miércoles, 18 de julio de 2018

IBSTAGE 2018 se pone en marcha

Cuerpo de Baile Ibstage 2017 en el Teatre Grec de Barcelona.
Foto: Josep Guindo

IBSTAGE 2018 se pone en marcha 
DÉCIMA EDICIÓN - INSTITUT DEL TEATRE - del 13 al 30 de Agosto
GRAN TEATRE DEL LICEU - 1 y 2 de Septiembre 

Redacción

Ibstage a las puertas de su 10ª Edición. Con novedades, nuevos retos y un espectáculo muy especial.

El Ballet de Catalunya en Fast Avance de Leo Sorribes.
Foto: Josep Guindo
Ibstage arranca este próximo mes de Agosto, con un hecho destacado, como es el de celebrar este año su décima edición. No han sido años fáciles desde que comenzó en Italia y menos aún, desde su aterrizaje en Barcelona. Aun así es indiscutible hacer un balance muy positivo de todo lo que se ha conseguido, especialmente desde un punto de vista artístico, cultural y educativo.

Ibstage no es sólo una imagen más que realista de lo que la danza clásica representa internacionalmente hablando, con un programa excepcional, como de costumbre, destinado a talentos de todo el mundo y a los que se ofrece un producto de cualidades únicas que aún nadie ha logrado igualar, a pesar de que de intentos no le han faltado, sino que es también la imagen de lo que quiere ser aquí y que, este ser, tenga el debido reconocimiento puertas adentro y afuera, con un concepto internacional y a la vez autóctono, que pretende hacer de Barcelona y Catalunya sedes de producciones de danza de primer rango y a la vez captadoras del talento universal, del todo necesario para hacer realidad estas creaciones. 

Gonzalo García en la Gala Ibstage 2017
en el Teatre Grec de Barcelona. Photo: Sila Avvakum
Esta joven asociación, no es sólo joven, experimentada y profesional, sino que posee un gran espíritu emprendedor, arriesgado y con la capacidad absoluta de romper esquemas año tras año, a pesar de condiciones más que adversas y en momentos de grandes convulsiones que no sólo le afectan económicamente, sino que la llevan a cuestionarse su propia visión respecto a su verdadero encaje aquí, donde la mentalidad capitalista y competitiva de nuestra sociedad y el maltrato a la cultura, les obliga a buscar nichos donde nadie había pensado que podrían estar, además de potenciar la existencia indudable de un público cultural, pero que debe ser alimentado y muy bien tratado, si no se quiere dejar morir, desencantar o peor aún conformar. 

Pues bien, Ibstage ha arrancado por sexto año en Barcelona con una historia a sus espaldas que a veces muchos tachan de proeza imposible. Si algo tiene Ibstage no es sólo un enfoque constante de hitos casi inalcanzables aquí, sino que, además, sigue su actividad sin la disposición de unas condiciones y estructuras mínimas que le permitan asegurar su subsistencia, siempre supeditada a unos resultados más que optimistas. 

Alumnos Ibstage en clase. 
EL NUEVO CURSO

Se imparte en el Institut del Teatre del 13 al 30 de agosto, con la presencia de grandes maestros de reconocida trayectoria profesional, tanto en el ámbito docente como artístico a escala mundial. Una dirección artística compartida entre el gran maestro Elias Garcia, nacido en Sabadell, pero con una carrera internacional que le ha llevado a formar primeras figuras de la danza y Xiomara Reyes, ex primera bailarina del ABT y directora de la Washington Ballet School. Entre otras grandes figuras de renombre, como Rinat Imaev, Larissa Lezhnina, Piotr Nardelli, Yumiko Takeshima, María Luisa Arias, se encuentran entre muchos otros maestros y repetidores de las coreografías que se presentarán en la Gala final. 

Este año el curso disfruta una vez más de grandes apoyos como el del Institut del Teatre (Diputación de Barcelona), el fondo de Becas de la Fundación Banco Sabadell que sigue apostando por los jóvenes talentos que asisten al curso, la Generalidad de Catalunya y especialmente Yumiko, Sponsor Oficial y reconocida marca internacional de ropa de danza, junto con colaboraciones de empresas con sede en Catalunya que aportan su apoyo logístico a través de una mejora en los servicios que Ibstage ofrece a sus participantes con condiciones muy ventajosas. Sin todos ellos Ibstage no sería posible, así como su creciente participación tan necesaria para la sostenibilidad del proyecto. 

Alumnas Ibstage
LA GALA | DÉCIMA EDICIÓN | NOVEDADES Y NUEVOS RETOS 

Porque Ibstage: Ibstage fue fundado por Leo Sorribes y Elias Garcia en Italia y tras cuatro ediciones trasladaron la sede a Barcelona. El gran objetivo de Ibstage ha sido siempre consolidar la danza clásica y contemporánea de calidad en Catalunya, lo que después de seis años ha dado un primer fruto lleno de esperanzas y que desde hace poco ha arrancado magníficas expectativas en este sentido. Retener el talento de nuestro país, captar figuras y talento de fuera, importar las mejores técnicas de enseñanza de la danza, crear producciones propias, formar bailarines en toda su carrera, son algunos de los retos que se plantearon al llegar. 

Después de 3 años preparando un terreno más que árido, los fundadores de Ibstage se han lanzado en la creación de una compañía en Catalunya con la que se pretende dar un enfoque totalmente distinto al de la clásica compañía estatal, carece del margen de maniobra tan imprescindible para alcanzar unas metas artísticas ambiciosas: El Ballet de Cataluña.

Anastasia Limenko en la Gala Ibstage 2017 en el
Teatre Grec de Barcelona. Foto: Josep Guindo
Por eso, en esta décima edición, las Galas Ibstage ofrecerán en el Gran Teatro del Liceo, una triple oferta artística: Jóvenes talentos venidos de grandes academias nacionales e internacionales, mostrando algunas de las mejores coreografías del repertorio presentado en las últimas ediciones: La Bayadère, El Corsario, Paquita y La Bella Durmiente. En segundo lugar Primeras figuras de la danza mundial nos visitarán como de costumbre, ofreciendo un repertorio seleccionado especialmente para la ocasión y con el que disfrutaremos de grandes coreografías clásicas y contemporáneas de excelente interpretación. Este año destacamos la presencia de Polina Semionova, estrella mundial y actualmente bailarina principal del ABT y otros igualmente destacados artistas como Anastasia Limenko, Miriam Ould-Braham, Semyon Chuden, Tatiana Melnik, el joven catalán Martí Paixà (en las filas del Stuttgart Ballet ) y hasta completar una cifra casi desorbitante de 12 bailarines invitados. 

Por último, se contará con un Ballet de Catalunya que ofrecerá en un año especialmente conmemorativo en sí mismo un toque final y especial dada la excepcionalidad de este nacimiento tan esperado. La compañía ofrecerá además, una coreografía creada por Leo Sorribes, director a la vez de Ibstage y del Ballet de Catalunya: Fast Avance, estrenada el pasado 28/04 en Terrassa. 

