ex-Bailarín Principal del “Royal Ballet of Flanders”. Es profesor actual del “American Ballet Theater” en Nueva York y miembro distinguido de la “Washington School of Ballet”. 

Dando apoyo al equipo artístico hay un equipo de gestión, producción, comunicación y voluntariado dirigido por Gina Nunura, Carmen Tanaka y Xavier Bagà. La Dirección Financiera la asume Marina Quera y el equipo entero está gestionado y supervisado por el Director General y Fundador, Leo Sorribes. 


Equipo Docente 

IBStage ofrece los mejores profesionales de las compañías con mayor prestigio como ABT, SFB, NYC, Royal Ballet, Bolshoi MARIINSKY, BNC, ENB, OPERA DE PARIS, etc.
Cada año, IBStage acoge a invitados especiales que impulsan el proyecto de IBStage. En este 2018 han sido: Piotr Nardelli, Larissa Lezhnina, Yumiko Takeshima, Luisa María Arias, Sebastien Mari, Samira Saidi, Lolita Vilalta,  Ana Xena, Glòria Gella, Mireia Pujol, Lorena de la Cruz, Olivia Jenkins, Kanga.



martes, 28 de agosto de 2018

Polina Semionova en las Galas Ibstage

Polina Semionova. Foto: Maria-Helena Buckley
Polina Semionova la gran estrella del American Ballet Theater y del Ballet de la Ópera de Berlín, confirma su asistencia en las Galas Ibstage de los próximos días 1 y 2 de Setiembre en el Gran Teatre del Liceu. 

Polina bailará Cello Suite el precioso paso a dos de la coreografía Multiplicidad, Formas de Silencio y Vacío de Nacho Duato y música de Johan Sebastian Bach, con su hermano, Bailarín Principal de la Semperoper Dresden, Dmitry Semionov y el solo la Muerte del Cisne de Fokine con música de Camille Saint-Saëns.

Redacción


Polina Aleksándrovna Semiónova (Moscu 1984), es una de las estrellas consagradas de la danza a nivel mundial, siendo una de las más jóvenes en alcanzar ese tipo de reconocimiento. Desde septiembre de 2012 es "Principal Dancer" del American Ballet Theater de New York, donde debutó en 2011.

Polina Semionova. Foto: Enrico Nawrath
Cuando estudiaba en el Bolshoi Ballet School de Moscú, consiguió varios premios en las principales competiciones de ballet, entre ellos la medalla de oro en la «Moscow International Ballet Competition» de 2001, el Primer Premio en la «Vaganova-Prix Ballet Competition» en San Petersburgo de 2002 y el Premio Junior en la «International Ballet Competition» de Nagoya, en Japón, en 2002.

Graduada en 2002, Polina Semionova realizó una gira por Japón con Vladimir Malakhov como partenaire, e invitada por él, se unió al «Ballet Staatsoper Berlin» como Bailarina Principal,​ convirtiéndose así en la Primera Bailarina más joven de la historia de la compañía con dieciocho años. 

Bailarina versátil, ha bailado los papeles principales en todos los ballets de repertorio clásico y neoclásico, desde El Cascanueces a Oneguin y también ha aparecido en obras de Nacho Duato, Mauro Bigonzetti, Patrice Bart, Renato Zanella, Uwe Scholz, Alexey Ratmanskij, Twyla Tharp, Anthony Tudor, Christian Spuck ...

Polina ha bailado también como artista invitada en el Teatro alla Scala, Bayerische State Opera, Mikhailovskiy Theatre, Semper Opera, English National Ballet, Tokyo Ballet, Vienna State Opera Ballet, Zurich Ballet, Mariinsky Theatre, Bolshoi Ballet, Stuttgart Ballet, Opera del Roma ...

Ahora, por fin, gracias a Ibstage la podremos ver en Barcelona en las Galas del Gran Teatre del Liceu de los días 1 y 2 de Setiembre.