Cuerpo de baile en un ensayo Ibstage 2017

ACTIVIDADES DE CREACIÓN DE PÚBLICO Y DIFUSIÓN DE LA DANZA 

Ibstage destaca a nivel formativo por su doble vertiente educativa tanto del público de danza como aquel que aún no lo haya saboreado nunca. Ibstage se define básicamente como un curso de perfeccionamiento técnico-artístico, dirigido a alumnos que están formándose en la profesión de bailarín, ofreciéndole un equipo docente de primer nivel venido de escuelas y compañías de gran prestigio. Ibstage además, durante las tres semanas del curso, abre sus puertas al público general, atrayendo a profesionales de la danza de cualquier ámbito, estudiantes, pero también personas que sientan alguna inquietud hacia una disciplina que muchas veces esconde concepciones erróneas o prejuicios hacia su realidad. Acercar la gente de la calle es una experiencia enriquecedora que permite transmitir sus valores y conocimientos de causa, así como fomentar el espíritu crítico del espectador. 

Mathilde Marlin y Leander Rebholz del Ballet de Catalunya
en Fast Avance de Leo Sorribes. Foto: Josep Guindo
Y finalmente, en el marco del Ciclo cultural, iniciado el pasado 2017, se configuran un conjunto de actividades teóricas y prácticas en torno diversos aspectos que permiten entender las peculiaridades del ballet: desde talleres donde se experimentan los ejerciera básicos del ballet, su gesticulación en el repertorio, la fotografía aplicada a la danza, los roles desde la visión de los bailarines que los han interpretado, la música, o presenciar los últimos ensayos. Todas ellas se imparten en el mismo instituto en unos días y horarios que se publican al principio del curso y a los que los interesados ​​pueden inscribirse online 

PRENSA Y MEDIOS 

La prensa y los medios son invitados en el Instituto del Teatro del 13 al 30 de agosto para presenciar clases, ensayos en horario de 10.00h a 17.00h. Remarcar que el Ballet de Catalunya estará presente durante todo este periodo. Se podrán entrevistar al Director General, Directores artísticos, maestros, bailarines y alumnos participantes. 

Alumnos durante el curso Ibstage
Del 31 de agosto al 2 de septiembre, bailarines y alumnos estarán en el Gran Teatre del Liceu. Las funciones de la Gala serán el día 1 a las 20.30 y el día 2 a las 18.00h. Se convocará Rueda de Prensa con presencia de las figuras internacionales invitadas el día 31 de agosto y Pase de Gráficos, en fecha a confirmar Durante el período del 16 de julio al 10 de agosto también se pueden conceder entrevistas con los Directores (Ibstage y ballet de Catalunya): prensa, radio y Televisiones, tanto de ámbito local, como autonómico y nacional. 

Otros: Días 30 y 31 de Julio hay convocadas Audiciones al Ballet de Catalunya en el Centro Cultural Terrassa con la presencia de candidatos de todo el mundo. Próximo estreno del Ballet de Catalunya: EL QUIXOT, el día 10 de Noviembre en Terrassa. 

Entradas a la venta en https://ibstage.koobin.com/ 

Para más información contactar: 

Marina Quera: Información sobre el curso Ibstage y la compañía Ballet de Cataluña Tel: 656 846 814 

Marisol de la Orden: Rueda de Prensa y concertar entrevistas Tel: 639 793 927 

Carmen Tanaka: Entrevistas durante Ibstage 13 de agosto a 2 de septiembre Tel: 650 785 445 

Festival Benéfico "Girona en moviment"

Marta Madrenas, Lluïsa Ferrer y David Rodríguez en la rueda de prensa.

Nace "Girona en moviment", un festival benéfico de danza que llevará a Girona bailarines catalanes de primer nivel. El evento, organizado por la Fundació Oncolliga Girona y la Associació Cultural David Rodríguez, tendrá lugar del 6 al 9 de septiembre e incluirá una conferencia, talleres y cursos intensivos, baile en la calle y espectáculos benéficos para recaudar fondos para ayudar a los enfermos de cáncer y sus familias.

Carolina Masjuan

La rueda de prensa para informar a los medios ha tenido lugar en Girona, el martes 17 de julio y ha contado con la participación de la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, el impulsor de la iniciativa y bailarín gerundense, David Rodríguez -por vídeoconeferència- y la presidenta de la Fundación Oncolliga Girona, Lluïsa Ferrer

David Rodríguez y Luke Prunty de la
Gauthier Dance Company
La danza será la protagonista absoluta de Girona en movimiento, el nuevo festival benéfico que la Fundació Oncolliga Girona y la Associació Cultural David Rodríguez celebrarán del 6 al 9 de septiembre en la capital gerundense. La iniciativa pretende acercar al público gerundense el arte de la danza y el talento de bailarines catalanes de primer nivel y, al mismo tiempo, recoger fondos para mejorar la calidad de vida de los enfermos de cáncer de las comarcas de Girona y sus familias a través de los servicios que ofrece la Oncolliga. 

El festival se ha presentado hoy en una rueda de prensa en el que han participado la presidenta de la Fundación Oncolliga Girona, Lluïsa Ferrer, el bailarín gerundense David Rodríguez, impulsor de la iniciativa, y la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, quien ha querido destacar que "este no es un festival cualquiera, es un evento de una calidad extraordinaria que además hace que la ciudad esté de suerte, ya que podremos disfrutar de espectáculos de danza en la capital gerundense y al mismo tiempo estaremos colaborando con una causa solidaria importantísima". Madrenas también ha querido agradecer la labor y la implicación de la Fundación Oncolliga que siempre está al lado de la gente que padece la enfermedad y de sus familiares y a David Rodríguez por el trabajo realizado en la organización del festival. 

ALexandra Urcía y Alessandro Burini del
Ballet de Catalunya
Por su parte, David Rodríguez, que ha intervenido por videoconferencia desde Stuttgart (Alemania), ha destacado que la oferta de actividades de Girona en movimiento, que incluye talleres y cursos intensivos de danza, baile en la calle, espectáculos de alta calidad y una conferencia sobre danza y salud, hace que se convierta en una oportunidad única para disfrutar de la danza en todas sus vertientes. Además, ha añadido, "Girona en moviment", apuesta por crear vínculos entre la danza y la salud, relacionando el arte de la danza y el trabajo corporal con el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas". 

El festival nace tras una primera experiencia de danza solidaria que tuvo lugar el pasado verano, cuando el Oncolliga y David Rodríguez unieron esfuerzos para organizar las galas "Bailarines de Girona, juntos contra el cáncer", en el Teatro de Bescanó (lean nuestro apunte aquí). "El reconocimiento del público y del sector nos han animado a dar un paso más allá y crear esta primera edición del festival Girona en movimiento, en la que ya no contaremos sólo con bailarines gerundenses, sino con bailarines de diferentes puntos de Cataluña", ha explicado Rodríguez. En aquellas dos galas se recaudaron 7.500 euros para el proyecto del banco de pelucas y el servicio de psico-oncología que ofrece la Oncolliga. 

La organización del festival ha sido posible gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Girona, de las escuelas de danza The Classical Ballet School y Cont-Class, de diversas empresas patrocinadoras y los mecenas que se sumaron a la campaña de crowdfunding organizada hace unos meses, en la que se recaudaron cerca de 3.500 euros que servirán para cubrir los gastos de traslado y alojamiento de los bailarines. 

Yvonne Slingerland del HET National Ballet
Foto: Nikki Roberts para Intermezzo

Actos para todos los públicos y cursos intensivos 

El festival arrancará el 6 de septiembre (CaixaForum, 19.00 h.), Con una conferencia sobre danza y salud que irá a cargo Laura Laguna, doctora en biomedicina, coach en salud y Psico-neuroinmunología. En la conferencia se hablará de la danza como un arte sanador y una terapia integradora, incidiendo en los beneficios físicos y mentales que aporta su práctica. La conferencia es gratuita y está abierta a todos. 

Alba Victoria Nadal del Royal Danish Ballet.
Foto: Josep Guindo
Para los organizadores es evidente que la danza nos aporta salud, alegría y bienestar, y nos invitan a poner en práctica con la actividad "Ball al Carrer": dos tardes intensas de danza en la Plaça de Cataluña en las que se podrá disfrutar de varios grupos de baile (danza tradicional, hip hop, jazz, flamenco, danza inclusiva, contemporáneo y talleres de baile (bailes de línea, zumba ...) para todas las edades. Entre los grupos que se podrán ver hay el Esbart Fontcoberta de Banyoles, Studio Funky The Group, Francisco Ramírez, Bailes de línea (Teresa Micaló), Claqué (Alba Carretero) y Moviment Lantana. Esta actividad también será gratuita y pretende ser una invitación a mover el esqueleto solo o acompañado. 

La programación del festival se complementa con talleres y cursos intensivos, algunos de ellos aptos para todas las edades y otros dirigidos específicamente a jóvenes bailarines. 

Por un lado, la programación incluye un taller de danza de una hora y media, para todas las edades, a cargo del joven bailarín Marc Balló, actualmente miembro de la compañía alemana Landestheater Detmold. Por otra parte, bajo el título "Bailemos!", El festival cuenta con un curso intensivo de contemporáneo para bailarines a partir de 14 años, con la bailarina y coreógrafa Sandra Marín; un curso intensivo de clásico para jóvenes de entre 12 y 24 años, a cargo del profesor Thierry Deballe, y un curso intensivo de taichi, como danza meditativa, a cargo del maestro Gerard Arlandes, asesor filosófico y de técnicas corporales para profesionales y empresarios de todos los campos a universidades e instituto de Alemania, Suiza y España. 

Roger C. Cuadrado del Národní Divaldo
Ballet de Praga. Foto: Roman Novitzky
"Para nosotros es un gran honor que estos profesionales de primerísimo nivel quieran participar en el festival de manera desinteresada. Esto, y el hecho de que las escuelas Cont-class y The Classical Ballet School nos cedan los espacios, ha hecho posible que lo que los alumnos paguen se destine íntegramente a la Oncolliga", explicó David Rodríguez. El precio del taller de danza con el bailarín Marco Balló es de 10 euros, mientras que los cursos intensivos de clásico, contemporáneo y taichi tienen un precio de 60 euros cada uno y comprenden un total 9 horas por modalidad. Las inscripciones ya están abiertas en la página web del Oncolliga. 

Espectáculos benéficos 

La guinda del pastel la pondrán dos espectáculos de danza benéficos que permitirán ver sobre el escenario bailarines de renombre, muchos de ellos catalanes que están triunfando en compañías de primer nivel de toda Europa. 

Por un lado, el viernes 7 de septiembre en el Auditorio de la Merced (21.00 h.), Se representará el espectáculo La Piazza, una oportunidad única para disfrutar de una producción de danza y música en directo para toda la familia. El grupo musical italiano Assurd y cuatro bailarines internacionales (Luke Prunty, Francesca Ciaffoni, Alessandra Bella y Reginald Lefebvre) son los artífices de este espectáculo, nacido de la fantasía del conocido coreógrafo Mauro Bigonzetti. La acción se sitúa en una plaza de pueblo cualquiera, en la que la telaraña mágica de las interacciones espontáneas seduce el público y le invita a adentrarse en las posibles historias de los personajes. Con un espectacular nivel artístico, los intérpretes ofrecen una experiencia conmovedora que transporta al espectador a una verdadera fiesta popular del sur de Italia. 

Aleix Mañé de la Compañía Nacional de Danza.
Foto: Alba Muriel Melendez
El festival se cerrará el domingo 9 de septiembre por la noche en el escenario del Teatro Municipal, con la gala benéfica Bailarines catalanes juntos contra el cáncer. La gala ofrece a los amantes de la danza la oportunidad de disfrutar del talento de bailarines catalanes de renombre que están bailando activamente en las más prestigiosas compañías internacionales, como Het National Ballet, Royal Danish Ballet, Czech National Ballet, Compañía Nacional de Danza, Theater Basel Ballet, Ballet Nacional de España, Gauthier Dance y Ballet de Catalunya, entre otros. 

Algunos de estos bailarines, como el mismo David Rodríguez, Marc Balló, Virginia Joëlle López o Tess Buck Gili, ya participaron en las dos galas celebradas el año pasado, mientras que otros participan por primera vez. Es el caso de Alba Victoria Nadal, Yvone Slingerland, Carlos Romero, Roger Cuadrado, Debora Maiques, Aleix Mañé, Alexandra Urcía y Anna Roura. En algunas de las piezas que interpretarán en la gala, los bailarines catalanes actuarán acompañados de otros bailarines internacionales con los que trabajan en sus respectivas compañías. 

Las entradas para los dos espectáculos ya están disponibles en la web de Oncolliga https://oncolligagirona.koobin.com/ y también en la del Teatro Municipal de Girona


Instagram: @gironaenmoviment

Entrevista a David Rodríguez en Ballet y más




lunes, 16 de julio de 2018

Giselle por el Ballet du Capitole de Toulouse inaugura la danza en Peralada

Natalia de Froberville y Ramiro Gómez Samon en Giselle.
Foto: Toti Ferrer


Para empezar la temporada de danza de este verano, el Festival Castell de Peralada nos ha traído al Ballet du Capitole de Toulouse, compañía de más de dos siglos de historia y que en la actualidad está formada por unos treinta y cinco bailarines de muy diversas nacionalidades, unas doce más o menos. Hacía veintitrés años no bailaba en Cataluña y para su regreso nos ha presentado su versión de Giselle, estrenada a inicios de la pasada temporada, bajo la dirección de su director artístico y coreógrafo, Kader Belarbi

Carolina Masjuan

El ex-bailarín étoile del Ballet de la Ópera de París, Kader Belarbi, ahora coreógrafo y director del Ballet del Théatre du Capitole de Toulouse ha presentado un espectáculo con un planteamiento de reivindicación de la raíz francesa de Giselle, destacando aspectos que hoy en día siguen vigentes como la poesía, la historia de amor y la traición. Belarbi ha conservado la esencia de este clásico pero acercándolo al público del siglo XXI, dándole un toque más actual. 