Corran a comprar sus entradas aquí






domingo, 26 de agosto de 2018

Un día en el Institut del Teatre con Ibstage

Elías García Director Artístico de Ibstage.
Foto: Sila Avvakum

Es Agosto y Barcelona está medio dormida, muchas tiendas y negocios cierran por vacaciones, la actividad se reduce y si es una delicia para los que tenemos que conducir porque hay poco tráfico y encuentras parking con facilidad, es una doble delicia si encima eres balletómano. Agosto es Ibstage y la cita, antes de las Galas del Liceu, es en el Institut del Teatre

Carolina Masjuan

Allí nadie duerme, la actividad es frenética y las puertas abiertas a todo el mundo que se quiera acercar, permiten disfrutar de clases, ensayos, repeticiones, correcciones,... todo de la manos de los mejores del mundo en cada materia y dedicados a los más avanzados estudiantes de danza llegados de todos los países que, tras previa audición, han sido aceptados para los cursos de una, dos, o tres semanas. 

Airi Fatjó. Foto: Sila Avvakum
Son las 10 de la mañana, los estudiantes ya están allí, calentando y estirando en las salas donde cada uno va a empezar el día, ya sea con una clase impartida por profesores de renombre como Samira Saidi, Piotr Nardelli, Glòria Gella o el propio Elías García, preparación de Pilates con Lolita Vilalta, expresión corporal y relajación con Ana Xena o Mireia Pujol o cualquier otro tipo de actividad. 

En el Teatre Ovidi Montllor, Mª Ángeles Lacalle, Nines, su profesora de ballet habitual, da clase al Ballet de Catalunya más a algún otro bailarín catalán que, de vacaciones en su tierra, quiere mantener la forma y aprovecha esta ocasión única. Como por ejemplo Ada González, bailarina solista en el Ballet de la Ópera de Bucarest que nos saluda afectuosamente. Les acompaña al piano Robert Infiesta. Otros pianistas colaboradores son Laura Andrés y Marcos Fernández

El Ballet de Catalunya es en cierta medida el resultado de Ibstage. Muchos de sus integrantes han seguido los cursos y los mismos directores de Ibstage, Leo Sorribes y Elías García, junto con Marina Quera, son quienes están al frente de nuestra esperada y querida compañía que tantas alegrías nos va dando. No es de extrañar pues, que aunque tengan la sede en Terrassa, estén estos días ocupando también las salas del Institut. Van a actuar en el Liceu en las Galas Ibstage y es una forma de integración de todos los artistas implicados. Aunque ellos estén ensayando ya también su nueva producción, nada más y nada menos que Don Quijote, que presentarán en Terrassa en Noviembre. 

Yumiko Takeshima maestra y sponsor de Ibstage
También estos ensayos están abiertos al público, Larissa Lezhnina, la gran bailarina estrella del Mariinsky y el HET National Ballet, es en este caso quien hace las correcciones. Algunos hemos podido acceder a las pocas sillas disponibles para presenciar las repeticiones que Rebecca Storani, Kitri, y David García, Basilio, siguen con la máxima atención, acompañados por el resto de sus compañeros. 

La sala es pequeña y no hay espacio para los muchos observadores interesados que lo siguen asomados a la puerta. Ricardo Alegria al frente del sonido sigue atento las indicaciones de Larissa para poner la música requerida una y otra vez para perfeccionar algún fragmento. Un trabajo de repetición constante para que todo quede perfecto y requiriendo el máximo de los jóvenes bailarines que absorben como esponjas sus correcciones. Como también está atento Vincent Gros, repetiteur del Ballet de Catalunya que asumirá la tarea de Larissa en sus periodos de ausencia forzosa. 

En otra sala, los bailarines de Ibstage trabajan con Xiomara Reyes, co-directora de IBStage, directora de la School of Washington Ballet y que fue Bailarina Principal en el American Ballet Theater y con Rinat Imaev, fragmentos de los ballets de repertorio que van a bailar en las Galas. Los pasos a dos del Corsario son perfeccionados para las parejas principales acompañados de la selección de bailarines participantes. Descubrimos con placer a algunos asiduos de Ibstage que año tras año vamos viendo como progresan a pasos agigantados, como Airi Fatjó, Víctor González, Victoria-Oksana o Nina Bottacin, bailarines con muchísimo talento a quienes espera un gran futuro. 

Víctor González y Victoria-Oksana
Foto: Sila Avvakum
Tras la pausa para comer, nos trasladamos a la sala donde se celebra el fin de stage para aquellos que solo han seguido las dos primeras semanas. Los bancos y sillas preparados ya han sido ocupados por los familiares y amigos que desean presenciar las coreografías de contemporáneo preparadas por los profesores, en este caso: Sebastian Meri, Luisa María Arias y Yumiko Takeshima. Nos acomodamos en el suelo, en un rincón donde no molestemos, y seguimos encantados estas performances. 

Como encantados están todos al recibir sus diplomas conforme han seguido este prestigioso curso. Sólo quienes siguen el curso entero de tres semanas bailan en las Galas del Liceu, así que es también momento de despedida tras unos días intensísimos en que el esfuerzo y la emoción compartidos han creado unos vínculos entre jóvenes de todo el mundo que siempre van a recordar o quizás incluso conservar. Y es que el ambiente que se respira es de respeto, complicidad, camaradería y sana competencia. Abrazos, saludos y alguna que otra lágrima entre los emocionados participantes. 

Y de nuevo en el Teatre Ovidi Montllor vamos a por la última parte del día. Elías García está ensayando su Defilé, donde todos los participantes, al son de la polonaise de Anatoli Liadov, evolucionan ya sea como corps de ballet, en pas de deux, solos, o en sus participaciones en grupos más reducidos. Elías es muy exigente, sobre todo con aquellos que destacan y que sabe que pueden ofrecer más.

El reconocido maestro Piotr Nardelli es entrevistado para BTV

Es viernes y tras esos días intensos están muy cansados, pero eso no importa, están allí para sacrificarse y saber que si realmente quieren bailar van a sufrir. Ellos, conscientes de su deber, atienden respetuosos y repiten una y otra vez. Las palabras de felicitación y aliento que les dirige el maestro tras su trabajo son evidentemente muy bien recibidas. Se han esforzado, lo han logrado y es de justicia recompensárselo. 

Nina Bottacin. Foto: Sila Avvakum
Elías comenta que van a acabar pronto pero el horario se alarga, ¡es tanto el trabajo por hacer ! Pero lo que nosotros observamos nos maravilla, parece increible que en apenas dos semanas se haya logrado tanto. Brazos y manos se mueven al unísomo, la colocación del grupo al final es perfecta. Sí, se ha visto algún porté aún un poco inseguro o esas filas no acaban de estar alineadas como deberían, pero queda otra semana para ir trabajando. Algunos volverán el sábado por la mañana para seguir perfeccionando, otros ya pueden marchar a disfrutar del fin de semana. 

Y todo seguido por la atenta mirada y precisa cámara de Sila Avaakum, la reconocida fotógrafa del Teatro Mariinsky de Sant Petersburgo y Stanivlasky de Moscú y asidua a Ibstage, que acude cada año a la cita para documentar de forma gráfica el que ella considera el mejor stage del mundo. 

Es un auténtico lujo tener esto en Barcelona. Todas las escuelas de danza y sus estudiantes deberían pasarse por el Institut del Teatre. Nosotros, francamente, no nos moveríamos de allí. Hemos coincidido con algunos y también se mostraban encantados, confesando que tras informarse por la prensa se habían decidido a ir al Institut y la experiencia les había encantado. Van a volver, aún queda una semana de intenso trabajo y las puertas siguen abiertas. Una magnífica ocasión para preparase para asistir y disfrutar aún más de las Galas de los días 1 y 2 de Septiembre en el Liceu que nadie puede perderse. 