El Ballet du Capitole de Toulouse en Giselle.
Foto: Toti Ferrer
En Giselle (1840) se subraya la diferencia entre el mundo terrenal y el irreal mediante cada uno de los actos del ballet. El primer acto transcurre en el pueblo en la época de la vendimia y donde la joven campesina Giselle vive enamorada de un bello desconocido, Loys, que en realidad es el príncipe Albertch. Los dos amantes, Hilarión, el enamorado despechado, las damas, los señores, los nobles, los viticultores, los bebedores, los arqueros y el grupo de vendimiadores son aquí los protagonistas. Al final de este acto, Giselle desesperada de dolor al descubrir la traición, muere. 

Cuando se abre el telón nos encontramos con unos decorados muy bellos de Thierry Bosquet y en cuanto empiezan a aparecer los bailarines, constatamos que también el vestuario, muy colorido, firmado por Olivier Bériot está a la altura. Escenografía y trajes nos acercan a las escenas de los cuadros de Pieter Brueghel el Viejo. La coreografía basada en la original de Perrot y Coralli, mantiene los solos y pasos a dos más conocidos, pero con el toque Belarbi en el resto. 

La compañía de Toulouse nos va cautivando gracias a unos bailarines jóvenes y muy entregados. La bailarina de Perm, con apellido francés por matrimonio, Natalia de Froberville, fue una Giselle magnífica en todos los sentidos. Con una maravillosa técnica, nos ofrece las partes más difíciles con gran solvencia, sus arabesques, sus grand jetés, esa diagonal en una sola punta, son una auténtica delicia ya que Natalia lo ejecuta siempre con ese aire dulce, de joven sencilla, enamorada, transmitiendo esos sentimientos al espectador con total naturalidad, sin reflejar en ningún momento el esfuerzo que representa. A nivel teatral, nos convenció como la joven ingenua, feliz, seducida por ese desconocido, que la engaña y traiciona, frente al amor sincero de un campesino, Hilarión, que ella rechaza. 

Alexandra Sudoreeva y las Willis
Foto: Toti Ferrer
Ramiro Gómez Samon ya apuntó maneras en su pequeña intervención del primer acto como Albertch. Hilarión, Rouslan Savdenov también se reveló como muy convincente en su papel. 

El contraste entre la gente del pueblo y los nobles viene marcado no solo por el vestuario sino también por la danza. Porque en esta versión, la aristocrática prometida de Albertch, Bathilde, y sus acompañantes, también bailan. Incluso Bathilde y Giselle bailan juntas, antes de que ésta sepa que ella es precisamente su rival. Y si Giselle, su enamorado y los nobles, nos ofrecen un baile de técnica clásica refinada, el grupo de plebeyos bailan en un estilo más contemporáneo que recuerda a Mats Ek. Las intervenciones de las dos parejas del Pas des Paysans ya son las habituales de otras versiones y Belarbi incluye los dos borrachos. Todos ellos se llevaron una merecida ovación.

Finalizando el primer acto una gotas nos hicieron temer lo peor, el público las soportó estoicamente y por suerte fue solo una falsa alarma. Los polluelos de las numerosas cigüeñas que cada año acuden fieles a la cita, piaban y parecían acompañar el dolor de la protagonista al saberse traicionada. Y es que Natalia nos había conducido de forma magistral a lo largo de ese acto, de la alegría a la pena y a su locura que la conduce a su fatal destino. 

Regresamos al recinto para presenciar el segundo acto provistos de los chubasqueros repartidos al público por la organización, en caso de que la cosa fuese a más, aunque ya no fueron necesarios. 


Natalia de Froberville y Kateryna Shalkina con el cuerpo de
baile del Ballet du Capitole de Toulouse. Foto: Toti Ferrer

Se abre de nuevo el telón y nos encontramos en pleno bosque y ante la tumba de Giselle. Es el momento en que entran en escena las Willis, espectros de novias muertas jóvenes, que persiguen a los hombres que osan adentrarse en el bosque para precipitarlos a la muerte con una danza frenética.

El decorado y la iluminación consiguen ese efecto fantasmagórico deseado. El claro en el bosque bajo la luz de la luna, los tutús románticos largos, con metros de tul ilusión y las wilis cubiertas con velos ayudan a crear ese entorno irreal de cuento germánico. 

La Myrtha de Alexandra Surodeeva es altiva, autoritaria, dura, pero su prestación técnica a nivel torso y de brazos, no acaba de convencer. Moyra y Zulme, Katheryna Shalkina y Juliette Thélin, están muy bien, especialmente fluída la danza de la primera. En cuanto al cuerpo de baile de las willis realmente fantástico de coordinación en sus diagonales, su colocación y ejecución de líneas en arabesques

Willis del Ballet du Capitole de Toulouse.
Foto: Toti Ferrer
Natalia, fantástica, transfigurada en willi parecía flotar con una danza etérea de aterrizajes perfectos, una auténtica delicia. Aquí es el momento de lucimiento de Albertch y el joven Ramiro supo aprovecharlo. Buen partenaire, sedujo a la audiencia que quedó maravillada con sus perfectos 32 entrechats al finalizar su variación, un gran bravo también para él. 

La música de Adolphe Adam, fue ofrecida en una grabación realizada expresamente para este espectáculo de la Orquesta du Capitole de Toulouse, que el año pasado debutó en el Festival de Peralada. 

El espectáculo finalizó con los grandes aplausos y bravos del público, acompañados por el sonido del taconeo con el que se corrobora el éxito de la función. 

Coincidiendo con la actuación del Ballet de Toulouse se han hecho actividades del Campus Peralada. Alumnos de diferentes centros de danza de Figueres, Girona y Castelló d'Empúries han participado en las clases de la compañía. Entre el jueves y el viernes, un total de 20 jóvenes participaron en esta experiencia junto a grandes profesionales, mientras que otros 13 lo siguieron como espectadores. Todo un lujo para estos alumnos de danza que pudieron aprender diversas técnicas de esta compañía con muchas décadas de experiencia en el ballet y la danza. 



miércoles, 11 de julio de 2018

La Fille Mal Gardée por el Ballet de la Ópera de París

El Ballet de la Ópera de París en La Fille Mal Gardée.
Fotos de la página FaceBook de la Compañía

Nos fuimos a París para disfrutar de la hermosa ciudad, llevar a las peques de la familia a una función de su ballet preferido y ver de nuevo, tras bastantes años de ausencia, a la compañía francesa ahora con nueva dirección y con algunas de sus recientes étoiles

El repertorio de Ashton es muy difícil de ver por España, como Cranko, McMillan y tantos otros por desgracia, por lo que el viaje a París se confirmó como un acierto también en términos balletísticos. Una función que tanto adultos como peques disfrutamos enormemente. 