Alumno de Ibstage. Foto: Sila Avvakum
Allí estos jóvenes y talentosos bailarines van a compartir escenario, además de con el Ballet de Catalunya, con algunas de las más grandes estrellas del momento, todos bailarines principales o primeros solistas en sus respectivas compañías : la magnífica bailarina francesa étoile de la Ópera de París, Myriam Ould-Braham acompañada de Istvan Simon del Ballet de Dormund, los impresionantes Elisa Badenes y Martí F. Paixà del Ballet de Stuttgart, Tatyana Melnik del Ballet de Budapest y Igor Tsvirko del Bolshoi, así como Aaron Robison del English National Ballet que bailará con Anastasia Limenko del Ballet del Teatro Stanivlasky de Moscu y Rebecca Storani del Ballet de Catalunya. 

Siendo éste ya el décimo aniversario de Ibstage, cuyas cinco últimas ediciones se han celebrado en Barcelona, se tratará de un espectáculo único rememorando los mejores momentos de su historia, los días sábado 1 de Septiembre a las 20:30H y domingo 2 de Septiembre 18:00H 

Unas funciones en las que el arte, la pasión y el virtuosismo, están latentes en todo momento gracias al mejor talento de primeras figuras mundiales, compartido con el cuerpo de baile formado por más de cien jóvenes bailarines. Un evento único donde la danza clásica adquiere su punto más álgido a la vez que evoca lo mejor de la danza actual y contemporánea que hoy triunfa en los principales escenarios internacionales.

Un espectáculo en el que el entusiasmo y las emociones más intensas están garantizadas, gracias a la concentración del mejor ballet con el que se atrae desde el gran público hasta el más experto, y otorgando a Ibstage un sello propio y una autenticidad reconocidos mundialmente.



¡Serán unas Galas impresionantes que nadie puede perderse! 

Para compra de entradas aquí


miércoles, 15 de agosto de 2018

Amore: Svetlana Zajárova por partida triple en Peralada

 
Svetlana Zakharova en Strokes through the tail
Foto: Toti Ferrer 

Después de la decepción que muchos tuvimos cuando hace unos años fue anunciada en una gala en el Liceu y no bailó -por enfermedad nos comunicaron- esta vez sí que el público catalán, y extranjero, que llenaba el recinto del Festival Castell de Peralada ha podido resarcirse. En el espectáculo presentado por la gran diva rusa del ballet, Svetlana Zakharova, la espectacular bailarina, generosa, es protagonista en cada una de las tres coreografías. 

Carolina Masjuan

Perelada, fiel a la tradición iniciada hace unos veranos de invitar a una gran estrella del ballet, tras Sylvie Guillem, Roberto Bolle o Carlos Acosta, nos trae en esta ocasión a la bailarina rusa más aclamada de su época, Svetlana Zakharova, a quien por cierto unen bastantes similitudes con la francesa Sylvie Guillem que hizo sus “adieux” a la danza en España precisamente en Peralada: extremadamente delgadas, muy altas, empiezan en el ballet relativamente tarde, cuerpo gimnástico super flexible, ganas de innovar explorando otros caminos,... 

Svetlana como Francesa Da Rimini. Foto: Toti Ferrer
Amore, con el que ha girado ya por varios teatros, es un espectáculo hecho a medida para la estrella del Bolshoi y del Teatro alla Scala de Milán y sus posibilidades expresivas y técnicas, en el que participan bailarines y estrellas del Bolshoi como Denis Rodkin, Mikhail Lobukhin, Lyudmila Semenyaka o Denis Savin y también el bailarín y coreógrafo alemán Patrick De Bana. Un programa con tres coreografías encargadas a coreógrafos de fama mundial; Yuri Possokhov, el mismo Patrick De Bana y Marguerite Donlon

La noche comenzó con Francesca Da Rimini, con música de Piotr Ilich Chaikovski y coreografía del ex primer bailarín del Bolshoi, del ballet Real de Dinamarca y del Ballet de San Francisco, Yuri Possokhov. 