Carolina Masjuan 

Germain Louvet en un ensayo.
En nuestras visitas anteriores a la ciudad de la luz en las que asistimos a alguna función de la emblemática compañía, las estrellas eran otras, Agnès Letestu, Marie Agnès Guillot, nuestro José Carlos Martínez, actualmente director de la Compañía Nacional de Danza o Aurélie Dupont, ahora directora del Ballet. Brigitte Lefèvre era su directora por aquel entonces, la sucedió por un breve periodo el mediático Benjamin Millepied para ocupar el cargo su directora actual. Nos encontramos pues, con una compañía distinta tanto a nivel de elenco como de dirección.

El ballet La Fille Mal Gardée, con coreografía de Dauberval y cuyo nombre era entonces Ballet de la Paille, se estrenó en 1879 en Burdeos una ciudad portuaria y de negocios, que contaba con un magnífico Grand Théâtre y que ya tenía entonces una escuela de danza muy reconocida. 

La versión de Ashton (1904-1988), creada en 1960 en Inglaterra aunque él era ecuatoriano y en el repertorio de la Ópera de París desde 2007, se basa en documentos de archivos y a la tradición oral de los Ballets Rusos. Es un compendio de recuerdos revividos por Tamara Karsavina, la partenaire de Nijinsky en la compañía de Diaghilev pero con su aporte personal. 

El libreto es fiel al original de 1803 aunque Ashton le aporta también su toque creativo. Situado en el campo, los telones y decorados muestran influencias de sus pintores preferidos como Gainsborough y de los espectáculos que le gustaron, incluyendo danzas tradicionales inglesas como la de los bastones y la de los zuecos. 

Dorothée Gilbert y personajes principales de la
Fille Mal Gardée. Photo: Francette Levieux
Se trata de un ballet ingenuo, con un uso continuado de las cintas, que conforman unos de los pasajes más exigentes para la bailarina principal. Un ballet familiar que hace las delicias de los niños por los personajes y la historia y también de los adultos que no dejan de valorar la dificultad técnica que supone para los bailarines. 

Lisa empieza su vida adulta desafiando las convenciones sociales de la época y los deseos de su madre de casarla con un rico terrateniente, para intentar hacer su vida al lado del chico al que quiere. Los cachetes de su madre, la presencia de los animales de la granja, el gallo y las gallinas, incluso el pony, en este caso real en escena, así como las figuras caricaturizadas de Alain y la viuda Simone hacen de la historia un delicioso cuento con final feliz. 

En el magnífico Palais Garnier, nuestra distribución nos permitió descubrir a algunas de las nuevas figuras de la compañía francesa. Dorothée Gilbert la bailarina de Toulouse, étoile desde 2007, cuando contaba 24 años, en una representación de Cascanueces un poco atípica ya que por causa de una huelga la función se hizo con un único decorado y sin vestuario, bailando con Manuel Legris, fue nuestra Lisa

La Mère Simone y las cuatro bailarinas acompañantes
en la Danza de los Zuecos.
Dorothée ya había bailado este papel en otras ocasiones y domina el personaje, ofrece un buen juego interpretativo y su técnica segura le permite abordar el papel sin fisuras. Espectaculares sus intervenciones con las cintas tanto en el primer acto como sobretodo en el segundo, cuando aguantando las cintas que sostienen por la otra punta las bailarinas que la rodean hace una promenade en attitude en puntas sin dejar de mostrar su sonrisa y vivacidad, como si eso fuera algo sumamente fácil para cualquiera. 

Lisa es una joven traviesa y vivaz pero testaruda, que sabe lo que quiere y que no cesa en su lucha por conseguirlo. Dorothée lo aborda perfectamente. 

Germain Louvet, su Colas, es un joven bailarín que fue nombrado étoile en 2016 en ocasión de su representación de Siegfried del Lago de los Cisnes de Rudolf Nureyev, la versión que tiene en repertorio la Ópera de París. Él necesita más Filles para hacer suyo este ballet. Apuesto bailarín ideal como príncipe, limpio en sus ejecuciones, echamos de menos un poco más de juego escénico, de madurez, en el sentido que su Colas se veía algo ingenuo cuando debería ser más atrevido y arrogante. 

Germain Louvet y Dorothée Gilbert ensayando como
Colás y Lisa.
Simon Valastro, fue la Mère Simone. Muy buen juego teatral y muy buena prestación en la famosa danza de los zuecos. Aquí remarcar que algo fallaba en el sonido ya que desde nuestra privilegiada situación cerca de la escena el claqué sonaba totalmente a plástico, cuando uno espera un sonido de madera. El efecto sorprendía y no precisamente de forma agradable. 

Por lo demás una magnífica función, todos los personajes de un nivel muy alto, un cuerpo de baile magnífico, el gallo y las gallinas deliciosos, el Alain, el “tonto” pretendiente rechazado, de Adrien Couvez, entrañable y con una muy buena ejecución de su rol, aparentemente ligero pero de gran dificultad. 

Confesamos que hubiésemos deseado ver en este papel a Allister Madin, el bailarín de ascendencia española que conocimos en nuestra primera visita al Palais Garnier en 2008, cuando pasamos allí unos días para hacer un extenso reportaje sobre José Carlos Martínez y cuya carrera hemos ido siguiendo con interés y afecto, pero ese día él bailaba en el rol de uno de los amigos de Colás ofreciendo una danza elegante y ligera que no dejamos de admirar. Alain lo abordó en otras funciones obteniendo un gran éxito de crítica puesto que también para él es un rol que conoce y domina a la perfección. En breve publicaremos la entrevista que tuvo la amabilidad de concedernos.




domingo, 8 de julio de 2018

La Bayadère del Ballet de Monterrey

La Bayadère por el Ballet de Monterrey. Foto: Josep Guindo

Tras una semana con su Lago, del que publicamos crónica aquí, ha llegado el turno de La Bayadère. El Ballet de Monterrey que dirige José Manuel Carreño, finaliza su estancia en el Teatre Tívoli de Barcelona y su gira española con esta obra clásica del repertorio que sitúa su acción en la India de Brahamanes y Rajás.