La obra está basada en La Divina Comedia de Dante y la historia de amor adúltera y trágica entre la joven Francesca y Paolo, interpretados por Svetlana Zajárova y Denis Rodkin, bajo la música del poema sinfónico de Chaikovski en la grabación de una interpretación de la Orquesta de la Ópera Nacional de Inglaterra con dirección de Pavel Sorokin

Possokhov, considerado verdadero heredero de la tradición moscovita ha presentado una coreografía en la línea de las creadas por Grigorovich, de duetos únicos y complicados, grandes sentimientos y una tragedia. Con un cuidado vestuario de Igor Chapurin, en esta historia descrita en un solo acto, los personajes principales son Paolo, Francesca y Giovanni (Mikhail Lobukhin) y fue la parte más clásica de la noche. 

Svetlana en Strokes though the tail. Foto: Toti Ferrer
Svetlana ya demostró aquí porque es una aclamada figura a nivel mundial, muy conocida por los balletómanos de todo el mundo, ya que en muchas de las retransmisiones de los grandes ballets de repertorio que se pasan en los cines en directo desde el Bolshoi, se eligen las representaciones que cuentan con ella como bailarina principal. También fue la bailarina invitada en la ceremonia de inauguración de los pasados juegos olímpicos de Moscú e incluso ha sido diputada en el gobierno de Putin a quien confiesa admirar y desde luego votar, aunque ya no ejerce como política ya que ahora sus prioridades son su hija de siete años -Svetlana está casada con el violinista Vadim Repin- y su carrera de bailarina. 

Su cuerpo flexible, especialmente dotado para la danza, sus largos y expresivos brazos, sus esbeltas piernas y sus developés y arabesques de ensueño, al servicio de una danza incluyendo complicados portés en los pasos a dos y en los trios, nos maravillaron de principio a fin a pesar de una cierta frialdad en ella y en su apuesto amante, Denis Rodkin. A nivel expresivo fue el marido engañado el que más supo transmitir la emoción de su papel, el Giovanni de Mikhail Lobukhin, además de espectacular a nivel técnico en su difícil rol, nos mostró toda la rabia y desesperación al saberse engañado, que le lleva a matar a su mujer y a su joven hermano. 

Svetlana Zakharova y Dedis Rodkin
Francesca era contemporánea de Dante, quien incluyó el cuento en su Divina Comedia. En el decorado de Maria Tregubova los amantes se nos muestran en el infierno, condenados en el segundo círculo, constantemente rodeándose el uno al otro sin poder hacer contacto. 

Las damas de la corte, preciosas las cinco bailarinas con sus vestidos rojos, se hacen eco de las emociones de los amantes y los tres guardianes del infierno luciendo sus musculosos cuerpos, completan el elenco de este ballet largamente aplaudido y celebrado por el público de Perelada que ya inició aquí su habitual taconeo en la grada muestra de agrado de lo presenciado. 

La segunda parte del programa, The Rain Before It Falls, del bailarín y coreógrafo Patrick de Bana, presenta una coreografía de trasfondo espiritual; un amor filosófico bajo música de Johann Sebastian Bach combinada con Ottorino Respighi y Carlos Pino-Quintana

Patrick de Bana, conocido en España por su larga época como bailarín con la Compañía Nacional de Danza de Nacho Duato, hizo sus primeros pinitos como coreógrafo animado por el propio Duato que supo ver el talento de su bailarín estrella. Patrick nos confesó como siendo un gran amante de los perros, pensaba dedicarse a ellos una vez dejara de bailar, ahora le da las gracias a su mentor ya que con la coreografía se le ha abierto un mundo muy enriquecedor a nivel artístico que le da grandes alegrías. Por ejemplo su ballet de largo formato Marie Antoinette creado para el Ballet de la Ópera de Viena y que esta compañía bailó en Versalles, será pronto objeto de un DVD. 

Svetlana en Strokes though the tail. Foto: Toti Ferrer
Precisamente una de sus primeras coreografías fue representada por la Compañía Nacional de Danza en Peralada en un gélido principio de Julio de 1999, dentro de un programa que contenía otras piezas de Duato. Se trataba de Kelmady, de contenido étnico y con música árabe tradicional (de Bana es hijo de camerunés y alemana). 

También nos contó Patrick como tras una corta pieza creada para Svetlana, ella le dijo querer más y de ahí surgió el trabajo mostrado ahora en Amore que probablemente tenga continuidad de colaboración entre ambos. 

Con Rain before it falls descubrimos una Zakharova distinta. Aquí, sin puntas, nos muestra un trabajo más introspectivo, hay otro uso de la técnica, se intuye una reminiscencia de una alargada Martha Graham en su máxima expresión, una souplesse lejos de la rigidez impuesta por el clásico a la que Svetlana se abandona de forma muy fluida y convincente. Con Patrick de Bana, cuyo rol es básicamente de partenaire, nos ofrece magníficos pasos a dos. 

Denis Savin, el segundo hombre de la pieza y Patrick, vestidos de negro, se enfrentan al desafío de crear sus propios personajes, apoyar a su amante, competir entre sí aunque permaneciendo en un segundo plano. Svetlana es la protagonista absoluta para deleite de la audiencia. 

La pieza finaliza con las Variaciones Goldberg de Bach, esas que Nacho usara en la ya mítica Multiplicidad, Formas de Silencio y Vacío para abrir y cerrar la pieza y en la que el Patrick de Bana, bailarín, lucía de forma maravillosa acompañado de los otros excelentes inteérpretes de aquella CND y especialmente de la maravillosa Mar Baudesson

Svetlana y Denis. Foto: Toti Ferrer
Por último, la pieza de la innovadora coreógrafa irlandesa Marguerite Donlon, Stokes Through The Tail, llena de humor inteligente y refinado, inspirada en la 40ª Sinfonía de Mozart

Mientras esperamos que empiece, unas proyecciones de los ensayos de Amore nos entretienen. Hay que dar tiempo a la estrella a recuperarse un poco y cambiarse de vestuario, aunque en esta pieza se vuelva a cambiar de indumentaria en otro momento. 

Nada más empezar ya vemos que se trata de algo totalmente distinto, Svetlana está soberbia, vestida con short negro camiseta carne y smoking, su esbelto cuerpo al servicio de su arte, se apodera del escenario y del espíritu de los cinco bailarines varones que la acompañan, ataviados con largas faldas de tul ilusión. 

Su evolución en escena, en filas perfectamente dirigidas por la bailarina, nos los hace sumamente divertidos aunque la coreografía y los pasos no adolezcan de alta complejidad técnica. Ya sea convertidos en notas del pentagrama que les obligan a saltar y bailar, como en divertidas sílfides creando figuras de cuerpo de baile, los chicos están magníficos. 

Pero es Svetlava quien dirige el asunto, ya sea señalando con su dedo o con un elegante pero decisivo movimiento de caderas. Está simplemente magnífica, es la diva y ella, y ellos, lo saben. 

Hay distintos cambios de vestuario, ellos en mallas cortas y ella en tules o viceversa, según avance la pieza, pero lo que está claro es que es un fin de fiesta muy apropiado que el público celebra entusiasmado. 

Svetlana por tres, nada que objetar, tres diferentes registros para una de las estrellas más aclamadas del ballet actualmente. Gracias de nuevo Festival Castell de Peralada, ¡celebramos tanto vuestro amor por la danza de nivel! Nadie falta a la cita, nadie puede, ni quiere, perdérselo.