Carolina Masjuan

Yoel Carreño Solor.  Foto: Josep Guindo
Su versión, con coreografía de Luís Serrano y el propio José Manuel, en línea con el pensamiento del director de la compañía de acortar los ballets para atraer a un público neófito, se asemeja más a la versión de Nureyev que prescinde del cuarto acto, cuando se destruye el templo y Gamzati y su padre encuentran el merecido castigo, que a la de Makarova, la que por cierto tantas veces bailó y conoce bien José Manuel Carreño de su larga trayectoria como principal con el ABT

Esa versión fue la que estrenó la compañía de Ángel Corella con la propia Makarova venida a España para montarla y es la que más conocemos por estos lares. Su final pone las cosas más en su lugar y el paso a tres entre el espíritu de Nikiya, Gamzati y Solor es una auténtica delicia, no obstante el hilo argumental se sigue también perfectamente con solo dos actos y los artistas del Ballet de Monterrey hacen suyo ese mundo oriental consiguiendo trasladar al espectador y hacerle vivir con ellos la tragedia de La Bayadère.

Si ya en el Lago loábamos el hecho de que se hubiera invitado a Yoel Carreño para que bailase el rol principal en algunas funciones, aquí se da además la circunstancia de que puede compartir escenario con su hermano ya que José Manuel, también en algunas funciones, interpreta el rol del pérfido Gran Brahaman perdidamente enamorado de Nikiya, a quien a pesar de todo intenta salvar ofreciéndole el antídoto al veneno de la serpiente que ha mordido a la Bayadera desde el ramo ofrecido por Gamzati. Algo que ella rechaza al comprobar el poder que ejerce la hija del rajá sobre su enamorado.


José Manuel y Yoel Carreño. Foto: Josep Guindo

Los dos hermanos se muestran realmente felices de poder compartir estos días juntos y encima incluso bailar juntos. Algo que no descartan repetir siempre que sus agendas lo permitan. 

Yoel Carreño y Lissi Baéz  Solor Gamzatti.
Foto: Josep Guindo
Yoel Carreño que tras ser principal en Cuba estuvo una temporada en España mientras decidía su futuro, tiene muchos seguidores por la geografía española y de fuera de nuestras fronteras que no dudaron en darse cita en el teatro barcelonés para disfrutar del gran arte de su admirado bailarín.

También a nivel social fue un evento muy agradable ya que muchos de nosotros aprovechamos para conocernos y compartir una deliciosa función. 

Y es que de nuevo el artista cubano ofreció una prestación de altísimo nivel. Solor es ese guerrero enamorado convencido de su total devoción por Nikiya que no obstante cae en las redes de la hija del Rajá.

Olivia Quintana Nikiya.
Foto: Josep Guindo
Su inquietud, su indecisión, su malestar y su lucha consigo mismo, están bien patentes en escena y se transmiten de una forma tal que el espectador no puede menos que sentirlas con él. A nivel técnico su elegancia, su precisión y su calidad también como partenaire hacen de Yoel un artista completísimo que tuvo las más sentidas ovaciones.

Nikiya, la bailarina mejicana Olivia Quintana es una bailarina solvente con larga trayectoria como principal con la compañía. 

Lissi Báez por su parte, fue una Gamzati poderosa, brillante y malévola. Con gran seguridad en sus equilibrios, sus pirouetes y sus fouetés, fue otro de los grandes pilares de la función. Tanto ella como Nikiya bordaron la parte teatral de su lucha en las estancias del rajá por el amor de Solor

Conocíamos a Lissi de su época con el Ballet de Cuba cuando éste estuvo también en el Teatro Tívoli. Llevando ahora ya varias temporadas en Monterrey se mostró encantada de estar en esta compañía, donde ha crecido mucho y se le ofrecen muy buenas oportunidades. No duda en manifestarnos su admiración por el maestro y director José Manuel Carreño y la felicidad que le supone poder contar con un partenaire de la talla de Yoel.

Daynier Rivero fue el encargado de dar vida al vistoso rol del ídolo de bronce, cosa que hizo con solvencia.

Daynier Rivero Ídolo de Bronce. Foto: Josep Guindo

El cuerpo de baile no desmereció y sobretodo en Las Sombras nos ofreció una prestación exquisita del sueño onírico de Solor. No descendieron por ninguna rampa y fueron dieciséis en total las bailarinas, más las tres sombras solistas, pero es que el escenario del Tívoli no permite tampoco un gran despliegue y el efecto que produjeron fue el deseado, cautivando a la audiencia que las premió con un cálido aplauso.

El Ballet de Monterrey en La Bayadère. Foto: Josep Guindo
La gran maestra cubana Karemia Moreno que fue el aya en la ya comentada Bayadère de Corella, también estuvo presente en las funciones del Tívoli. 

¡Cuantos recuerdos! Qué suerte tiene Monterrey al tener mecenas que apoyan el arte y la cultura y permiten la continuidad de su compañía de ballet nacida en 1990 gracias a la iniciativa de la Sra. Yolanda Santos de Hoyos.

Ahora también el Ballet de Catalunya está luchando aquí para encontrar mecenazgo, confiamos en que la sociedad catalana sepa, como lo hizo y hace la mexicana, valorar a nuestros artistas y ayudar a que este proyecto actual pueda seguir adelante.

La producción, con escenografía de Raúl Font y vestuario de Marco Reyna es colorida y vistosa. 

Lissi Báez en Gamzatti. Foto: Josep Guindo

Poco aforo para una compañía muy digna y con unos solistas de grandísimo nivel. ¡Gracias Ballet de Monterrey por su visita y por habernos permitido disfrutar de dos grandes clásicos brillantemente interpretados!



sábado, 30 de junio de 2018

El Lago de los Cisnes por el Ballet de Monterrey

El Lago de los Cisnes por el Ballet de Monterrey.
Foto: Dave Friedman

La compañía que dirige desde hace unos dos años José Manuel Carreño, recala, tras una exitosa gira por otras ciudades españolas, en el Teatre Tívoli de Barcelona con el Lago de los Cisnes y La Bayadère. Yoel Carreño, hermano de José Manuel, interpreta los roles principales de ambos ballets en algunas funciones, como artista invitado. 

Carolina Masjuan

El Ballet de Monterrey fue fundado en 1990 por iniciativa de la Sra. Yolanda Santos de Hoyos y es una compañía financiada al 100% por fondos privados. Cuenta con unos 40 bailarines de distintas nacionalidades aunque la mayoría son latinos y entre ellos hay unos nueve cubanos. Ésta es la segunda vez que actúan en Barcelona. 

Junna Ige y Olivia Quintana, Odette y Odile en
El Lago de los Cisnes del Ballet de Monterrey
José Manuel Carreño es un bailarín clásico. Formado en Cuba, ha desarrollado su carrera con el Ballet Nacional de Cuba, el English Nacional Ballet, el Royal Ballet y principalmente en el American Ballet Theater (ABT). Desde que se despidió como Bailarín Principal del ABT en el MET de Nueva York, ha dirigido el Ballet de San José primero y desde hace un año y medio la compañía de Monterrey que había tomado una deriva más contemporánea, retomando con José Manuel un repertorio clásico que bajo su dirección ha alcanzado una gran calidad, atrayendo a mucho más público a ver danza y debiendo en algunas ocasiones programar más funciones dada la gran demanda que ha generado. 

Como bailarín, la última vez que bailó en Barcelona le vimos en la magnífica Giselle que el English National Ballet trajo al Liceu con Tamara Rojo como invitada del Royal Ballet y el propio José del ABT. 

Su hermano Yoel, ahora bailarín principal en el ballet de la Ópera de Oslo, actúa como invitado en algunas funciones de esta gira española. Para Yoel bailar en esta compañía es muy emocionante. Su hermano ha sido un referente en su carrera, el bailarín en el que siempre se inspiró, visionando vídeos suyos una y otra vez, ya que estando él en Cuba y José Manuel en USA tenían muy pocas ocasiones de verse. Además en La Bayadère comparten escenario, algo sumamente grato para ambos.

Yoel Carreño como Siegfried en el Lago de los Cisnes
con el ballet de la Ópera de Oslo. Foto: Erik Berg
La versión del Lago del Ballet de Monterrey se debe a Luis Serrano. Este Lago ha sido reducido, sacrificando algunas partes para acortarlo y hacerlo más ágil. La bailarina principal Olivia Quintana fue reemplazada en el último momento, debido a una pequeña lesión, por Junna Ige que defendió el rol con solvencia, sobre todo a nivel interpretativo y con unos hermosos brazos. 

Con el absolutamente preciso a todos niveles Yoel Carreño como partenaire, Junna fue una Odette delicada y una Odile hechicera tal y como reclama el rol.

Los solos de Yoel fueron los que se llevaron las mayores ovaciones. Totalmente merecidas ya que su dominio de la técnica, sus precisos aterrizajes, su elevación, sus giros y su interpretación del rol, lo confirmaron como la gran estrella que es. 

Aún recordamos nuestra visita a Oslo para verle junto con Yolanda Correa y como el público noruego los aprecia y los venera. Arte en mayúsculas para el artista cubano que además nos explicó que su toma de rol como principal en Sigfrido fue precisamente en una gira del Ballet de Cuba en Barcelona y en este mismo Teatro Tívoli. 

El cuerpo de baile estuvo realmente bien, muy coordinado ofreciendo unas figuras de gran belleza. Los cuatro cisnes, a pesar de un pequeño desajuste al final no desmerecieron. 

Lissi Baez en el Paso a Tres del Lago de los Cisnes
con el Ballet de Monterrey
En el paso a tres estuvieron magníficos Deborah Rodriguez, Brian Ruiz y Lissi Baez. A Lissi la conocíamos del ballet de Cuba y nos encantó verla como principal con la compañía de Monterrey. Ha crecido mucho como bailarina, con una técnica muy solvente y una deliciosa interpretación que también mereció amplios aplausos. Lástima no poder repetir otro Lago para verla como Odile.

Son fechas complicadas pero a pesar de eso sorprendía el poco aforo en el teatro, una lástima porque todo el elenco baila con pasión y ofrece una muy bonita prestación. 

Una pena también el cierre del telón de forma demasiado abrupta ya que el público estaba recompensando a los artistas con cálidos aplausos y se vio obligado a abandonar sus asientos sin haber podido satisfacer su deseo de agradecerles la bonita función ofrecida. 

Les esperamos para la próxima semana con La Bayadère. Visiten la web del teatro y no duden en sacar sus entradas! 



martes, 29 de mayo de 2018

Un Romeo y Julieta mediterráneo


Staatsballet Berlin Romeo y Julieta.
Foto: Fernando Marcos

Este mes de mayo tuve la oportunidad de ver el ballet Romeo y Julieta interpretado por el Staatsballett de Berlín, que nos deleitó con la versión del clásico realizada por Nacho Duato. El coreógrafo español, que actualmente dirige la compañía berlinesa, versionó el texto de Shakespeare en 2012, cuando dirigía el ballet del teatro Mikhailovsky en San Petersburgo. 

Sylvia J. Grau

La pieza de Duato, fiel a la música de Prokofiev y al argumento del dramaturgo inglés, es una composición en dos actos bailada en zapatillas de media punta, en la que vemos elementos de danza clásica combinados con movimientos de danza moderna tan característicos del coreógrafo español e indudable herencia de su maestro y amigo Jirí Kylián.

La historia de Shakespeare

Con esta hermosa tragedia escrita en 1595, William Shakespeare consigue inspirar a tantos artistas de diversas disciplinas, como Pyotr Tchaikovsky, Jerome Robbins o Mark Knopfler. En 1933 Sergey Prokofiev lleva la historia de los dos amantes a la danza creando un ballet para el teatro Bolshoi que en su primera versión contaba con un final feliz. Este cambio argumental y las características de la música no satisfacen a las autoridades de Moscú ni del teatro ruso, así que finalmente, a pesar de reescribir el final para adaptarlo al argumento original del dramaturgo inglés, la pieza se acaba estrenando en Diciembre de 1938 in Brno con coreografía de Ivo Psota y con Galina Ulanova en el rol de Julieta, en una de las primeras representaciones. 

Staatsballet Belin Romeo y Julieta. Foto: Fernando Marcos
Es curioso que la música de Prokofiev, una música supuestamente "inbailable", fuera uno de los motivos por el que se descartara el estreno con la compañía de San Petersburgo, pues ha sido precisamente esta música la inspiración para tantos coreógrafos que han versionado este ballet. Cada autor captura la esencia de la obra Prokofiev a través su particular forma de leer la música y el argumento. John Cranko para el Stuttgart Ballet, respetando cada línea del texto de Shakespeare, Kenneth MacMillian para el Royal Ballet, le da su particular romanticismo y emotividad, Rudolf Nureyev nos ofrece una pieza más teatral y realista y nos muestra una Julieta más rebelde, y John Neumeier nos presenta una propuesta más alegre. 

La interpretación de Duato

Duato confiesa que la música de Prokofiev es una de las más hermosas creaciones para ballet, por eso pretende ser fiel a la partitura y trabaja en su creación a partir de ella. Para su versión desarrolla movimientos que transmiten por si mismos las emociones de los personajes, por lo que es en esos gestos donde recae la misión interpretativa, más que en la teatralidad del bailarín, que no debe ser excesiva. Creo que el mismo coreógrafo comenta en alguna ocasión que cada paso debe ser limpio y preciso, remarcando la importancia de la ejecución para poder leer el sentimiento que representa. 

Duato nos presenta una versión natural del clásico, humanizando a los personajes con elementos como las zapatillas de media punta. El hermoso vestuario de estilo renacentista es un elemento más de la coreografía, dibujando el final de los pasos de los bailarines, y combina a la perfección con un decorado sencillo que juega con telas y luces de forma muy eficaz. Todos estos elementos nos consiguen transmitir un aire mediterráneo, como describe Duato: con esencia de naranja y jazmín.

Duato nos sitúa la historia de los dos amantes en el Renacimiento en Verona. El guión transcurre entre preciosas danzas de los jóvenes amigos de Romeo y la fiesta de la familia Capuleto. Los arlequines, elementos de la Commedia dell'Arte con gran protagonismo en su versión, le dan un toque divertido y a la vez misterioso. Parece que Romeo está protegido detrás de esa máscara, solo Julieta parece ver más allá del antifaz, y al final de la velada, mientras los arlequines juegan al juego del despiste con Teobaldo, un geométrico y brillante decorado nos presenta la escena del balcón en la que los dos amantes se juran amor eterno.

El Romeo y Julieta del Staatsballet de Berlin

La compañía berlinesa, que desde 2011 tiene su sede en la Deutsche Oper Berlin, cuenta con la dirección de Duato desde 2014. 

Polina Semionova, artista invitada con una larga relación con el Staatsballett, nos interpreta el rol de Julieta en esta ocasión. La bailarina rusa, volvió en 2017 después de un año de parón por maternidad. En esta nueva etapa de mayor madurez, vemos a una Polina radiante y hermosa, aportando elementos que enriquecen el personaje de Julieta, que ya había interpretado en las versiones de MacMillan y Lawrowsky

Staatsballetberlin Romeo y Julieta. Foto: Fernando Marcos
En su actuación podemos ver a una Julieta joven e inocente al principio, libre, algo alocada y aislada de cualquier peligro jugando con su ama. El personaje va madurando a medida que van teniendo lugar los acontecimientos, a través de sus movimientos leemos como va dejando atrás esa libertad y dulce juventud. Su primer contacto con la realidad es la presentación a quien debe ser su prometido, Paris, socialmente adecuado para ella y beneficioso para la familia. La joven de los Capuleto, aun en su mundo naif, no entiende tal hecho y se defiende tímidamente del acercamiento del apuesto conde.

Esa tímida defensa se rebela cuando sus ojos miran a los de Romeo a través de la máscara de arlequín, y sin darse cuenta le entrega su corazón para el resto de su vida, que como Shakespeare nos explica en su texto, será trágicamente corta pero emotivamente intensa. La decisión de seguir con ese amor prohibido tiene unas fatales consecuencias, la primera experiencia en el amor con Romeo empieza a dibujar a la nueva Julieta que se acaba de descubrir con la muerte de su primo a manos de su amado, ahí es cuando vemos el salto interpretativo en el que la heroína deja para siempre atrás la adolescencia.

Semionova se desenvuelve brillantemente en el papel, su genial ejecución y el aporte adecuado de sentimiento nos permiten entender con claridad el objetivo de cada movimiento, disfrutando de la belleza de cada paso. 

Para esta representación contaron con un Romeo llegado del teatro Mikhailovsky, Ivan Zaytsev, que ya había bailado el papel protagonista cuando Duato dirigía la compañía de San Petersburgo. El apuesto bailarín, al que vemos muy cómodo en la coreografía de Duato, nos entrega a un auténtico Romeo, que al igual que su amada debe afrontar las consecuencias de sus actos. La muerte de su amigo y confidente Mercutio y su acto de venganza matando a Teobaldo, conducen al joven rápidamente de la adolescencia a la madurez, y aunque interpretativamente Romeo tiene menor protagonismo en la obra, se complementa muy bien con Semionova, demostrando una gran química entre los dos bailarines.

Mercutio

El gran personaje de la obra en mi opinión, después de Julieta, es el adorable, divertido y audaz amigo de Romeo. Mercutio es el líder del grupo, un joven seductor con espíritu libre que aunque parece alocado y despreocupado, siente gran estima por Romeo, hasta el punto de batirse en su nombre contra Teobaldo. El bailarín de origen armenio, Arshak Ghalumyan, en la compañía berlinesa desde 2004, nos ofrece un Mercutio muy convincente, bailando con gran personalidad la coreografía y con una interpretación muy creíble. 

Romeo y Julieta es una de las obras más importantes escritas y su contribución en la historia de las más remarcables. El carisma de su argumento y de su música que han inspirando las diversas adaptaciones, ha enriquecido enormemente la cultura de la danza y seguirá, sin duda, provocando a nuevas generaciones de coreógrafos.

Staatsballet Berlin Romeo y Julieta. Foto: Fernando Marcos
 
Podemos concluir este texto celebrando que Nacho Duato nos haya regalado su particular adaptación del clásico de Shakespeare con este hermoso toque mediterráneo, y deseando que esta versión pueda ser bailada muy pronto por compañías españolas, como la Compañía Nacional de Danza en Madrid o el Ballet Nacional de Catalunya en Terrassa. Acabado su paso por Berlín este próximo verano, confiamos que el coreógrafo español pueda volver a España para continuar con la difusión de sus obras y seguir creando legado cultural para la danza en este país, que tanto lo necesita. 

Un último apunte en forma de recomendación. Siguiendo con Berlín y la danza, me gustaría haceros una propuesta triple el fin de semana del 15 de Junio. Durante esos días el Staatsballett nos ofrecerá Herrumbre de Nacho Duato, el viernes 15 de Junio y el Don Quixote de Víctor Ullate, el domingo 17 de Junio. Para completar esta magnífica propuesta, el sábado 16 de Junio podréis disfruta de Red Giselle del Eifman Ballett en el Theater am Postdamer Platz, la compañía de San Petersburgo estará de gira esos días en la capital alemana y ofrecerá también Tchaikovsky pro et contra. Así que con esta sugerencia me despido hasta el próximo ballet.



FICHA TECNICA

ROMEO UND JULIA por el Staatsballett de Berlín 


Ballet en 2 actos de Serge Prokofiev basado en la tragedia de William Shakespeare 

Adaptación del Libretto: Nacho Duato 

Coreografía : Nacho Duato 

Escenografía : Jaffar Chalabi, según Carles Puyol y Pau Renda 

Diseño de vestuario : Angelina Atlagić 

Iluminación : Brad Fields 

Asistentes : Gentian Doda y Thomas Klein 

Director musical : Pau Connelly 

Staarskapelle Berlin 


Representación 13.05.2018 

Lord Capulet : Alexej Orlenco 

Lady Capulet : Aurora Dicki 

Julia : Polina Semionova 

Julias Amme: Beatrice Knop 

Tybalt: Federico Spallitta 

Paris : Olaf Kollmannsperger 

Romeo Montague: Ivan Zaytsev 

Mercutio: Arshak Ghalumyan 

Benvolio : Nikolay Korypaev 

Escal : Tommaso Renda 

Pater Lorenzo : Tommaso Renda 

Harlekine : Vladislav Marinov, Wei Wang, Dominic Withbrook.